Pablo Baena, de Ciudadanos La Rioja: «El futuro de Europa pasa por el futuro de sus regiones»

Pablo Baena, Ciudadanos La Rioja El futuro de Europa pasa por el futuro de sus regiones

Viñedos en La Rioja en una imagen de archivo. EFE/ Raquel Manzanares / Archivo

Madrid (EuroEFE).- Involucrar a las regiones en la toma de decisiones a nivel europeo es fundamental para garantizar que la puesta en marcha de medidas políticas concretas se adapta a sus particularidades, una cuestión en la que las instituciones regionales se convierten en una pieza clave.

Es por ello que «hablar del desarrollo o del futuro de Europa» implica, inevitablemente, «hablar del futuro de las regiones de Europa», según manifiesta en una entrevista telemática con Efe el portavoz del grupo de Ciudadanos (de la familia europea liberal Renew Europe) en el Parlamento de La Rioja, Pablo Baena.

Uno de los desafíos comunes a las regiones rurales, que aglutinan a casi el 30 % de la población europea -137 millones de personas- es hacer frente al reto demográfico: evitar el éxodo a las ciudades y el envejecimiento de sus habitantes, o potenciar los sectores económicos vinculados a este entorno.

En este contexto, Baena insiste en que uno de los principales objetivos de cara al futuro debe ser garantizar la disponibilidad de servicios a los ciudadanos que residen en estas áreas, y redunda en la «conectividad» como esencial para que puedan «elegir en libertad la opción que ellos quieran».

La Rioja es una región -la segunda de menor extensión en España, solo por detrás de Baleares, según consta en el Instituto Geográfico Nacional- en la que casi la mitad de la población vive en su capital.

Tal y como reflejan los últimos datos disponibles del  Instituto Nacional de Estadística (INE), de los 319.796 habitantes de la comunidad autónoma, 150.808 residen en Logroño, mientras que el resto de la población se distribuye entre los 174 municipios de la región. «Por lo tanto, La Rioja, quitando su capital, es una región rural», sostiene Baena.

Aunque no es una de las comunidades autónomas de España con una menor densidad de población, sí se sitúa por debajo de la cifra nacional: 62,6 habitantes por kilómetro cuadrado, frente a los 84 que tiene el país en su conjunto. En perspectiva, en la Unión Europea el número habitantes por kilómetro cuadrado es de 109, según datos de Eurostat.

BRECHA RURAL

«Está claro que, aun siendo una región muy pequeña en extensión, tenemos un problema de despoblación», asegura Baena y, pese a que dado su tamaño «las distancias son pequeñas» dentro del territorio, «se dan grandes diferencias entre la capital y los municipios».

Como región vitivinícola, gran parte del PIB de La Rioja proviene de la producción y exportación del vino, y su prestigio internacional como «seña de identidad» riojana, española y, en última instancia, «también europea», nace «del esfuerzo de los agricultores y de los viticultores», una cuestión estrechamente vinculada a «la ruralidad del territorio», apunta el político.

Pablo Baena, durante su entrevista telefónica con EFE

Pablo Baena, durante su entrevista telemática con EFE. EFE/ Pablo Baena

Es por ello que, a su juicio, para abordar la brecha entre el campo y la ciudad, el futuro de La Rioja debe pasar por «facilitar las condiciones para que los habitantes de esas zonas no se vean obligados o no quieran abandonar», garantizando la conectividad «en dos líneas distintas»: por una parte, en cuanto a un acceso equitativo a internet y, por otra, en lo relativo a las infraestructuras de transporte.

Potenciar lo primero puede ayudar a fomentar «la creación de nuevos modelos empresariales, la teleformación, la telemedicina y la prestación de servicios de la administración pública o de una empresa privada» en los entornos rurales, explica.

Y, en el segundo caso, corregir el déficit de infraestructuras de transporte no solo «facilita la vida a los ciudadanos», sino que también «tiene que servir para el desarrollo industrial» de la región que, según lamenta Baena, «en las últimas décadas se ha desindustrializado de una manera muy importante».

CORREDORES FERROVIARIOS

En este sentido, Baena valora que Europa «esté apostando por el desarrollo de los corredores ferroviarios», un medio que, «en líneas generales, podríamos considerar verde para el transporte de viajeros», pero que en el caso de su región cobra especial relevancia de cara a «la necesidad de dar impulso a la logística y la competitividad industrial».

«Para La Rioja sería muy importante que se impulsara de una manera definitiva la modernización del corredor ferroviario Cantábrico Mediterráneo«, asegura.

Baena considera que, de cara al futuro, «los fondos europeos que están por llegar» constituyen «una oportunidad para la fijación de población» en la comunidad y una gran contribución «al desarrollo de La Rioja».

No obstante, cree que la UE «tiene que seguir haciendo un esfuerzo enorme» para que los ciudadanos de las regiones como la suya «conozcan y estén cerca de las instituciones», una cuestión para la que tanto el Comité de las Regiones como la Conferencia sobre el Futuro de Europa pueden constituir una gran herramienta.

«Si el futuro de Europa pasa por el futuro de sus regiones, estamos hablando del futuro de los ciudadanos de La Rioja, de España y de Europa», concluye.

Editado por Miriam Burgués