Timmermans urge a avanzar en planes «ambiciosos» de contaminación cero

Timmermans

El Vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, interviene en el III Foro de Aire Limpio de la Unión Europea celebrado el 18 de noviembre de 2021 en Madrid. [EFE/Rodrigo Jiménez]

Madrid (EuroEFE).- El vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, urgió este jueves a avanzar en planes «ambiciosos de contaminación cero» porque una mejora de la calidad del aire en todas las ciudades aportará «felicidad» a los ciudadanos.

Timmermans inauguró este jueves junto a la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica de España, Teresa Ribera, el III Foro de Aire Limpio de la Unión Europea que se celebra en el Museo Reina Sofía de Madrid y que reúne a políticos, agentes sociales y expertos para facilitar las políticas de calidad del aire a escala europea, nacional y local.

Bruselas ve esencial combatir la contaminación por nitratos en el Mar Menor

La Comisión Europea reiteró su preocupación por la situación en el Mar Menor y consideró «esencial» luchar contra la contaminación que causan los nitratos procedentes de actividades agrícolas y la salmuera de las plantas desalinizadoras para «salvar» la laguna.

Para el político europeo, es necesario avanzar urgentemente en planes «ambiciosos de contaminación cero» e hizo hincapié en que parte de la solución reside en abandonar el uso del carbón: «no hay futuro para las plantas de carbón», si se tiene en cuenta que la contaminación del aire es la principal causa de muerte prematura en el mundo.

Durante su discurso de apertura, Timmermans incidió en que para alcanzar el éxito es «crucial trabajar juntos» con reglas más estrictas en coordinación y cooperación entre sectores de la energía, transporte, urbanismo y agricultura, sin dejar atrás a las autoridades locales, nacionales y europeas.

«Nuestros ciudadanos quieren que les garanticemos los mejores beneficios para el medio ambiente», subrayó el vicepresidente de la CE.

En la misma línea, la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha incidido en que en lo referente a la calidad del aire, «aún quedan muchas cosas por hacer», y ha apostado por un mejor entendimiento entre los ciudadanos y las autoridades locales.

A su juicio, con una mala calidad del aire tenemos por detrás un inmenso coste en sufrimiento, salud, vidas humanas, además de en los sistemas públicos de salud, pero -ha insistido Ribera-, también existe una gran oportunidad generando innovación social, urbana e industrial para alcanzar un futuro más exigente y saludable.

La UE quiere plantar 3.000 millones de árboles contra el cambio climático

Madrid (EuroEFE).- La nueva Estrategia Forestal de la UE incluirá la plantación de 3.000 millones de árboles hasta 2030 para emplear «bosques y otras infraestructuras verdes como soluciones naturales al cambio climático», ha explicado el portavoz belga de la Comisión …

UN ENFOQUE SANITARIO Y AMBIENTAL ANTE LA CONTAMINACIÓN

La calidad del aire que respiramos es «un asunto trascendental para la vida» que requiere un enfoque integral y una interdependencia de las políticas sanitarias y de medio ambiente, con el objetivo de frenar las muertes prematuras por contaminación y mejorar la calidad de vida de las personas.

Esta ha sido una de las conclusiones de este foro en el que han participado políticos y expertos en la materia.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha participado en la mesa redonda «Contaminación cero: Calidad del aire y salud» donde ha recordado que el aire «no tiene fronteras territoriales porque lo compartimos todos» y ha incidido en que velar por su calidad «depende de nosotros, de nuestros hábitos de vida, de contar con ciudades saludables» y de proporcionarnos «espacios donde la vida sea mejor».

Para ello, ha recordado que los Ministerios de Sanidad y de Transición Ecológica y Reto Demográfico presentarán próximamente un Plan Estratégico de Salud y Medio Ambiente con el objetivo de que sirva de «hoja de ruta presente y futura» para mejorar la calidad de vida de las personas a través de la «interrelación».

Un Plan que, ha continuado Darias, está enfocado a mejorar la vida de todos pero en especial, de los mas vulnerables, los niños, ancianos y los países subdesarrollados, por ser los que más sufren los problemas ambientales en la salud.

Los participantes en la mesa de debate han coincidido en que el confinamiento derivado de la covid-19 mejoró la calidad del aire y sirvió para tomar conciencia de que «las políticas industriales no pueden ir por un lado y la salud por otro», ha señalado la ministra de Sanidad.

En opinión del director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom, «nadie debería morir a causa del aire» y ha recordado que cada año mueren en el mundo siete millones de personas a causa de la contaminación atmosférica y de las enfermedades respiratorias y cardiovasculares que provoca.

Según Adhanom, los problemas de contaminación afectan más a los países subdesarrollados porque hacen mayor uso de combustibles fósiles en su vida cotidiana y perjudican no sólo su salud «sino también la del planeta, ya que empeoran el calentamiento global».

Por eso ha dicho que los acuerdos de la COP26 para tratar de frenar la energía fósil suponen «un paso en la dirección correcta».

Para María Neira, directora del Departamento de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud Pública de la OMS, acuerdos como el recientemente alcanzado en Glasgow representan «tratados básicos de salud» porque protegen a las personas, garantizan el derecho humano que «todos tenemos de respirar» y mitigarán los efectos de cambio climático.

Francesco Forastiere, miembro del Consejo Nacional de Investigación italiano, ha declarado que está demostrado que la combustión fósil está muy relacionada con los infartos cardiacos o que la contaminación podría aliviarse mejorado el uso de fertilizantes: «Todos podríamos vivir de una manera más ecológica, más sostenible y no necesitamos la pandemia para mejorar el aire» ha enfatizado.

En la mesa de debate también ha intervenido John F. Ryan, director de Sanidad Pública de la Comisión Europea, que ha dejado patente que la contaminación atmosférica también tiene efectos negativos sobre la economía y sobre el desarrollo sostenible y ha recordado que las políticas de movilidad, educación o económicas también tienen trascendencia a la hora de reducir la contaminación ambiental.

La Presidenta del Comité de Medio Ambiente y Salud, Sociedad Europea de Enfermedades Respiratorias, Zorana Andersen, ha apela a «aprovechar la oportunidad» que brindó la pandemia para concienciar a la gente de la importancia que tiene la calidad el aire en su salud y ha enfatizado: «existe una vacuna contra la contaminación atmosférica, que es el sentido común, la inteligencia y dejar de emplear combustibles fósiles».

Editado por Fernando Heller