Chipre espera que el nuevo líder turcochipriota acuda al diálogo de paz

El vencedor de las elecciones en la República Turca del Norte de Chipre (RTNC), Ersin Tatar. [EFE/EPA/BILGE BEBEK]

Nicosia (EuroEFE).- El presidente de Chipre, Nikos Anastasiadis, líder de la comunidad grecochipriota de esa isla dividida, manifestó este lunes su esperanza de que el nuevo dirigente turcochipriota, el proturco Ersin Tatar muestre voluntad para retomar al diálogo sobre la base de lo que se ha negociado ya.

En un mensaje en su cuenta oficial de twitter Anastasiadis felicitó a Tatar por su elección y aseguró que respeta la decisión de los turcochipriotas.

Anastasiadis reafirmó ante el nuevo líder turcochipriota su “disposición y determinación” para emprender lo antes posible una nueva iniciativa para resolver el problema de Chipre, pero sobre la base de las resoluciones de las Naciones Unidas y los principios y valores de la UE.

“Quiero esperar que el señor Tatar muestre la misma voluntad”, apostilló Anastasiadis.

El portavoz del Gobierno chipriota, Kyriakos Kusios, aseguró que esperaba que Tatar responda “positivamente” al llamamiento del secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

“Es Turquía la que al final del día tendrá que tomar algunas decisiones”, apuntó.

Tatar ganó el domingo los comicios presidenciales en la autoproclamada República Turca del Norte de Chipre (RTNC), con el 51,8 % de los votos, frente al 48,1 % logrado por el prounificador Mustafá Akinci, el hasta ahora presidente de este territorio reconocido únicamente por Ankara.

Tatar había obtenido el respaldo abierto del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en la campaña, una circunstancia que desencadenó duras críticas de los restantes candidatos.

Tan solo unos días antes de la primera vuelta de las elecciones y tras acordarlo con Erdogan, Tatar, quien hasta ahora era primer ministro de la RTNC, reabrió unilateralmente la playa de Varosha en Famagusta, una zona militar que lleva cerrada 46 años, y cuya apertura viola varias resoluciones de la ONU.

El acto fue visto como una nueva provocación turca y un intento de descarrilar el inminente esfuerzo para la reapertura de las negociaciones.

La mayoría de la prensa local opina que la elección de Tatar llevará a un mayor acercamiento hacia Turquía, que mantiene bajo control militar el norte de Chipre desde 1974 y un mayor obstáculo en las negociaciones de paz con los grecochipriotas.

Tatar, defensor de la partición de Chipre en dos estados, sigue la línea de Ankara que tras el fracaso de la última cumbre en 2017 en Suiza, dejó claro que la opción de la federación se eliminó de la mesa del diálogo e insistió en que en una nueva ronda de las negociaciones habrá que presentar “nuevas ideas”.

“Estoy listo para volver a la mesa del diálogo sobre la base de realidades”, apuntó Tatar el domingo tras su victoria, en alusión de la postura nacionalista turca y turcochipriota de que en la isla la realidad es que hay dos pueblos diferentes.

Durante los pasados meses Tatar no ha ocultado que su preferencia es la creación o bien de una confederación o la división definitiva de la isla en dos estados.

Akinico defendía la creación de una federación bicomunal y bifederal, en la que ambas comunidades obtendrían las mismas condiciones, una línea que hasta ahora ha servido de base para las negociaciones auspiciadas por la ONU.

En su intervención ayer Tatar insistió en su propósito de dar un mayor “impulso” a la relaciones de la RTNC con Turquía para lograr una mayor “protección” de los derechos de los turcochipriotas en el Mediterráneo oriental y obtener un “impulso económico” desde Turquía.