España dice que la posición inmovilista de 11 países de la UE «no tiene mucho sentido»

Alt=La secretaria de Estado española de Energía, Sara Aagesen, este martes 26 de octubre de2021 en Luxemburgo. EFE/EPA/JULIEN WARNAND

La secretaria de Estado española de Energía, Sara Aagesen, este martes 26 de octubre de2021 en Luxemburgo. EFE/EPA/JULIEN WARNAND

Luxemburgo (EuroEFE).- La secretaria de Estado española de Energía, Sara Aagesen, declaró este martes que «no tiene mucho sentido» la postura inmovilista de once países de la UE, liderados por Alemania, que piden que no se intervenga en los mercados energéticos, pues ese análisis ya está en marcha.

«No tiene mucho sentido puesto que ya sabemos que va a haber un análisis» del mercado eléctrico y del mercado de ETS, según quedó reflejado en las conclusiones aprobadas por en el Consejo Europeo de la pasada semana, declaró Aagesen a su llegada a un Consejo extraordinario de Ministros de Energía que se celebra en Luxemburgo.

 

 

La Comisión Europea, que ha presentado unas medidas a corto plazo que no gustan a España, ha encargado sendos análisis para verificar si existen mal funcionamientos en los mercados, como cree España, que deberían de concluirse el próximo mes de abril, pasado el invierno.

Sin cambios a corto plazo, la UE sí debatirá medidas a medio y largo plazo, como esa posible revisión de los mercados.

Sin embargo, antes del inicio del Consejo de Ministros en Luxemburgo, nueve países (Alemania, Austria, Dinamarca, Luxemburgo, Estonia, Finlandia, Irlanda, Letonia y Países Bajos) a los que se han sumado también Bélgica y Suecia firmaron una declaración pidiendo que no se intervengan los mercados del gas y la electricidad, y en particular que no se toque el sistema marginalista.

Frente a esa postura, España reaccionó con otro documento en el que propone medidas «contundentes» como la posibilidad de desacoplar los precios del mercado de la electricidad y fijar un precio límite del gas natural en situaciones «excepcionales», así como diseñar un mecanismo de compras conjuntas para situaciones de emergencia.

«Creemos que el funcionamiento del mercado eléctrico, del mercado del gas y del mercado de derechos de emisión tiene que ser revisado», dijo.

España insistió en que es necesaria «una respuesta global, una respuesta europea, ante un problema extraordinario que está afectando a toda la economía» y «especialmente importante para Europa en plena recuperación económica», que requiere una reacción «extraordinaria» con medidas «muchísimo más ambiciosas y adecuadas al contexto actual».

La posición española reflejada en ese documento no cuenta por ahora con ningún apoyo a esa nueva propuesta, pero cuenta con recabar respaldos entre los países mediterráneos y del sur de Europa.

«Lo están analizando. Esperamos que tengamos apoyos en los próximos días», señaló Aagesen.

 

 

La secretaria de Estado española señaló que España quiere «convencerles con hechos» a esos once países contrarios a cambios bruscos en el mercado, sobre la repercusión que tiene el sistema marginalista en los consumidores en momentos de crisis de precios como el actual.

«Un porcentaje muy pequeño del marginalismo (en torno a un 20 % de la generación eléctrica está vinculada al gas) está ofreciendo a España precios altísimos del mercado mayorista», dijo Aagesen, quien insistió en que la situación empeora cada día y requiere «acciones urgentes».

La secretaria de Estado excusó la ausencia de la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, al Consejo de Ministros europeo en Luxemburgo porque este martes se va a aprobar «un nuevo real derecho con medidas urgentes por los precios de la luz».

Este, avanzó, contendrá medidas de protección de los vulnerables aumentando el bono social término y el bono social eléctrico y un paquete esencial de medidas de transparencia en el mercado mayorista y minorista tanto de la electricidad como del gas, algo que es «esencial» para que desde el Gobierno se pueda regular «con la mejor información disponible».

LUXEMBURGO CREE QUE ESPAÑA «PROMETE DE MÁS»

Por su parte, el ministro luxemburgués de Energía y Planificación Espacial, Claude Turmes, consideró este martes que España “promete de más” al proponer la compra mancomunada de gas como solución al incremento de los precios de la electricidad y apuntó a que la fluctuación se debe a un “problema nacional”.

“Hay muchas cuestiones complicadas, creo que el Gobierno español está prometiendo de más al decir que la compra conjunta de gas resolverá la crisis”, indicó Turmes a su llegada al Consejo de ministros de Energía de la UE extraordinario.

Turmes recordó que estuvo en el Parlamento Europeo durante 20 años en los cuales se abordó “muchas veces” el tema de las compras conjuntas de gas.

“Si España quiere una respuesta común, les puedo decir que una compra pública de gas llevaría años y años. Y si tienes una compra conjunta, ¿dónde lo almacenaría (el gas)?”, indicó el ministro luxemburgués.

En su opinión, lo que resolvería la actual crisis es inversiones en eficiencia energética, inversiones en renovables y nuevas interconexiones, “lo que España más necesita”.

Turmes dijo que los mercados de la electricidad “funcionan bien” aunque son necesarias más interconexiones en la región de los bálticos, que dependen mucho del sistema energético de Rusia, y en España y Portugal, dos países “injustamente penalizados” que podrían disfrutar de “más interconexiones con la Europa continental”.

Lo interesante en el mercado ibérico es, ¿por qué tiene Portugal unos precios de la energía para los consumidores mucho más bajos que España? Creo que España tiene también un problema nacional”, apuntó.

Desde su punto de vista, frente a la fluctuación de los precios españoles, Portugal tiene “un sistema mejor para llevar los ingresos de las renovables a los consumidores”.

El ministro luxemburgués celebró en cambio las propuestas de la CE, que permiten tomar “acciones inmediatas en favor de los consumidores vulnerables en este momento de crisis”.

Editado por Sandra Municio

La UE abre la jaula de grillos de la energía

Bruselas (EuroEFE).- La carestía del gas y la electricidad ha empujado a la Unión Europea a emprender una reflexión de calado sobre la energía, que va desde la nuclear a la biomasa, pasando por el clima, los mercados o la …