La OTAN espera una nueva ofensiva de Rusia centrada en el Donbás

OTAN espera nueva ofensiva rusa centrada Donbás

Una columna de humo se eleva al fondo de una avenida del barrio de Saltivka, en el noreste de la ciudad de Jarkiv, donde acaba de impactar un obús de la artillería rusa. Jarkiv y su región han sufrido en las últimas 24 horas un total de 54 ataques según ha informado la administración militar de la región. EFE/Manuel Bruque

Bruselas (EuroEFE).- La OTAN espera que Rusia realice una nueva ofensiva centrada en el Donbás, al este de Ucrania, una vez que Moscú se retire de los alrededores de Kiev y del norte de la antigua república soviética, y reagrupe sus tropas en la zona oriental del país.

«En las próximas semanas, esperamos un impulso adicional de Rusia en el este y sur de Ucrania, para intentar tomar todo el Donbás y crear una conexión por tierra con la Crimea ocupada«, declaró el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, durante una rueda de prensa previa a la reunión de ministros de Exteriores de la OTAN, que se celebrará mañana, miércoles, y el jueves en Bruselas.

Stoltenberg aseguró que ahora se está viendo «una nueva fase de la guerra».

«Rusia está retirándose no solo de Kiev, sino también de la mayor parte del norte (de Ucrania), y reduciendo de forma significativa su presencia allí, porque fracasaron. El presidente (de Rusia, Vladímir) Putin no consiguió los objetivos que fijó para esta operación militar», manifestó.

Especificó que el objetivo de Putin era controlar Kiev «en días», pero han pasado ya varias semanas desde el inicio de la invasión rusa el 24 de febrero y «todavía no ha conseguido tomar Kiev y muchas otras ciudades en el norte».

Por eso, explicó que Moscú está moviendo muchas tropas del norte de Ucrania a Bielorrusia y también hacia el este.

«Lo que esperamos es una nueva ofensiva rusa muy concentrada en el Donbás para intentar ocupar, tomar, todo el Donbás. Esa es también la misma área en la que Ucrania tiene la mayoría de sus fuerzas armadas. Esta concentración militar (rusa) llevará un tiempo, el reposicionamiento de las tropas rusas llevará un tiempo, algunas semanas, pero tras eso tememos que podemos ver una gran ofensiva rusa en el Donbás para tomarlo», expuso.

Stoltenberg agregó que durante el periodo previo a la probable ofensiva, mientras Rusia reposiciona sus tropas, es «extremadamente importante que los aliados de la OTAN proporcionen apoyo» a Ucrania, de modo que «seamos capaces de rearmar y reabastecer a las fuerzas ucranianas».

APOYO ADICIONAL A UCRANIA

Dijo que los aliados están decididos a proporcionar apoyo adicional a Ucrania, incluidas armas antitanque, sistemas de defensa aéreos y «otros equipamientos».

«Espero que también decidiremos hacer más por los otros socios de la OTAN, que son vulnerables a las amenazas e interferencias rusas, incluidos Georgia y Bosnia-Herzegovina», adelantó.

«Una lección aprendida de Ucrania es que es mejor proporcionar apoyo más pronto que tarde», asumió, pero reiteró que la Alianza no enviará tropas a Ucrania ni aviones de la OTAN al espacio aéreo ucraniano.

La reunión de ministros comenzará el miércoles con una cena en la que los aliados debatirán el nuevo concepto estratégico de la OTAN, un documento que describe el propósito de la Alianza, que no se ha revisado desde 2010 y que se espera actualizar en la cumbre de líderes de Madrid en junio. La nueva versión tendrá que abordar el nuevo escenario geopolítico tras la invasión de Ucrania.

El jueves, los ministros de la OTAN se entrevistarán con sus homólogos de Finlandia, Suecia, Georgia, Australia, Japón, Nueva Zelanda, Corea del Sur y Ucrania, así como con la Unión Europea; y a continuación se volverán a reunir a solas para seguir tratando de Ucrania.

«En un momento en el que las potencias autoritarias están haciendo retroceder el orden internacional basado en normas, es incluso más importante para las democracias permanecer unidas y proteger nuestros valores, así que espero que acordemos profundizar en la cooperación de la OTAN con los socios de Asía-Pacífico», comentó.

El encuentro tiene lugar tras la aparición de imágenes sobre la masacre contra civiles en Bucha.

«Fijar como objetivo y asesinar civiles es un crimen de guerra. Todos los hechos deben establecerse y todos aquellos responsables por estas atrocidades deben ser llevados ante la justicia», declaró Stoltenberg, y añadió que los aliados de la OTAN están apoyando las investigaciones.

 

Preguntado por si la OTAN está convencida de que Rusia es responsable de la matanza, Stoltenberg recalcó que la masacre ha tenido lugar mientras Rusia controlaba esas áreas.

«Tenemos información de muchas fuentes diferentes y también de fuentes abiertas, de medios de comunicación, de satélites comerciales, y todas están contando la misma historia: que ha habido atrocidades brutales cometidas en muchos lugares diferentes en Ucrania y que han tenido lugar durante un periodo en el que Rusia controlaba estos territorios», aseveró

«Me temo que veremos más ejemplos de matanzas de civiles, más ejemplos de atrocidades y más ejemplos de fijar como objetivos y matar civiles, que son crímenes de guerra», anticipó.

Dijo que teme que cuando se retiren las tropas rusas se vean «más fosas comunes, más atrocidades y más ejemplos de crímenes de guerra», de las que responsabilizó a Putin.

«Tenemos que seguir poniendo presión sin precedentes sobre Putin y esa es la razón por la que estamos en el lado correcto de la historia», señaló.

Pero la OTAN también tiene como responsabilidad evitar que el conflicto se convierta en una guerra entre la Alianza y Rusia.

Editado por Miriam Burgués