Una campaña de WFF pide al Parlamento Europeo no incluir al gas y la nuclear como energías «verdes»

Campaña de WWF pide a Eurocámara no incluir al gas y la nuclear como verdes

Vista general de la central nuclear de Cattenom, en Francia, en una imagen de archivo. EFE/EPA/JULIEN WARNAND

Madrid (EuroEFE).- La organización ecologista WWF ha puesto en marcha una campaña para pedir al Parlamento Europeo que no incluya el gas natural y la energía nuclear bajo la etiqueta «verdes e inversiones sostenibles» en la votación del próximo mes de junio en la Eurocámara.

El Parlamento Europeo votará en los próximos días 14 y 16 de junio en los comités de Medioambiente y Económico y Social, una nueva lista de «actividades económicas sostenibles» conocida como ‘taxonomía’, pero «gracias a los intereses de los grupos de presión» de los sectores de los combustibles fósiles y la nuclear, el gas y la energía nuclear pueden quedar incluidos como «verdes», según un comunicado de WWF.

Ante esta situación, la organización ha puesto en marcha la campaña ‘No al greenwashing del gas y la nuclear (Stop Fake Green, en inglés), una acción virtual de participación ciudadana para pedir que toda Europa exija a los eurodiputados no incluir estos dos sectores como verdes.

WWF alerta de que incluir el gas y la energía nuclear como «verdes y sostenibles» pondría en peligro alcanzar los objetivos climáticos a nivel global y el liderazgo ambiental de la Unión Europea por las elevadas emisiones del gas natural y de los residuos radiactivos generados por la energía nuclear.

La campaña «No al greenwashing (lavado verde) del gas y la nuclear» pretende conseguir que al menos 353 eurodiputados de los 705 voten en contra de esta propuesta de «falsa taxonomía verde» para evitar que miles de millones de euros se desvíen de la financiación de las energías renovables y otras tecnologías sostenibles y pasen a financiar los combustibles fósiles y la nuclear poniendo en peligro el medioambiente, empeorando la crisis climática y amenazando con aumentos en la factura energética.

LA TAXONOMÍA, HERRAMIENTA PARA INFORMAR SOBRE LA SOSTENIBILIDAD

WWF explica que la taxonomía es una herramienta para informar a inversores y consumidores sobre la sostenibilidad de las inversiones, «por lo que es la base sobre la que se estructura todo un entramado de legislación y estándares que afectan a la financiación a gran y pequeña escala».

La técnico en transición energética del Programa de clima y energía de WWF España, Lennys Rivera, ha asegurado que «promover nuevas centrales de gas y nucleares, además de aumentar la dependencia energética y afectar los objetivos medioambientales, no aportaría ninguna solución a la crisis de los precios de la energía».

Según Rivera, «hoy en día, los precios de las renovables son mucho más bajos que los del gas, y las nuevas centrales nucleares son cuatro veces más caras que las nuevas centrales solares y la nueva energía eólica terrestre”.

«La factura energética se beneficiará de una transición hacia la eficiencia energética y las energías renovables, y la taxonomía debe enviar una señal constructiva alineada también con este objetivo”, ha incidido Rivera.

Según WWF, entre las razones para que el PE rechace la inclusión del gas y la nuclear en la taxonomía están: evitar el riesgo de aumentar la dependencia de la UE de las importaciones de combustible ruso; no resuelve el problema de los precios altos de la energía; la crítica de inversores y bancos por ser «contraproducente»; y que contradice el propio Reglamento de Taxonomía.

Además, según la organización, el PE ha sido excluido de este debate que se realizó a puerta cerrada, porque los criterios finales del Acto Delegado Complementario fueron redactados por el gabinete de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, «bajo una intensa presión de una coalición de Estados miembros».

Editado por M.Moya