La UE intentará concretar acciones de apoyo al proceso de paz en Libia

De izquierda a derecha, el Jefe de Gabinete de Libia, Marshall Khalifa Haftar, el presidente de la Cámara de Representantes de Libia en Tobruk, Aguila Saleh Issa, y el presidente del Consejo Presidencial de Libia, Fayez al-Sarraj, asistieron al Congreso Internacional sobre Libia en el Palacio del Elíseo en París, Francia, 29. Mayo de 2018. EFE/EPA/Archivo/ ETIENNE LAURENT

Bruselas (EuroEFE).- Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) tratarán este lunes de ir concretando acciones de apoyo al proceso de paz en Libia, que mantiene una frágil tregua entre las facciones enfrentadas, con la dificultad de que varios Estados se resisten a que vuelvan barcos a vigilar el embargo de armas al país.

Los ministros celebrarán un Consejo en el que tratarán la situación en Libia, entre otros asuntos, después de que hubieran decidido previamente dar más vitalidad a la operación «Sofía» desplegada en el Mediterráneo central para dar más apoyo a los esfuerzos de la ONU y la comunidad internacional por hallar una solución para Libia.

En todo caso, aunque los Veintisiete ya han llegado a un acuerdo político para aumentar la vigilancia con aviones, imágenes satelitales e inteligencia del embargo de armas decretado por la ONU a Libia, no logran ponerse de acuerdo para que «Sofía» vuelva a contar con barcos para realizar esa tarea y la de combatir a las mafias migratorias en esas aguas.

Austria y Bulgaria se oponen a que vuelvan los barcos

«Se cuestiona la capacidad misma de poner en el Mediterráneo barcos», reconocieron fuentes diplomáticas.

«Sofía» no cuenta con navíos desde marzo de 2019 por desacuerdos sobre el desembarco de personas rescatadas, a raíz principalmente de las quejas de Italia, que por su proximidad en la zona debía recibirlas.

Actualmente son Austria y Hungría los países que se oponen a que vuelvan los navíos a la operación europea, por el efecto llamada que, a su juicio, pueden dar a entender a las personas que tratan de cruzar el Mediterráneo para llegar a Europa.

Algunos Estados miembros mantienen dudas sobre la cuestión de los desembarcos y la redistribución de los rescatados, pero varias fuentes destacaron que, más allá de eso, lo que verdaderamente está en tela de juicio es «el principio mismo de la operación».

Otro asunto que preocupa a algunos países es la falta de presencia de barcos con pabellón europeo en unas aguas cercanas en las que sí circulan embarcaciones turcas, rusas o de Estados árabes.

«No es la misma situación que antes. Los que pongan barcos deben asegurarse sobre el contexto en que lo hacen (…) El contexto de operación ahora es radicalmente diferente», comentaron fuentes europeas.

En el conflicto libio, el Gobierno de Unidad Nacional liderado por Fayez Al Serraj está apoyado política y financieramente por la UE, la ONU, Italia y Catar, y recibe además apoyo militar de Turquía, mientras que el mariscal rebelde Jalifa Hafter cuenta con el respaldo de Rusia, Arabia Saudí, Egipto y Emiratos Árabes Unidos, mientras que Francia y EEUU lo apoyan políticamente.

Por otra parte, los ministros de Exteriores de la UE volverán a tratar este lunes la crisis en Venezuela, donde fuentes diplomáticas constatan el «bloqueo» en las negociaciones que habían emprendido el Gobierno y la oposición.

Abordarán la necesidad de que el grupo de contacto que creó la UE con países de la región sea más activo y que se dé un impulso además a la función del enviado especial de la Unión para esta crisis, Enrique Iglesias.

Edición: Catalina Guerrero