Rusia moviliza tropas para la ofensiva final en el Donbás entre los recelos de la OTAN

Rusia moviliza tropas para ofensiva final en el Donbás entre los recelos de la OTAN

Un militar ruso vigila en el pueblo de Trokhizbenka, región de Lugansk, Ucrania, el 27 de marzo de 2022. EFE/EPA/SERGEI ILNITSKY

Moscú (EuroEFE).- Rusia está movilizando al grueso de sus tropas para la ofensiva final en el Donbás, mientras tanto Ucrania como la OTAN aún recelan de la anunciada reagrupación del Ejército ruso, especialmente en el norte y en torno a la capital, Kiev.

El objetivo del enemigo ruso sería hacerse con «el control total del territorio de las regiones de Donetsk y Lugansk», donde las milicias separatistas combaten hombro con hombro con las fuerzas rusas, según el Estado Mayor General del Ejército ucraniano.

Rusia asegura haber bloqueado las principales líneas de comunicación y abastecimiento ucranianos, lo que impediría la llegada de refuerzos a la primera línea de combate en el Donbás.

Además, pese a la reducción de la actividad militar rusa en torno a la capital y Chernígov, la constante presión rusa sobre ambas ciudades norteñas ataría de pies y manos a Kiev, que no podría socorrer a las unidades ucranianas en Donetsk y Lugansk.

AVANCE IMPARABLE EN EL DONBÁS

Según el Estado Mayor ucraniano, las maniobras de los últimos días del enemigo tendrían como objetivo la formación «de una agrupación de las Fuerzas Armadas de Rusia para lanzar una ofensiva» final en el Donbás.

El Ejército ruso se centró en las últimas horas en machacar con misiles de crucero de alta precisión lanzados por su aviación los depósitos que suministran combustible a las fuerzas ucranianas desplegadas en el Donbás, incluidos los de la región vecina de Dnipró.

Además, avanzaron otros seis kilómetros tras cruzar el río Kashlagach, que se encuentra en dirección a la región de Zaporiyia, bajo control ruso desde hace semanas.

El objetivo de dicho avance es enlazar con las fuerzas rusas emplazadas en Zaporiyia, para después girar al norte, donde se encuentra Kramatorsk, el principal bastión militar ucraniano de la zona desde 2014.

Según los separatistas, sus milicias controlan más del 90 % de Lugansk y cerca de dos tercios de Donetsk.

REPLIEGUE RUSO HACIA BIELORRUSIA

En el marco de la reagrupación anunciada por Moscú, el Estado Mayor ucraniano informó de que tropas rusas se habrían retirado hacia Bielorrusia, y después abandonado en tren ese país con destino a Rusia.

Además, según informó la corporación nuclear ucraniana Energoatom, las tropas rusas que se hicieron en los primeros días de la guerra con el control de la zona de exclusión de la antigua planta nuclear de Chernóbil, la han abandonado, con la excepción de un pequeño contingente.

Fuentes independientes también detectaron un convoy ruso con casi un centenar de vehículos, incluidas lanzaderas múltiples de misiles Grad, que abandonaba la zona de Chernóbil en dirección a Bielorrusia.

Según Vadim Denisenko, asesor del ministro del Interior ucraniano, un gran número de soldados rusos recibieron radiación al cavar trincheras en la zona conocida como Bosque Rojo.

Las autoridades también confirmaron el repliegue ruso en algunos sectores de la región de Kiev, donde fue liberada la localidad de Vyshgorod, pero aún no Bucha y Hostomel, escenarios de algunos de los más cruentos combates de la contienda.

«Si ellos quieren lograr algún éxito en el este, deben retirar fuerzas de algún sitio. Pero no pueden reubicar todas sus fuerzas y abandonar las regiones de Kiev y Chernígov, ya que entonces nosotros comenzaríamos a enviar a nuestras fuerzas al este. Deben mantener parte de ellas para retener nuestras fuerzas en la defensa de Kiev», reconoció Oleksiy Arestóvych, asesor presidencial.

RECELOS DE LA OTAN

Con todo, la OTAN no baja la guardia. Su secretario general, Jens Stoltenberg, afirmó este jueves que Rusia no está retirando sus tropas, sino que las está «reposicionando».

«Rusia ha mentido repetidamente sobre sus intenciones, así que solo podemos juzgar a Rusia por sus acciones, no por sus palabras. Según nuestra inteligencia, las unidades rusas no se están retirando, sino reposicionándose», declaró en una rueda de prensa.

Stoltenberg admitió que Moscú «está intentando reagrupar, reabastecer y reforzar su ofensiva en la región del Donbás».

«Al mismo tiempo, Rusia mantiene presión sobre Kiev y otras ciudades, así que podemos esperar acciones ofensivas adicionales que generarán incluso más sufrimiento. Rusia debe terminar esta guerra sin sentido, retirar todas sus tropas e implicarse en conversaciones de buena fe», aseveró.

El dirigente de la OTAN prometió nuevos suministros de armamento a Kiev, mientras el ministro británico de Defensa, Ben Wallace, habló de un acuerdo con otros países para proporcionar armas letales al Ejército ucraniano.

ESFUERZOS HUMANITARIOS EN MARIÚPOL

Mientras, continúan los esfuerzos humanitarios para evacuar la sitiada ciudad de Mariúpol, en el mar de Azov, donde aún habría unas 160.000 personas.

El Comité Internacional de la Cruz Roja anunció este jueves preparativos para abrir el 1 de abril un corredor humanitario entre Mariúpol y Zaporiyia, aunque con la condición de que ambos bandos consensúen la ruta y la duración del alto el fuego correspondiente.

«Es muy importante que la operación se lleve a buen término. De ello depende la vida de decenas de miles de personas en Mariúpol», señala el comunicado.

Mientras, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, estimó en más del 90 % la destrucción de edificios la magnitud en la urbe, de casi medio millón de habitantes.

«A día de hoy, Mariúpol es el lugar más infernal de Europa», dijo y criticó a Occidente por la falta de decisión para detener la guerra.

El líder separatista prorruso Denis Pushilin ordenó crear una nueva administración municipal en Mariúpol en el marco de la república popular de Donetsk, cuya independencia fue reconocida por el Kremlin tres días antes del inicio de la campaña militar rusa en Ucrania.

Editado por Sandra Municio

La guerra de Ucrania explicada en 5 infografías

Madrid (EuroEFE).- La guerra en Ucrania comenzó poco después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, anunciara el inicio de una operación militar a gran escala en el este de Ucrania, según dijo, para defender a la población de "abusos" …