Borrell: las crisis de 2021 impidieron abordar problemas a largo plazo

Borrell crisis 2021 impiden abordar problemas largo plazo

El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell. EFE/EPA/TOMS KALNINS/Archivo

Bruselas (EuroEFE).- El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, alertó este lunes de que la urgencia de gestionar diferentes crisis a lo largo de 2021 no ha permitido abordar adecuadamente problemas más a largo plazo.

“Estar en modo de gestión de crisis permanente a veces ha debilitado nuestra capacidad para abordar problemas transversales a más largo plazo”, indicó Borrell en una entrada en su blog en la que pasa revista al año que concluye.

 

Para el jefe de la diplomacia comunitaria, 2021 puede definirse como “un año de transiciones”, en el que “los cambios geopolíticos se han intensificado y las políticas de poder desafían repetidamente a la UE y sus valores”.

Por todo ello, la UE debe “responder con toda la determinación que podamos”, consideró.

Entre las principales crisis que menciona, se encuentra en primer lugar la pandemia de coronavirus pero, además, la situación en Bielorrusia, Ucrania, Malí, Sudán, Afganistán, Etiopía y Venezuela.

Lamentó que no hayan dejado más espacio en la agenda internacional a la UE para “revitalizar el multilateralismo” o “manejar la migración de manera equilibrada, las crisis energética y climática o las reglas para la transición digital”.

“A medida que proliferan los conflictos híbridos, debemos seguir respaldando a Ucrania o Moldavia para resistir la presión de Rusia y mantener un enfoque inquebrantable hacia Bielorrusia, afirmó Borrell, a la vez que recordó que la UE ya ha aprobado el quinto paquete de sanciones contra el régimen del presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, por haber instrumentalizado a migrantes en la frontera exterior europea.

Por lo que respecta a África, Borrell destacó el “deterioro general” de la situación en el Sahel y la guerra civil en Etiopía, que “adquirió una dimensión dramática”, en tanto que sobre el conflicto en Libia, afirmó que la situación “parece haberse estabilizado”.

VACUNACIÓN

Borrell enfatizó su preocupación por las tasas de vacunación “desiguales” entre continentes con vistas a superar la pandemia y recalcó que “subrayan la necesidad de acelerar las donaciones y desarrollar las capacidades locales de producción de vacunas, especialmente en África”.

El político español recordó que mientras que en Europa el 60 % de la población está totalmente vacunada (hasta un 68 % en la UE), las tasas de vacunación total se sitúan en el 61 % en América del Sur; el 56 % en América del Norte, Central y el Caribe; el 57 % en Oceanía; el 53 % en Asia, y solo el 8 % en África.

La UE ha exportado vacunas contra la COVID-19 desde diciembre de 2020 “sin interrupción”, apuntó, un total de 1.100 millones de dosis a 61 países de los 2.000 millones producidos.

ASPECTOS POSITIVOS

En un año de “contratiempos y desafíos”, Borrell destacó “algunos acontecimientos positivos”, como la presentación del nuevo plan para que la UE gane autonomía en defensa y potencie su papel como proveedor de seguridad, bautizado como “Brújula Estratégica” y que ahora están negociando los Estados miembros.

“Hasta ahora, los europeos han vivido con demasiada frecuencia en una ‘burbuja de seguridad’, a pesar de un entorno de seguridad que empeora rápidamente. La UE no aspira a ser una potencia militar en términos tradicionales, pero necesitamos poder defendernos mejor”, subrayó Borrell.

Igualmente, destacó del año que está a punto de terminar el relanzamiento de las relaciones entre la UE y Estados Unidos bajo la presidencia de Joe Biden, y resumió avances en cambio climático, las negociaciones sobre el acuerdo nuclear iraní y los impuestos a las grandes corporaciones.

“Si bien la forma en que se desarrolló la salida de Afganistán y la decisión de AUKUS -el acuerdo de seguridad pactado en secreto por EE. UU., el Reino Unido y Australia- fue lamentable, a finales de año celebramos consultas estrechas entre la UE y EE. UU. sobre China y el Indo-Pacífico y también acordamos iniciar un diálogo específico entre la UE y EE. UU. sobre seguridad y defensa”, señaló.

Otro punto positivo para Borrell es que la UE incrementó este año su “compromiso” con América Latina, con una reunión de líderes en diciembre por videoconferencia.

Por último, sobre China, Borrell reconoció que en 2021 «han pasado factura» el empeoramiento de la situación de los derechos humanos en el país, su comportamiento regional, la decisión de Pekín de sancionar a eurodiputados y otros organismos oficiales de la UE y, más recientemente, su “coacción” comercial sobre Lituania.

Editado por Miriam Burgués

 

Guerras híbridas: cuando los conflictos se modernizan pero nada cambia

Madrid (EuroEFE).- Frío, miedo o desolación. Eso es lo que revelan las caras de los aproximadamente dos mil migrantes, según el Gobierno de Bielorrusia, provenientes de Oriente Medio y África que continúan varados en la parte bielorrusa de la frontera …