Las nuevas sanciones de la UE a Rusia tendrán un impacto de al menos 20.000 millones

Las nuevas sanciones de la UE a Rusia tendrán un impacto de al menos 20.000 millones

Un hombre camina por una calle delante de un retrato del presidente ruso Vladimir Putin en la ventana de un edificio en Moscú. EFE/EPA/YURI KOCHETKOV /Archivo

Bruselas (EuroEFE).- El quinto paquete de sanciones contra Rusia adoptado por la Unión Europea tendrá un impacto de al menos 20.000 millones de euros en el comercio bilateral debido al embargo al carbón ruso, el veto a las importaciones de productos como el vodka o el caviar y la prohibición de exportar alta tecnología hacia Moscú.

La nueva ronda de represalias contra el Kremlin fue aprobada formalmente por los 27 Estados miembros esta viernes después de que el jueves diesen luz verde sus embajadores ante la UE, tras lo cual serán publicadas en el boletín oficial de la Unión y podrán entrar en vigor.

En primer lugar, el paquete incluye el primer golpe al sector energético ruso a través de la prohibición de las importaciones de carbón y otros combustibles fósiles rusos a partir de agosto, una medida que tendrá un impacto de 8.000 millones de euros y supone un cuarto de las exportaciones globales de carbón por parte de Rusia, según cálculos de la Comisión Europea.

El bloque comunitario ha comprado durante los últimos diez años una media anual de 4.400 millones de euros en carbón ruso, aunque en 2021 la cifra aumentó hasta los 5.420 millones, según los datos de la oficina europea de estadística, Eurostat.

No obstante, aunque se están estudiando futuras sanciones al petróleo y al gas procedentes de Rusia, el quinto paquete excluye estos dos combustibles fósiles, que son los que aglutinan la mayor parte de los ingresos de Moscú por sus exportaciones energéticas a los Estados miembros, que ascendieron a 99.000 millones de euros el año pasado.

También en el capítulo comercial, la UE prohibirá importaciones por un valor total de 5.500 millones de euros de productos rusos, incluidos el cemento, productos de goma, madera, licores, bebidas espirituosas como el vodka, comida de alta gama, incluyendo el caviar.

Al mismo tiempo, los Veintisiete amplían el veto a sus exportaciones hacia Moscú en áreas «dónde Rusia es vulnerable debido a su gran dependencia de los suministros de la UE», sobre todo alta tecnología, con el fin de «seguir degradando la base tecnológica y la capacidad industrial rusas».

Esto privará de 10.000 millones en ingresos a los socios comunitarios, que no podrán venderle semiconductroes avanzados, computadoras cuánticas, maquinaria «sensible» o químicos, así como catalizadores especiales que se utilizan en las refinerías.

COMBUSTIBLE PARA AVIONES

También queda prohibida la exportación de combustible para aviones y los aditivos para el mismo, que Rusia podría utilizar para su ejército. El impacto total podría alcanzar los 23.500 millones de euros, según los cálculos de Bruselas, sobre un comercio bilateral que el año pasado movió 257.500 millones.

A las medidas comerciales se unen además otra tanda de sanciones financieras y restricciones al transporte, así como contra otros 217 políticos, responsables de propaganda, empresarios y oligarcas rusos, entre ellos los 179 miembros de los autodenominados «gobiernos» y «parlamentos» de las regiones de Donetsk y Lugansk.

En el ámbito financiero se congelarán los activos de cuatro bancos rusos que ya habían sido excluidos del sistema internacional para transacciones SWIFT, lo que dejará completamente aislados de los mercados internacionales a estas entidades, que representan el 23 % del sector ruso, según la Comsión.

Asimismo se prohíbe prestar servicios de criptoactivos de alto valor a Rusia para «cerrar potenciales lagunas» en la aplicación de las sanciones, así como dar asesoría financiera a rusos ricos.

Por otro lado, se cierran los puertos europeos para los barcos con bandera rusa y se prohíbe el transporte por carretera en la UE para los operadores rusos y bielorrusos, con exenciones en ambos casos para medicinas, alimentos, energía o ayuda humanitaria.

Además, se veta la participación de entidades rusas en licitaciones públicas en la UE y se cortarán la financiación hacia el país de todos los programas comunitarios, como el de ciencia Horizonte o Erasmus +.

RUSIA DICE QUE REORIENTARÁ SUS EXPORTACIONES

En respuesta a las sanciones, Rusia declaró este viernes que reorientará sus ventas de carbón a otros mercados.

«Los flujos de carbón, a medida que renuncien a él en Europa», serán «reorientados a mercados alternativos», dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en una rueda de prensa telefónica diaria.

Destacó que, «como antes, el carbón sigue siendo una mercancía muy demandada», en alusión a que Rusia no espera tener mayores dificultades para hallar nuevos mercados o ampliar los existentes fuera del continente.

Este jueves el viceprimer ministro ruso, Alexandr Novak, indicó que las exportaciones pueden redirigirse a la región Asia-Pacífico y advirtió de que hay países europeos que tienen una importante dependencia del carbón ruso y a los que les será difícil renunciar a los suministros rusos.

Rusia es el principal proveedor de energía de la Unión Europea, que le compra un 46,7 % del carbón que utiliza, un 40 % del gas natural y un 27 % del petróleo.

Editado por M.Moya