La Comisión Europea financiará una planta en Tarragona para transformar basura en metanol

Comisión Europea financiará una planta en Tarragona para transformar basura en metanol

Imagen de archivo del vicepresidente de la Comisión responsable del Pacto Verde, Frans Timmermans EFE/EPA/KENZO TRIBOUILLARD / POOL

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) financiará con más de 100 millones de euros una planta de tratamiento de desechos en la localidad terraconense de El Morell para convertir residuos sólidos destinados a acabar en el vertedero en metanol, un químico básico y un combustible bajo en carbono.

El proyecto, en el que participan la empresa energética española Repsol, la canadiense Enerkem y la española Agbar, filial de la francesa Suez, utilizará 400.000 toneladas de desechos no reciclables para producir 220.000 toneladas de metanol, que podrá emplearse como materia prima para otros materiales o para generar biocombustibles avanzados.

La planta, que prevé estar operativa en el tercer trimestre de 2026, tiene el objetivo de recuperar el 70 % del carbono presente en los materiales no reciclables con la meta de ahorrarle a la atmósfera 3,4 millones de toneladas equivalentes de dióxido de carbono en sus primeros diez años de vida.

El acuerdo en virtud del cual Ecoplanta recibirá 106.379.783 euros se formalizó este viernes en un acto en la sede de la Comisión Europea en Bruselas en el que participaron la directora general de Acción Climática de la CE, Clara de la Torre, y representantes de Repsol, Enerkem, Agbar y Ecoplanta.

«Un proyecto como este, que utiliza los desechos municipales en una refinería, es algo que podemos replicar en muchas partes de Europa y del mundo. Y justamente es una de las características que exigimos en nuestro Fondo de Innovación», declaró a Efe De la Torre tras el acto en el que se firmó el acuerdo.

La directora general de Acción Climática añadió que el Fondo de Innovación selecciona «proyectos muy innovadores con capacidad de replicarse para que el dinero público que invertimos en ellos sirva para los promotores privados, pero también para intereses mayores de la ciudadanía europea».

El secretario de Empresa y Competitividad de la Generalitat de Cataluña, Albert Castellanos, explicó durante el acto que conoció por primera vez la idea del proyecto en 2016 y celebró que «cinco o seis años después no es sólo posible, sino que lo financia la Comisión Europea», y destacó la importancia de proyectos que ayudan a transitar «de un modelo de economía lineal a uno circular».

Por parte de Enerkem, Denis Arguin destacó que Ecoplanta se trata de «una solución muy replicable a través de Europa», mientras que el director del complejo de Repsol en Tarragona, Javier Sancho, confió en que la planta inspire «iniciativas similares en el sector».

«Se trata de un proceso muy innovador para convertir los materiales actualmente no reciclables en material para la industria química y para el transporte, para el biocombustible», declaró a Efe el responsable de Agbar Joaquin Suescun, quien agregó que Ecoplanta es «un proyecto absolutamente replicable, ya que este tipo de residuos se producen en todos los territorios».

La Comisión Europea quiere que para 2030 se reciclen el 65 % de los desechos municipales frente al 10 % actual.

Ecolanta es uno de los siete grandes proyectos que Bruselas subvencionará con 1.100 millones de euros del Fondo Europeo para la Innovación financiados por el sistema ETS de comercio de emisiones de CO2, en el que unas 11.000 plantas de consumo intensivo de energía de la UE pagan por las toneladas de dióxido de carbono que emiten.

El objetivo de los proyectos subvencionados en España, Bélgica, Finlandia, Países Bajos, Suecia, Italia y Noruega es que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero liberadas en la UE en al menos 76 millones de toneladas equivalentes de CO2 en sus primeros diez años de actividad.

Todos los dossieres seleccionados «implementan tecnologías innovadoras bajas en carbono a escala industrial, cubriendo sectores clave como el hidrógeno, el acero, los productos químicos, el cemento, la energía solar, los biocombustibles, así como la captura y el almacenamiento de carbono», indicó el Ejecutivo comunitario.

Entre esas iniciativas se cuenta un proyecto en el puerto de Amberes (Bélgica) para crear «la primera y más grande cadena de valor transfronteriza de captura y almacenamiento de carbono para capturar, licuar, enviar y almacenar permanentemente CO2» a una planta en Lumbers (Francia) que pretende producir el primer cemento neutro en carbono de Europa, capturando el CO2 emitido en el proceso.

Editado por Sandra Municio