Javier Solana aconseja a la UE construir “confianza estratégica” con China y EEUU

El ex alto representante de la UE para la Política Exterior Javier Solana. EFE/Ballesteros/Archivo

Madrid (EuroEFE).- La UE debería orientar su diplomacia a construir “confianza estratégica” con Estados Unidos y China para recuperar la cooperación multilateral, sin olvidar su capacidad para ser una potencia reguladora en el mundo actual, según Javier Solana, ex alto representante para la Política Exterior de la Unión.

El veterano político español y también ex secretario general de la OTAN ha reflexionado este lunes en un encuentro virtual organizado por la Fundación Alternativas sobre los retos para la UE de la lucha entre Washington y Pekín por la supremacía política y tecnológica.

A juicio de Solana, el expresidente estadounidense Donald Trump “quiso destruir a la UE”, pero su sucesor, Joe Biden, “lo está haciendo muy bien”, aunque su política exterior estará “tremendamente ligada a lo que ocurra” a nivel interno, a su capacidad de acelerar el “proceso de reconciliación” que necesita su país.

La vuelta de Estados Unidos al Acuerdo de París de la mano de Biden ofrece muchas posibilidades de recuperar el trabajo multilateral y hay que intentar “arrastrar esa tendencia a otras dimensiones”, ha dicho Solana.

“Si funciona bien, la cooperación contra el cambio climático puede catalizar otras”, ha reiterado.

 

“SABER ENCONTRARSE” CON CHINA

En cuanto a China, Solana aboga por “saber encontrarse” con lo que es, una “potencia emergente”, y aceptarla “como es, no como quisiéramos que fuera”, para poder establecer una cooperación productiva.

La Unión Europea “no hizo mal en pactar” el reciente acuerdo de inversiones con China tras siete años de negociación, “no había razón para esperar a la nueva Administración en Washington, no tenía sentido dejar a China esperando”, ha comentado.

Cerrar ese acuerdo fue una “buena decisión” de la UE, a la que recomienda cuidar el lenguaje y “pensárselo bien” antes de emitir comentarios públicos sobre países como China o Rusia porque la diplomacia, a su juicio, es el arte de buscar consensos y generar confianza, “a poder ser estratégica”.

No ha querido opinar Solana sobre el reciente viaje a Moscú del actual alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, quien ha reconocido que la visita fue “muy complicada”.

Cree, no obstante, que “dará fruto” el esfuerzo de Borrell y admite que la labor hoy en día del alto representante, que “tiene una cantidad de funciones enorme”, es “muy difícil si no te dan un poquito de libertad”.

LA UE COMO POTENCIA REGULADORA

Por otro lado, Solana aspira a que la UE use su plan de recuperación pospandemia para convertirse en un “jugador global” con los valores que siempre ha defendido, sin tener al “mercado” o al “Estado” como objetivos últimos.

“Somos los defensores del ciudadano, así me defino yo como europeo”, ha recalcado.

Europa puede, además, “convertirse en una potencia reguladora muy importante”, algo que en su opinión ya está ocurriendo en asuntos como la protección de datos o la relación con los gigantes de internet.

La UE “no va a ser una potencia militar”, pero “sí tenemos que ir a hacer la paz” y contar con “tecnología propia” para que la “autonomía estratégica” sea una realidad.