Navalni ingresado en un hospital de reclusos, la UE pide acceso a un médico de confianza

El líder opositor ruso Alexéi Navalni, en una imagen de archivo. EPA-EFE/SERGEI ILNITSKY/ARCHIVO

Bruselas (EuroEFE).- La Unión Europea (UE) pidió hoy a las autoridades rusas que den al opositor Alexei Navalni “acceso inmediato a profesionales médicos de su confianza” y expresó su “profunda” preocupación por las informaciones sobre el deterioro de su salud en prisión. Navalni, en huelga de hambre desde el 31 de marzo, ha sido trasladado a un hospital para reclusos en una cárcel cercana,  según  el Servicio Federal Penitenciario de Rusia (FSIN, en sus siglas en ruso).

“Las autoridades rusas son responsables de la seguridad y salud de Navalni en prisión, por lo que les pediremos cuentas”, dijo en un comunicado el alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell.

Navalni, de 44 años, se declaró en huelga de hambre el 31 de marzo pasado en protesta por la negativa de los servicios penitenciarios a ser examinado por un médico de confianza y, según sus colaboradores, su vida “pende de un hilo” porque tiene graves problemas de salud.

La UE reiteró hoy su llamamiento a la “liberación inmediata e incondicional” del opositor puesto que consideran que la sentencia, que lo condenó a dos años y medio de prisión, fue “políticamente motivada y va en contra de las obligaciones internacionales de Rusia en materia de derechos humanos”.

“Esperamos que Rusia cumpla sus obligaciones de acuerdo con la Convención Europea de Derechos Humanos”, se indica en el comunicado.

La UE ha condenado el envenenamiento de Navalni, por el que en octubre pasado impuso sanciones a seis funcionarios de alto rango rusos y una entidad implicadas en este intento de asesinato. A estas se sumaron en febrero otra tanda de sanciones a cuatro individuos por su implicación en el arresto arbitrario, persecución y sentencia del opositor, bajo el nuevo régimen europeo que castiga violaciones de derechos humanos.

La UE y sus socios, añadió Borrell, “seguirán pidiendo a Rusia que investigue urgentemente el intento de asesinato por envenenamiento de Navalni en total transparencia y sin más dilación” y que lo haga “cooperando totalmente” con la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) para asegurar una investigación internacional imparcial.

“El caso de Navalni no es un incidente aislado, sino que confirma un patrón negativo de disminución del espacio para la oposición, la sociedad civil y las voces independientes en la Federación Rusa”, dijo la UE, cuyos ministros de Exteriores abordarán la situación en su reunión de este lunes.

Por su parte, en un mensaje en Twitter el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, pidió a las autoridades rusas dar a Navalni “inmediatamente la asistencia médica que necesita y permitir que sea tratado por un doctor en el que confíe” por “respeto a los derechos humanos”.

NAVALNI TRASLADADO A UN HOSPITAL PARA RECLUSOS, SEGÚN MOSCÚ

Navalni, en huelga de hambre en prisión desde el 31 de marzo pasado, ha sido trasladado a un hospital para reclusos en una cárcel cercana, informó este lunes el Servicio Federal Penitenciario de Rusia (FSIN, en sus siglas en ruso).

“Se ha tomado la decisión de trasladar a A. Navalni al hospital regional para condenados, que se encuentra en el penal IK-3”, señaló en un comunicado del departamento del FSIN para la región de Vladímir, donde cumple condena en la prisión IK-2.

Según el FSIN, Navalni es examinado diariamente por un médico y su estado de salud “se valora como satisfactorio”.

“Con el acuerdo del paciente se le ha prescrito un tratamiento con vitaminas”, añadió la autoridad penitenciaria.

Según dijeron los colaboradores de Navalni el fin de semana, la vida del opositor “pende de un hilo”, porque tiene graves problemas de salud y no puede ver a su médico de confianza.

La esposa de Navalni, Yulia Naválnaya, le visitó la semana pasada en la cárcel y alertó de que había perdido mucho peso y hablaba con dificultad.

“Pesa 76 kilos, cuando mide 1,90. Después de mi cita con Alexéi estoy aún más preocupada por él”, señaló Naválnaya

“Nunca había visto un rostro tan escuálido, pero no tiene intención de rendirse”, dijo.

El opositor, de 44 años, ha perdido 16 kilos desde que ingresó en prisión, el pasado febrero, y 9 desde que comenzó su huelga de hambre en protesta por la negativa de los servicios penitenciarios a ser examinado por un médico de confianza.

El pasado día 16, en un mensaje publicado en Instagram, Navalni, que sufre además una doble hernia y una protusión discal, escribió que la autoridades del penal IK-2M, han reconocido el grave deterioro de su salud y amenazan con alimentarle de manera forzosa.

Según el médico Yaroslvav Yashijmin, que atendió anteriormente a Navalni, los exámenes de sangre que se le practicaron al opositor el pasado día 15 mostraban “niveles de potasio catastróficamente elevados”.

“Un paciente con esos niveles de potasio debe hallarse en observación en una unidad de cuidados intensivos”, dijo Yajishmin al portal independiente Meduza.

Este domingo, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, advirtió a Rusia de que habrá consecuencias si Nalvani muere, a raíz de las denuncias de que su salud se está deteriorando en prisión.

Sullivan dijo que el Gobierno estadounidense ha trasmitido a Moscú que “lo que pase al señor Navalni mientras esté bajo su custodia es su responsabilidad y tendrán que rendir cuentas ante la comunidad internacional”.

Editado por Virginia Hebrero