La Eurocámara rechaza una enmienda sobre el derecho “universal” de autodeterminación

Sede del Parlamento Europeo en Bruselas. EFE/EPA/OLIVIER HOSLET/Archivo

Bruselas (EuroEFE).- El Parlamento Europeo (PE) rechazó este jueves una enmienda presentada por la eurodiputada de ERC Diana Riba que pedía a las instituciones europeas y los Estados miembros respetar el derecho “universal” a la autodeterminación.

La enmienda -que se quería incluir en el informe sobre la situación de los derechos fundamentales en la Unión Europea que aprobó hoy la Eurocámara- recogía que “el derecho a la autodeterminación es un derecho universal”.

Y hacía “un llamamiento a las instituciones europeas y los Estados miembros a respetar y defender el derecho de los pueblos a la autodeterminación, así como las ambiciones culturales, identitarias, lingüísticas y las ambiciones democráticas y pacíficas de los ciudadanos europeos”.

El texto fue rechazado por 487 votos en contra, 170 a favor y 37 abstenciones.

Además de los eurodiputados de ERC, también dieron su apoyo a la enmienda, entre otros, los representantes de PODEMOS, Bildu, el PNV, así como Carles Puigdemont, Toni Comín y Clara Ponsatí, de JxCAT y que forman parte del grupo de los no inscritos.

Por contra, el PSOE, el PP y C’s se encuentran entre los partidos que rechazaron la inclusión de la enmienda.

Las referencia al derecho a la autodeterminación no fue la única alusión indirecta a la crisis catalana en el informe sobre la situación de los derechos fundamentales en la UE.

Ya el pasado martes, cuando se debatió el texto en el pleno de la Eurocámara, hubo intercambios entre distintos eurodiputados porque del texto final se eliminó una referencia no directa a la situación que se vive en Cataluña.

El informe de la diputada de la Izquierda Unitaria Europea Clare Daly recogía inicialmente una exposición de motivos con una alusión indirecta a la crisis catalana sobre el “encarcelamiento de diputados (…) por permitir la celebración de un referéndum democrático”.

Sin embargo, el presidente de la Comisión de Libertades Civiles, Juan Fernando López Aguilar, retiró la semana pasada esta exposición del texto final después de que la impugnaran diputados de los grupos popular, socialdemócrata y liberal.

Los eurodiputados de estos grupo arguyeron la “discordancia entre lo que se acordó entre los grupos políticos durante la negociación del texto y lo que ella (Daly) después puso en la exposición de motivos”.

“Si la exposición de motivos no ha sido objeto de acuerdo por la mayoría que aprobó la resolución” y “si lo solicitan así los ponentes que trabajaron en esta resolución y suman los votos de la mayoría”, la mención debe rechazarse, señaló López Aguilar en el pleno.

Riba criticó al eurodiputado socialista eliminar esta parte del texto “de la noche a la mañana y por motivos de política doméstica”.

Además, Toni Comín (JxCat) incidió en que “pretenden que nos pasemos todo el día exigiendo a Hungría y Polonia que se comporten como verdaderos Estados de derecho pero en cambio damos carta blanca a España para atropellar los derechos políticos y civiles más fundamentales” y añadió que “si damos carta blanca a España se la estamos dando a todos”.

Preocupación por la situación de los derechos fundamentales en la UE

Por otro lado, el PE mostró este jueves su preocupación sobre la situación de los derechos fundamentales en la UE en ámbitos como la libertad de prensa, el extremismo y la incitación al odio o la “ofensiva organizada” contra la igualdad de género y los derechos de las mujeres.

El informe de la Eurocámara, que salió adelante en el pleno con 330 votos a favor, 298 en contra y 65 abstenciones, denuncia los intentos en varios Estados miembros de “debilitar la separación de poderes y la independencia de la judicatura”, según señaló el PE este jueves en un comunicado.

Asimismo, los eurodiputados subrayaron la “urgente necesidad de dotar a la UE de un mecanismo de control y protección de la democracia, el Estado de derecho y los derechos fundamentales”, explica la nota.

El informe también muestra preocupación por los grupos más vulnerables, como las personas con discapacidad, ancianos, niños, migrantes, gitanos, las comunidades nómadas y las personas LGBTI+, y condena la “ofensiva organizada” contra la igualdad de género y los derechos de las mujeres, incluidos la salud y los derechos sexuales y reproductivos.

En esta línea, los eurodiputados apuntaron a la “alarmante tasa de feminicidios” en territorio europeo y reclamaron un buen acceso para mujeres y niñas a métodos anticonceptivos modernos así como a la interrupción legal y segura del embarazo y que se ofrezcan compensaciones a las víctimas de esterilizaciones forzosas.

Editado por Miriam Burgués