Europa intenta resolver su «puzzle» energético sin prescindir de la “pieza rusa”

gasoducto

Un grupo de trabajadores en Kamenovo (Bulgaria), en junio de 2020, durante la construcción del gasoducto “Balkan Stream” entre ese país y Serbia. [EFE-EPA]

La Unión Europea (UE) está decidida a sustituir el petróleo y el gas que importa de Rusia, a pesar del “rompecabezas” que supone reemplazar a Moscú como actor energético clave.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE comienzan este jueves en Bruselas una cumbre decisiva, que se prolonga inicialmente hasta mañana, viernes, en la cual intentarán resolver su particular “cubo de Rubik” energético: ¿qué combinaciones son necesarias para lograr cuadrar la deseada “independencia” energética de Rusia?

Mejorar la capacidad de transporte y almacenamiento de gas licuado (GNL), reforzar las interconexiones en los Balcanes, el Mar del Norte, Italia (y posteriormente el Norte de África), son algunas de las opciones que los gobiernos europeos están barajando para sustituir las ingentes importaciones de gas y petróleo rusos.

Para sustituir al gas de Rusia, Azerbaiyán, Qatar, Estados Unidos y los países escandinavos parecen ser las opciones más valoradas por los socios de la UE, mientras que para el petróleo la miradas se centran, por el momento en Arabia Saudí y Emiratos.

España espera que la UE pueda reducir su dependencia gasística rusa "para otoño"

Bruselas (EuroEFE).- La vicepresidenta del Gobierno español Teresa Ribera cree que la Unión Europea no puede prescindir del gas ruso «de un día para otro» pero sí puede diversificar su dependencia energética de Moscú de cara al próximo «otoño», en …

Algunos socios de la UE apuntan a las energías renovables como el principal reemplazo del gas y el petróleo rusos, pero muchos de los planes que los gobiernos europeos tenían previsto aplicar para reducir sus emisiones contaminantes de Co2 se han tenido que meter temporalmente en el cajón, ante la emergencia energética.

El carbón sigue siendo una opción “de reserva” para Alemania y la República Checa, aunque esta opción no es del agrado de muchos socios comunitarios.

Pero, a pesar de los buenos deseos y del impulso de Bruselas, todas las estrategias para intentar acabar con la enorme dependencia del gas y el petróleo de Rusia serán una carrera contra el tiempo. Francia, Eslovaquia y la República Checa consideran que el objetivo es alcanzable a finales de esta década, aunque ese optimismo parece exagerado para otros.

La única excepción es Italia. El consejero delegado del gigante energético  ENI, Claudio Descalzi, considera que el país puede acabar con su dependencia del gas ruso en 2023, a pesar de que el 40% de su consumo de gas procede de Rusia.

Gonzalo Escribano, experto de Elcano: “Es inasumible que España siga siendo una isla energética en la UE”

Madrid (EuroEFE).- Gonzálo Escribano, director del Programa de Energía y Clima del Real Instituto Elcano, asegura que es inasumible que España siga siendo una “isla” europea en materia energética, con un bajísimo porcentaje de interconexiones, lo cual debilita el enorme …

ALTERNATIVAS VIABLES: LOS BALCANES Y EL SUR DE EUROPA

La mayoría de países del sur de Europa intentan reforzar sus interconexiones con el norte de África y a través de los Balcanes, con gasoductos de GNL.

Según el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, la prioridad es reforzar la interconexión eléctrica del país con Egipto, cuya capacidad de GNL no es grande, pero está geográficamente más cerca.

El ministro heleno de Medio Ambiente, Konstantinos Skrekas, aseguró que  la conexión se hará a través de un cable submarino.

«Además, también estudiamos la posibilidad de reforzar nuestra cooperación con los países vecinos de los Balcanes. Nuestro país ya importa energía de Bulgaria, parte de la cual se produce en la central nuclear de ese país. Nuestro objetivo es cerrar contratos bilaterales a largo plazo, que garanticen un suministro energético estable a precios muy bajos y contribuyan a la competitividad de nuestra economía», añadió.

Grecia también estudia alternativas para mejorar la instalación de almacenamiento submarino de gas en Kavala y el gobierno tiene previsto construir una segunda terminal flotante de GNL en Alexandroupolis.

Bulgaria depende en gran medida del gas y el petróleo rusos, con entre un 70 y un 90% de importaciones de gas y un 60% de petróleo. Sin embargo, el gobierno está decidido a cortar ese “cordón umbilical” con Rusia.

Sofía no quiere firmar más contratos con la rusa Gazprom y analiza la posibilidad de recibir gas desde Azerbaiyán a través de Grecia. Está previsto que ese gasoducto se ponga en marcha en otoño de este año. Por otro lado, Bulgaria prevé recibir suministros adicionales de GNL de la terminal de Alexandroupolis, en la que Bulgaria tiene una participación.

Rumanía tiene una menor dependencia del petróleo y el gas rusos en comparación con otros países de la región.

Los países del sur urgen a la UE a una reforma inmediata del mercado energético

Roma (EuroEFE).- Los jefes de Gobierno de España, Italia, Grecia y Portugal unieron este viernes fuerzas en Roma para intentar convencer la próxima semana al resto de la Unión Europea (UE) para aprobar una inmediata reforma del mercado energético que …

El ministro rumano de Energía, Virgil Popescu, ha asegurado recientemente que el país comenzará a explotar gas del Mar Negro este año, lo cual puede añadir al país aproximadamente mil millones de metros cúbicos de gas al año. Sin embargo, esa inversión, y otra futura de mayor envergadura, dependen de los futuros cambios de la ley nacional de explotaciones de hidrocarburos “offshore”.

Pocos días antes de la invasión rusa de Ucrania, Popescu se reunió con funcionarios de Azerbaiyán, Bulgaria, Qatar, Arabia Saudí y Turquía para analizar alternativas de suministro a los hidrocarburos de Rusia.

Funcionarios rumanos también negociaron con Bulgaria y Grecia para la interconexión de redes, para que el gas azerí pueda pasar por la red europea de gasoductos.

Eslovaquia depende casi por completo del gas ruso (85%) y de las importaciones de petróleo de Rusia.

El gobierno eslovaco importa GNL desde la terminal de Krk, en Croacia, de procedencia estadounidense. El país europeo tiene una capacidad de almacenamiento de gas bastante considerable, y el gobierno prevé completar sus reservas antes del próximo invierno.

Según el líder de la oposición eslovaca, Robert Fico, un posible corte del suministro de Rusia supondría un gran aumento de los precios de la energía y la pérdida de una parte importante de los ingresos que obtiene el gobierno por ese “tránsito”.

«Para Estados Unidos, frenar el suministro de gas y petróleo de Rusia a Europa es una victoria en todos los frentes. Para Europa, y especialmente para Eslovaquia, sería una catástrofe. Se produciría un fuerte incremento de precios, una caída de la producción económica, un descenso del nivel de vida», según alertó.

Tras la invasión rusa de Ucrania, el ministerio eslovaco de economía aseguró que, aunque el país se quedase sin reservas estratégicas de petróleo (actualmente para cuatro meses), podría extraerlo a través del oleoducto de Adria, a través del puerto croata de Omisalj. Sin embargo, seguirían existiendo problemas técnicos para sintetizar el producto refinado.

Eslovenia estudia aumentar las importaciones del norte de África a través del sistema de oleoductos de Italia. El gobierno está negociando con Argelia, que fue en anteriores ocasiones un importante proveedor de Eslovenia, para reanudar esos suministros. Además, el país analiza la disponibilidad de su interconexión de gasoductos con Italia y los posibles suministros a través de la terminal croata de GNL en Krk.

El presidente de la república, Borut Pahor, y el ministro de Energía, Jernej Vrtovec, también visitaron recientemente Qatar para analizar alternativas de suministro.

Sánchez recaba apoyos en París y Bruselas para reformar los precios de la energía

París / Bruselas (EuroEFE).- El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, recibió este lunes los apoyos del presidente francés, Emmanuel Macron, y del primer ministro belga, Alexander de Croo, en su gira para defender el desacoplamiento del precio de la …

ESPAÑA E ITALIA

Por su parte, el ministro italiano de Asuntos Exteriores, Luigi di Maio, ha iniciado recientemente una gira por varios países con recursos petrolíferos y gasísticos para buscar alternativas viables a Rusia.

Italia ha logrado, hasta la fecha, acuerdos de suministro con Argelia, Qatar, Congo y Angola y Mozambique. Sin embargo esas iniciativas no parecen suficientes para sustituir totalmente la dependencia del gas y el petróleo rusos: Italia importa el 90% de su suministro anual de gas, y el 45% procede de Rusia.

España sería, en principio (a expensas de un posible impacto tras su reciente decisión sobre el Sáhara occidental), el país europeo menos afectado por un posible embargo total de gas y petróleo rusos, ya que importa de Rusia menos del 10% del gas que consume. La mayor parte de sus fuentes de energía proceden de Argelia, Colombia e Indonesia, entre otros países.

España junto con Grecia, Italia y Portugal, han coordinado una iniciativa a escala de la UE para afrontar la crisis energética, con el objetivo de reformar los mercados energéticos europeos. La iniciativa será debatida en el Consejo Europeo de hoy y mañana en Bruselas, además de otras propuestas de Madrid para atajar el golpe de la crisis.

Sánchez pide en Berlín medidas "urgentes" para el mercado energético

Berlín (EuroEFE).- El canciller alemán Olaf Scholz recibió este viernes en Berlín al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, dentro de la gira del español por varios países europeos para abordar la reforma del mercado de la energía y …

EUROPA DEL NORTE Y CENTRAL

El Reino Unido sólo importa el 4% del gas que consume de Rusia. Sin embargo, a pesar de las presiones de algunos diputados conservadores “tories”, los ministros han descartado la opción del “fracking” (fracturación hidráulica) para el gas de esquisto.

En su lugar, el gobierno asegura que aumentará la inversión en la exploración de petróleo y gas en el Mar del Norte y en incrementar la cuota de producción de energías renovables. El primer ministro, Boris Johnson, también viajará a Arabia Saudí y quizás  a Qatar, a pesar de que la oposición se opone a esa visita por motivos políticos.

Francia depende bastante de las fuentes rusas: entre el 20 y el 30% del gas y el 10-20% del petróleo se importan de Rusia. El primer ministro, Jean Castex, destacó recientemente la necesidad de aumentar la capacidad de importación de GNL y de desarrollar más las energías renovables.

A pesar de que Alemania depende en gran medida del gas ruso, no parece preocupada por asegurarse un suministro suficiente de petróleo. Sin embargo, el país ha vuelto a mirar al carbón como solución de emergencia.

El vicecanciller alemán, Robert Habeck, visitó recientemente Estados Unidos, Noruega y Qatar para lograr contratos de suministro de gas natural licuado y la mayor cantidad posible de gas, vía gasoductos.

El año pasado, Países Bajos gastó 16.000 millones de euros en combustibles fósiles rusos.

Mientras el gobierno de La Haya sigue debatiendo una solución a largo plazo para reducir la dependencia del  gas ruso, está tomando medidas para aumentar la capacidad de importación de GNL a corto plazo. El país también está intentando acelerar las inversiones y los esfuerzos para una transición a la energía sostenible.

Finlandia tiene una alternativa viable con su “conector báltico”. Sin embargo, la mayor parte de su suministro energético procede actualmente de Rusia.

En Polonia, PKN Orlen (la principal empresa estatal polaca de la industria petrolera) no suele brindar información sobre futuros contratos de petróleo ruso. Afirma que el puerto petrolero de Gdańsk es suficiente para garantizarse el suministro en caso de embargo a Rusia. Sin embargo, todavía no está claro de dónde importaría Polonia todo el petróleo que necesita.

Por lo que respecta al gas, Varsovia  espera que se ponga en marcha lo antes posible el Baltic Pipe, para importar gas escandinavo.

El gobierno checo no ha informado hasta la fecha de ningún plan alternativo a Rusia, pero medios checos mencionan a Noruega. La presidenta del parlamento checo, Markéta Pekarová Adamová, se entrevistó el lunes pasado con su homólogo de los Emiratos Árabes Unidos, Saqr Ghobash. Según Pekarová, la seguridad energética fue uno de los temas tratados.

Sin embargo, la economía checa es muy dependiente del carbón. Está previsto que, por el fuerte impacto de la crisis energética, se posponga la prevista descarbonización progresiva de su economía. El país tiene previsto construir un nuevo reactor nuclear para 2036.

La Comisión Europea prepara el menú de medidas energéticas que incluye limitar el precio del gas

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea incluirá la posibilidad de «limitar el precio del gas y la electricidad» en el menú de opciones que publicará este miércoles para alimentar el debate que tendrán los líderes de la UE al final de …

ASIMETRÍA Y CONFUSIÓN

La asimetría actual en las estrategias energéticas entre los distintos socios de la UE es reflejo de la fragmentación de las posturas de los gobiernos europeos ante un posible embargo de gas y petróleo rusos.

Eslovenia, Italia y Polonia están a favor, pero España e Italia abogan por encontrar una solución coordinada en la UE.

Alemania, Hungría y Bulgaria se oponen abiertamente a un embargo.

España, con otros países del sur de Europa, entre ellos Italia, Grecia y Portugal, apoya una acción coordinada en la UE en caso de nuevas y más duras sanciones energéticas a Rusia.

Países Bajos, Eslovaquia y Grecia creen que no es viable aplicar un embargo de forma inmediata.

Otros países, entre ellos Rumanía, no se han pronunciado sobre sanciones energéticas específicas.