Frontera, energía y turismo, las estrategias ibéricas de España y Portugal

hispano-lusa

Sánchez (izq) y Costa (dr) se saludan al término de la cumbre hispano-lusa. [EFE-EPA]

Guarda (Portugal/EuroEFE).- España y Portugal definieron en la XXXI Cumbre Ibérica de Guarda su primera estrategia global de desarrollo fronterizo y se comprometieron a impulsar proyectos conjuntos sobre campos sensibles como energía y turismo.

El desarrollo fronterizo ha sido la gran apuesta en la cumbre del sábado (10/10/2020) de los jefes de Gobierno de España y Portugal, Pedro Sánchez y António Costa, empeñados en recuperar una región marcada por la baja densidad y la falta de oportunidades laborales.

Una estrategia que “no se queda en vaguedades ni abstracciones”, explicó Sánchez, sino que avanza “medidas concretas” para los territorios de La Raya, 1.2000 kilómetros de la frontera más antigua de Europa.

Una estrategia para transformar la “muralla” que ha separado a ambos países en un punto de encuentro y desarrollo, ha dicho Costa, y “facilitar la vida de las personas”.

Movilidad, inversiones y cultura son los ejes fundamentales de una propuesta multisectorial que incluye avances en infraestructuras ferroviarias y de carreteras, aunque, por el momento, el AVE Madrid-Lisboa sigue aparcado.

En palabras de Sánchez, el acuerdo establece una “hoja de ruta bastante clara” en materia de infraestructuras ferroviarias. España -ha señalado- ha hecho una apuesta importante por la alta velocidad, “en poco tiempo” se va a terminar la llegada del AVE a Galicia, y eso “tendrá un impacto” en Portugal.

Y también ha recordado el compromiso con Extremadura para que tenga “un transporte lo más digno posible”. “Es un compromiso social y una demanda justificada”, ha dicho.

Además, la estrategia se plasmará, entre otras medidas, en una red de emergencias conjunta 112, un “carné de salud” para trabajadores transfronterizos, impulso a las inversiones y vigilancia mixta de las costas.

Un ambicioso plan que beneficiará a más de cinco millones de personas a ambos lados de la frontera y que se basa en cinco ejes: Movilidad, Infraestructuras, Gestión conjunta de servicios, Desarrollo e Innovación y Cultura.

En la cartera común también, el desafío de recuperar el turismo, uno de los motores de las economías de los dos países, duramente castigado por la pandemia, y el impulso de un destino “ibérico” conjunto.

Madrid y Lisboa coinciden en que Bruselas debe dar respuestas coordinadas frente a la Covid pero evitando medidas “indiscriminadas y desproporcionadas que tengan un fuerte impacto en la actividad turística”.

La pandemia, aseguraron ambos, no cerrará de nuevo la frontera común, como ocurrió entre marzo y julio en una decisión que Costa calificó como “ejemplar” para combatir la expansión del virus.

El aprovechamiento de los recursos energéticos será otro de los ejes estratégicos de cooperación con el objetivo consolidar a la península ibérica como el principal abastecedor de hidrógeno verde y de litio para el resto de Europa.

El reto climático, el aprovechamiento de los recursos hídricos compartidos, el desarrollo de la agricultura y la innovación completan los compromisos de una cita que Sánchez calificó como una “Cumbre Europeísta”.

En este contexto, el presidente del Gobierno español saludó muy especialmente la próxima Presidencia portuguesa de la UE, en el primer semestre de 2021, que “es una fuente de tranquilidad y confianza”  ante retos como la recuperación económica o las migraciones.

Antes de cerrar la cita de Guarda, Sánchez y Costa apostaron por el potencial del castellano y el portugués, que forman uno de los grandes baluartes ibéricos para la proyección cultural de España y Portugal a nivel internacional.

La próxima Cumbre Hispano Lusa se celebrará en España, cuándo y dónde decida Pedro Sánchez, bromeó el primer ministro luso antes de despedir al presidente del Gobierno español.