La UE confirma a Biden su “fuerte compromiso” con la relación transatlántica

Bruselas (EuroEFE).- Los líderes de la Unión Europea (UE) reafirmaron este jueves al presidente estadounidense, Joe Biden, su “muy fuerte compromiso” con la relación transatlántica y, por otro lado, se mostraron dispuestos a reforzar la cooperación con Turquía si Ankara sigue rebajando la tensión en el Mediterráneo oriental.

“Fue la oportunidad para nosotros, la Unión Europea, de expresar nuestro muy fuerte compromiso para esta alianza transatlántica fundamental”, declaró el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, durante la rueda de prensa posterior a la videoconferencia que los mandatarios de los Veintisiete celebraron hoy.

En esa cita intervino durante media hora el presidente estadounidense, Joe Biden, para analizar con los socios del club comunitario la cooperación futura entre Washington y Bruselas.

Por primera vez en once años el inquilino de la Casa Blanca participó en una cumbre europea, después de que hicieran lo propio Barack Obama y, en 2001, George W. Bush.

 

Las relaciones entre la Unión Europea y Estados Unidos vivieron momentos de dificultad y tensión durante la presidencia de Donald Trump, dado el proteccionismo y unilateralismo del mandatario republicano y sus críticas a la UE.

Por ese motivo, los Veintisiete han recibido con brazos abiertos al demócrata Joe Biden, partidario del multilateralismo y de reconstruir las alianzas tradicionales de Washington.

Michel explicó ante la prensa que en la conversación con Biden pudieron identificar las cuestiones sobre las que se implicarán juntos, como la pandemia del coronavirus y “la necesidad de garantizar el acceso a las vacunas” y la cadena de suministro.

Añadió que también tuvieron la ocasión de abordar la “voluntad común de prosperidad en todo el mundo con el fin de hacer progresar las condiciones de vida”.

“Eso necesita una movilización en el terreno económico por la que deseamos comprometernos”, indicó, para después mencionar la digitalización o la lucha contra el cambio climático.

Tanto durante la rueda de prensa como en su intervención ante Biden, Michel puso el acento en la importancia de preservar las democracias y el orden internacional basado en normas y organizaciones creadas tras la II Guerra Mundial.

“Ese orden había sido puesto bajo presión por el Imperio Soviético, que había intentado imponer sus propias reglas. Después, hemos tenido la convicción de que podíamos hacer triunfar en todas partes los valores de la democracia, del Estado de derecho, y constatamos de nuevo que esos valores se ponen bajo presión”, advirtió ante los medios.

En ese sentido, mencionó amenazas “interiores y exteriores”, como la desinformación o los ciberataques.

“Más que nunca, la Unión Europea y Estados Unidos, junto a nuestros socios, aquellos que comparten los mismos valores, tenemos una responsabilidad frente a la Historia, para las próximas generaciones, porque sabemos que las decisiones que tomamos juntos en el ámbito de la democracia, seguridad y estabilidad tendrán un impacto durante numerosos años”, constató.

En su discurso ante Biden, recalcó que la OTAN sigue siendo “la piedra angular” de la paz y seguridad colectiva y que los europeos están decididos a asumir “la parte justa de la carga”, en referencia al gasto militar.

El primer ministro de Portugal, António Costa, cuyo país ocupa la presidencia rotatoria de la UE, aseguró en una rueda de prensa tras la cumbre que transmitió a Biden “en nombre de los veintisiete Estados miembros” que la relación transatlántica “es una prioridad para la Unión”.

“Debemos unir fuerzas para luchar contra los efectos de la pandemia y ser solidarios, acelerando la vacunación en todo el mundo y sentando las bases para una recuperación sostenible”, afirmó.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, destacó que Estados Unidos y la UE son “grandes productores de vacunas”.

“Estuvimos de acuerdo en que tenemos un fuerte interés en trabajar juntos para mantener las cadenas de suministro funcionando”, comentó, y agregó que Bruselas y Washington quieren forjar una “nueva agenda global” para abordar los desafíos y aprovechar las oportunidades.

CAUTELA ANTE TURQUÍA

Por otro lado, los Veintisiete se mostraron dispuestos a fortalecer la cooperación con Turquía en áreas como la economía o la migración si Ankara sigue rebajando la tensión en el Mediterráneo oriental, tras un 2020 de desencuentros con los Veintisiete, sobre todo, por las prospecciones de hidrocarburos.

“Siempre que la desescalada actual se mantenga y Turquía se implique de manera constructiva (…), para fortalecer más la dinámica reciente más positiva, la Unión Europea está preparada para comprometerse con Turquía de manera escalonada, proporcionada y reversible para mejorar la cooperación en una serie de áreas de interés común y tomar más decisiones en el Consejo Europeo de junio”, señalaron los jefes de Estado y Gobierno en una declaración.

 

Entre los asuntos pendientes en la agenda de las relaciones figura la renovación del pacto de migración acordado en 2016 y, en ese contexto, los líderes dijeron “apreciar” que Turquía acoja a “alrededor de cuatro millones de refugiados sirios” y se mostraron de acuerdo en que la asistencia de la Unión para ellos y las comunidades de acogida continúe.

“Invitamos a la Comisión a presentar una propuesta al Consejo sobre un marco financiero para la continuación de la financiación para los refugiados sirios en Turquía, así como en Jordania, Líbano y otras partes de la región”, expresaron.

Además, aseveraron que la cooperación con Ankara sobre gestión de la migración “debería fortalecerse”, en particular, en áreas como la protección de fronteras, la lucha contra la inmigración ilegal o el retorno a Turquía de inmigrantes irregulares y personas cuya solicitud de asilo se ha rechazado, “de acuerdo con el pacto migratorio entre Turquía y la UE”.

Editado por Miriam Burgués