García-Page pide en Bruselas proteger la propiedad intelectual de la artesanía

Alt-El-presidente-de-Castilla-La-Mancha-Emiliano-Garcia-Page-en-una-fotografia-de-archivo.-EFE-Ismael-Herrero.jpg

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en una fotografía de archivo. EFE/Ismael Herrero

Bruselas (EuroEFE).- El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, defendió este martes que la protección a nivel comunitario que se atribuye a ciertos productos alimentarios a través de las Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) se extienda a los productos industriales y artesanales, para evitar que se comercialicen copias haciéndose pasar por los originales.

El Gobierno de Castilla-la Mancha ha impulsado una posición conjunta de todas las comunidades autónomas para pedir a Bruselas una mayor seguridad jurídica para productores y consumidores, el reconocimiento del valor añadido del producto y mayores beneficios para el turismo, el comercio y la promoción del territorio.

Esta posición se sumará a la postura común que aprobarán este miércoles las regiones de toda la Unión Europea en el pleno del Comité de las Regiones, que prevé expresar su apoyo a la ampliación de la protección de las indicaciones geográficas a los productos industriales y artesanales en toda la Unión.

El dictamen que validarán este miércoles las regiones de la Unión considera que este sistema permitiría «reforzar la protección jurídica de los productos con indicación geográfica, también en internet, desarrollar instrumentos que contribuyan a la lucha contra la falsificación y la competencia desleal y crear y mantener puestos de trabajo y cursos de formación a escala local y regional».

«Es muy importante que haya un proceso de defensa de la identidad, de lo original. Alguien puede pensar que establecer una protección (…) para producciones industriales y artesanas puede significar una ruptura del mercado. Es lo contrario: o distinguimos lo verdadero de lo falso o nos estamos haciendo trampas», explicó García-Page este martes en declaraciones a la prensa.

El presidente castellanomanchego recordó que las protecciones a nivel nacional de productos como los del sector de la cuchillería ya han permitido reducir el fraude respecto de la producción china de cuchillos y navajas a menos de la mitad, por lo que extender esta protección a nivel europeo es una «forma de responder a las turbulencias que trae la globalización».

Entre los productos castellanomanchegos que se beneficiarían de esta protección estarían, según destaca el Gobierno regional, la cuchillería de Albacete, la cerámica de Talavera y Puente del Arzobispo, la espada y el damasquinado toledano, los encajes de Almagro, el mimbre de Cuenca o Priego y el oficio de Lagartera.

No es la primera vez que Castilla-La Mancha lleva esta petición a la capital comunitaria y ahora esperan que, tras el impulso del Comité Europeo de las Regiones, la Comisión Europea recoja el guante y plantee una propuesta al respecto el próximo año.

Esta propuesta la negociarían posteriormente el Parlamento Europeo y el Consejo (los países) antes de su entrada en vigor.

García-Page se reunió este martes con el embajador de España ante la UE, Marcos Alonso, para abordar este tema y entregará mañana la posición común de las comunidades autónomas españolas, Ceuta y Melilla sobre la protección de las indicaciones geográficas industriales y artesanales en el Comité Europeo de las Regiones.

 

Castilla-La Mancha defiende que la normativa europea recoja aspectos como el registro del producto en dos etapas (primero nacional y luego europeo), la necesidad de emplear un logotipo europeo obligatorio que permita a los consumidores identificar los productos protegidos y garantizar los bajos costes administrativos en el procedimiento de solicitud y registro, con el objetivo de que no perjudiquen al artesano, al productor o a la industria.

Editado por Miriam Burgués