El Presidente de Eurochambres pide una estrategia para contener los precios energéticos en la UE

AltEl-presidente-de-Eurochambres-Christoph-Leitl-durante-la-entrevista-mantenida-con-la-Agencia-Efe-en-Bruselas.-EFE-Leo-Rodriguez.jpg

El presidente de la Asociación de Cámaras de Comercio e Industria Europeas (Eurochambers), Christoph Leitl, durante la entrevista mantenida con la Agencia Efe en Bruselas (Bélgica). EFE/Leo Rodríguez

Bruselas (EuroEFE).- El presidente de la Asociación de Cámaras de Comercio e Industria Europeas (Eurochambres), Christoph Leitl, echa «en falta una estrategia» para hacer frente al aumento de los precios de la energía, según dijo en una entrevista con Efe.

«Hay medidas nacionales, pero no estoy convencido de que vayan a funcionar», aseguró Leitl en referencia a la opciones planteadas por gobiernos europeos como el español o por la Comisión Europea, que apuesta por ayudar a los consumidores vulnerables y a las empresas con medidas como la rebaja de impuestos.

«Echo en falta una estrategia», añadió, porque en su opinión ninguna de las opciones que hay ahora sobre la mesa es «razonable» y, en concreto, se refirió a la apuesta por las renovables.

No se pueden «romper los puentes antes de que tengamos otros», porque «hablamos sobre las renovables, pero ¿dónde está la energía renovable?», se preguntó Leitl.

«Nadie te puede dar una respuesta razonable», se respondió el mismo, argumentando que apostar a día de hoy por las energías limpias «son ilusiones políticas».

«Lo que tenemos que hacer es mirar cuál es el motivo de la falta de energía a la que nos enfrentamos hoy, qué pasará el año que viene, la perspectiva en dos o tres años y qué podemos hacer sin obstaculizar la recuperación económica de Europa», señaló.

CAMBIO CLIMÁTICO

Entre las razones que han llevado al aumento de los precios de la energía, el presidente de Eurochambres citó «la recuperación inesperada de países como Estados Unidos, China o la India», tras el parón de la economía mundial que el año pasado provocó el estallido de la pandemia de la covid.

Pero en su opinión «también» ha contribuido el objetivo que se ha marcado la UE de reducir en 2030 las emisiones de CO2 en un 55 %, respecto a los niveles de 1990.

«Apoyamos completamente el objetivo de la Comisión Europea de la neutralidad climática en 2050», afirmó Leitl, respecto a la intención de Bruselas de ser capaces de absorber a mitad de siglo todo el CO2 que la UE emita a la atmósfera.

Sin embargo, cree que «no es posible» alcanzar la meta de 2030, teniendo en cuenta «la dependencia del carbón de Polonia» o el debate sobre «la energía nuclear en Alemania».

«Tendremos una gran falta de energía y ya lo estamos viendo (…) La primera impresión de esta estrategia es que es incorrecta», apuntó Leitl.

CHINA Y RUSIA

El presidente de Eurochambres pidió también a Bruselas que ratifique el acuerdo de inversiones que firmó con China en diciembre del año pasado, pero que ha dejado en suspenso tras las sanciones impuestas a Pekin por violar los derechos humanos de los uigures y por la respuesta posterior del Gobierno chino de sancionar, entre otros, al presidente del Parlamento Europeo.

«¿Por qué lo paramos? ¿Estamos locos? Si tenemos un acuerdo concluido, hagámoslo realidad y luego discutiremos cuáles son las siguientes preocupaciones», reclamó Leitl.

También pidió a los países de la UE que mantengan una buena relación con Rusia, porque «es nuestro vecino».

«Hay muchas cosas que no me gustan de este país, pero es un vecino y con un vecino puedes dialogar o ser agresivo. (…) No quiero sufrir, quiero que la economía sea capaz de traer beneficios a la gente y estabilidad en las relaciones bilaterales», argumentó.

MANDATO

Leitl finalizará su mandato en Eurochambres el próximo mes de diciembre tras 15 años como presidente, y en este tiempo celebró haber podido contribuir a evitar «los peores pronósticos de cientos de miles de compañías en bancarrota y millones de desempleados» durante la pandemia.

 

También se mostró satisfecho de haber extendido el programa Erasmus a «profesionales emprendedores», aunque lamentó no haber podido «completar el mercado único, el financiero o el energético».

Editado por Miriam Burgués