La cumbre de Biden impulsa un mundo con cero emisiones netas para 2050

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden EFE/EPA/Sarah Silbiger/archivo

Washington (EuroEFE).- Estados Unidos, Brasil, Japón y Corea del Sur han anunciado este jueves nuevas metas para recortar sus emisiones y alcanzar la neutralidad climática en 2050, un objetivo que también ha asumido la Unión Europea (UE) y al que han prometido acercarse otras potencias, como China y Rusia.

El presidente estadounidense, Joe Biden, ha tratado de retomar el papel de líder de Estados Unidos en la lucha contra la crisis climática tres meses después de reintegrar a su país en el Acuerdo de París, al organizar una conferencia virtual en la que participan este jueves y viernes unos 40 dirigentes de todo el mundo.

“Estados Unidos emprende un camino para recortar a la mitad los gases con efecto invernadero para el fin de esta década (…), para convertirnos en una economía con cero emisiones netas para no más tarde de 2050”, ha dicho Biden al comienzo de la Cumbre de Líderes sobre el Clima.

 

ESTADOS UNIDOS DOBLA SU APUESTA

Ese nuevo compromiso de Estados Unidos, que consiste en recortar sus emisiones entre el 50 % y el 52 % para 2030 respecto a los niveles de 2005, supone el doble de su objetivo inicial bajo el Acuerdo de París.

Se trata de una meta un poco menos ambiciosa que la que ha asumido la UE, que planea un recorte de emisiones de al menos el 55 % para el fin de esta década, pero su compromiso de alcanzar la neutralidad de carbono para 2050 es idéntico al del bloque europeo.

 

Además, Biden se ha comprometido a duplicar para 2024 los fondos que dedica anualmente a financiar iniciativas verdes en países en desarrollo, algo que puede “evitar los costes de desastres y conflictos”, ha asegurado.

Los anuncios de Estados Unidos buscaban espolear más acciones de cara a la cumbre COP26 de noviembre en Glasgow (Escocia), y han sido aplaudidos por muchos de los líderes participantes, tras cuatro años de hostilidad a la agenda climática bajo el Gobierno de Donald Trump.

“Estoy encantada de ver que Estados Unidos ha vuelto a trabajar con nosotros en políticas sobre el clima”, ha celebrado la canciller alemana, Angela Merkel.

LOS APORTES DE CHINA Y RUSIA

La cumbre supone además un raro espacio de cooperación entre Estados Unidos y sus dos grandes adversarios, China y Rusia, con los que las relaciones se han deteriorado tras la llegada de Biden al poder y cuyos presidentes, Xi Jinping y Vladímir Putin, han participado en la primera jornada.

Xi ha asegurado que China, el país más contaminante del mundo, “limitará de forma estricta” el aumento en el consumo de carbón en los próximos años, y ha reiterado su objetivo de que el país alcance la neutralidad de emisiones en 2060, una década más tarde que Estados Unidos y la UE.

Putin no ha hecho anuncios específicos durante la cumbre, pero ha recordado que quiere que Rusia reduzca sus emisiones en las próximas tres décadas hasta niveles menores a los de la UE, y ha defendido que su país contribuye “de manera colosal” a la absorción de emisiones globales.

Tampoco ha habido nuevos compromisos de la India, otro de los países más contaminantes, pero su primer ministro, Narendra Modi, ha recordado sus esfuerzos para duplicar el consumo de renovables para finales de la década.

NUEVOS COMPROMISOS DE BRASIL, JAPÓN Y COREA DEL SUR

Tanto Brasil, que se ha visto obligado a moderar el tono de su política medioambiental tras la llegada al poder de Biden, como Japón y Corea del Sur, dos aliados tradicionales de Washington, han llegado a la cumbre con el compromiso de alcanzar la neutralidad de emisiones para 2050.

Tokio se ha comprometido a recortar las emisiones con efecto invernadero al 46 % para 2030; mientras que Seúl ha prometido que pronto elevará el objetivo de descarbonización de su país para ese año, fijado actualmente en el 24,4 %.

El anuncio sobre la meta de 2050 del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha generado cierto escepticismo en el enviado especial de Estados Unidos para el clima, John Kerry, quien ha manifestado luego a los periodistas: “La cuestión es ver si lo cumple”.

LAS PROPUESTAS DE LATINOAMÉRICA

En la primera jornada de la cumbre también han intervenido otros cuatro presidentes de Latinoamérica: los de México, Andrés Manuel López Obrador; Colombia, Iván Duque; Argentina, Alberto Fernández; y Chile, Sebastián Piñera.

López Obrador ha defendido en su discurso la explotación petrolera en México, al alegar que ese crudo se dedicará al consumo interno, y le ha propuesto a Biden que le ayude a extender el programa mexicano de reforestación a Centroamérica.

Por su parte, Duque y Fernández se han centrado en el plano económico: el presidente argentino ha pedido “renovar la arquitectura financiera internacional” e impulsar “canjes de deuda por acción climática”; mientras que el colombiano ha respaldado esa segunda idea y ha solicitado “mecanismos innovadores” para lograrla.

Mientras, Piñera ha planteado establecer una zona de protección de los recursos marítimos de la Antártida, un tema en el que Chile ya ha hecho avances.

EL FMI PROPONE UN PRECIO MÍNIMO AL CARBONO

Otra de las propuestas económicas ha llegado de parte de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, quien ha pedido imponer un “robusto” precio mínimo al carbono en los países del G20, los mayores emisores.

Y el papa Francisco también ha querido aportar su mensaje a la cumbre, inaugurada en el Día de la Tierra y que continuará este viernes, al afirmar que este “es el momento de actuar” porque el mundo está “en el límite”.

Editado por Virginia Hebrero y Miriam Burgués