España llama a la cooperación mediterránea contra la «crisis energética»

El ministro español de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, José Manuel Albares (i), el ministro de Asuntos Exteriores de Jordania, Ayman Safadi (2i), el Alto Representante para Asuntos Exteriores de la UE, Josep Borrell (2d), y el Secretario General de la UpM, Nasser Kamel (d), en la reunión ministerial de la Unión por el Mediterráneo.

El ministro español de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, José Manuel Albares (i), el ministro de Asuntos Exteriores de Jordania, Ayman Safadi (2i), el Alto Representante para Asuntos Exteriores de la UE, Josep Borrell (2d), y el Secretario General de la UpM, Nasser Kamel (d), en la reunión ministerial de la Unión por el Mediterráneo. EFE/Toni Albir

Barcelona (EuroEFE).- El ministro español de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, llamó este lunes a la cooperación regional en asuntos pendientes como la desigualdad o la brecha demográfica, así como a la «crisis energética», durante la inauguración en Barcelona del sexto foro de la Unión por el Mediterráneo (UpM).

Albares inauguró el foro, en el que participan 42 ministros de Exteriores de la cuenca mediterránea y está encabezado por los copresidentes de la UpM, el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, y el ministro de Asuntos Exteriores de Jordania, Ayman Safadi.

«Hoy tenemos también una crisis energética que al mismo tiempo nos indica asimismo la vía de salida. Las capacidades de generación y almacenamiento de energía verde de unos socios, junto con las financieras y de inversión de otros, piden ser puestas en común para sortear las dificultades», dijo Albares sobre la colaboración entre la cuenca sur y norte mediterráneas.

«El trabajo conjunto es el patrón que aplica a todos nuestros desafíos. Los que ya teníamos y los nuevos, como el energético», añadió.

El ministro español llamó a una cooperación, «que debe ser justa y sostenible» y que debe acortar «las brechas» en la región, como la demográfica o la tecnológica, todo ello a través de «reformas» que aboguen por la «integración», la «solidaridad» y «la cohesión».

TRES MILLONES DE MUERTES POR COVID EN EL MEDITERRÁNEO

Albares también se refirió al reto añadido de la pandemia en el último año y medio y, tras recordar a los más de tres millones de fallecidos en el Mediterráneo, pidió «unión» y «solidaridad» en la materia como la mejor «vacuna» contra la COVID-19.

Apuntó también a la «contracción económica sin precedentes» derivada de una pandemia que ha «agudizado la polarización» y ha «desencadenado crisis múltiples», desde la acción climática hasta la inclusión social, la transformación digital o la protección civil.

Albares recordó las más de 20 conferencias ministeriales de la UpM en los últimos doce años y destacó que «no faltan ideas ni orientaciones políticas», pero que «es hora de traducirlas en realidades».

«No hay que olvidar que la fragmentación de la región solo beneficia a quienes quieren dividirnos alimentando la polarización y el conflicto», añadió el ministro, quien insistió en la defensa del «multilateralismo» regional.

Asimismo, destacó que persisten «viejos conflictos» en la cuenca mediterránea a la que se suman «otros nuevos».

«Es una situación que nos interpela hoy aquí y a la no podemos estar indiferentes», concluyó.

UN «PUNTO DE UNIÓN», SEGÚN BORRELL

Por su parte, el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y vicepresidente de la Comisión Europea, Josep Borrell, defendió que el Mediterráneo «debe ser punto de unión y no una frontera» y llamó a atajar la «brecha» entre las cuencas norte y sur.

«En el Mediterráneo somos una familia donde hay amor, pero en ocasiones también algunas rencillas. Compartimos una historia común que nos une, pero también nos separa. El Mediterráneo separa dos mundos con muchas diferencias, pero el mar debería ser un punto de unión y no una frontera», defendió el jefe de la diplomacia europea.

Borrell, que reconoció que existen «muchos retos» por conseguir, también afirmó que «en algunos se ha avanzado muy poco», e indicó el de la falta de oportunidades para los jóvenes del norte de África, que hace aumentar la «presión migratoria».

«La brecha de población y riqueza son insostenibles y no están disminuyendo sino aumentando. Es la realidad que nos ocupa (…) y para cerrar la brecha hay que hacerle frente con soluciones específicas y promover una economía sostenible e inclusiva», añadió.

Asimismo, señaló las desigualdades crecientes y el reto endémico de la falta de integración comercial de la región mediterránea.

Por otro lado, Borrell se refirió a la crisis de la UE con Bielorrusia y agradeció la «solidaridad» de la región en su crítica a la utilización por Minsk «de las personas como si fueran balas».

«Habéis ayudado a parar este flujo de personas que se usan como balas ante las fronteras europeas. Esta armamentización de las personas no puede pasar (…), la UE ha visto que cuenta con muchos amigos», dijo sobre el apoyo a los Veintisiete de la región mediterránea.

MULTILATERALISMO PARA AFRONTAR LOS DESAFÍOS

Por su parte, el secretario general de la Unión por el Mediterráneo (UpM), Nasser Kamel, afirmó en su intervención que «ningún país ni organización puede hacer frente por sí solo a los retos» pendientes, y abogó por el multilateralismo para afrontar desafíos regionales como la desigualdad, el clima o la pandemia.

El secretario general señaló que se han defendido las «acciones concretas» de la UpM en los últimos dos años y enumeró algunas de las últimas iniciativas, como medidas para el empleo de mujeres y jóvenes, los dos colectivos más golpeados por la covid al sur del Mediterráneo.

También destacó, entre otros «logros», la reunión sobre sostenibilidad en El Cairo, en paralelo a la COP 26 de Glasgow, para impulsar medidas en ambas cuencas del Mediterráneo contra el cambio climático.

El foro se celebra en Barcelona y tiene como objetivo ahondar en la integración regional a través de varias conferencias sectoriales paralelas. También incluirá una presentación y un debate sobre las principales conclusiones del primer informe global sobre el estado de la integración en el área euromediterránea, encargado por la UpM y realizado por la OCDE, y que analiza cinco ámbitos -comercio, finanzas, infraestructuras, movimientos de personas, investigación y educación superior-, y aporta conclusiones y recomendaciones.

Editado por María Moya

Sánchez impulsa el debate de los líderes europeos sobre las tarifas energéticas

Kranj (Eslovenia) (EuroEFE).- El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, llevó este martes a la reunión informal de líderes de la Unión Europea en Eslovenia la necesidad de abordar de forma conjunta la situación provocada por la subida de las …