El SEAE apuesta por minimizar el impacto de «contrasanciones» rusas y la OTAN y EE. UU. llaman a la diplomacia

El Servicio Europeo de Acción Exterior apuesta por minimizar el posible impacto de contrasanciones rusas

Un militar ucraniano asiste a un puesto en la línea del frente cerca del pueblo de Avdiivka, cerca de Donetsk, controlada por los militantes prorrusos, el 25 de enero de 2022. FE/EPA/STANISLAV KOZLIUK

Redacción Internacional (EuroEFE).- El secretario general del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), Stefano Sannino, apostó este miércoles por “minimizar el posible impacto de contrasanciones rusas”, en un contexto de tensión elevada por la concentración de tropas rusas en la frontera con Ucrania.

La seguridad en Ucrania es nuestra seguridad. Esto debe estar claro. No estamos hablando solo de algo que está muy lejos de nosotros. Estamos hablando de nosotros, porque hoy es Ucrania, mañana podría ser otra cosa”, declaró el funcionario durante una comparecencia en el Parlamento Europeo.

Consideró “muy importante no minimizar la importancia de lo que está pasando en Ucrania”.

Lo que tenemos que minimizar es el posible impacto de contrasanciones, y en eso es en lo que estamos trabajando, incluido el impacto para nuestras sociedades”, expuso el secretario general del organismo encargado de la diplomacia comunitaria y que dirige el alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell.

Sannino aseguró que la coordinación y cooperación transatlántica entre Estados Unidos y la Unión Europea “es más importante que nunca”, y agregó que hay “una coordinación muy intensa y regular” con Washington “a todos los niveles”.

En ese sentido, mencionó la visita de una delegación del Congreso estadounidense que este miércoles estuvo en Bruselas o la intervención el lunes por videoconferencia del secretario de Estado, Antony Blinken, en la reunión de ministros de Exteriores de los Veintisiete.

Afirmó que la UE y Estados Unidos afrontan “desafíos de seguridad comunes y las mismas amenazas” y que no hay «espacio para la división entre los dos lados del Atlántico».

“Es importante que nuestros socios, nuestros competidores, aquellos que desafían nuestro sistema, oigan este mensaje de que seguiremos trabajando para dar resultados e insistir en la importancia de estos vínculos transatlánticos”, dijo.

Sobre la nueva declaración de cooperación entre la OTAN y la UE, indicó que se espera finalizarla “en las próximas semanas”.

“La nueva declaración conjunta enviará una señal política muy fuerte del compromiso político de las dos organizaciones para trabajar juntas, lo que reconfirma la relevancia, fuerza y solidez de este vínculo transatlántico”, expuso. Agregó que una Unión Europea “más fuerte y más capaz es claramente un mejor socio para Estados Unidos y la OTAN”.

Igualmente, evidenció que las iniciativas comunitarias en el ámbito de la defensa «no deben debilitar el vínculo con la OTAN».

«Cuando hablamos de la seguridad transatlántica, la OTAN es lo primero», aseveró.

A finales del año pasado, el alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, y el secretario de Estado estaodunidense, Antony Blinken, acordaron lanzar un diálogo sobre seguridad y defensa, y este miércoles Sannino afirmó que se pondrá en marcha “en los primeros meses” de 2022.

MICHEL EXIGE LA PARTICIPACIÓN DE LA UE EN LA SOLUCIÓN A LA CRISIS

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, exigió también este miércoles en Viena un papel activo de la UE en la solución de la crisis en Ucrania y reiteró que habrá «consecuencias severas» en caso de un ataque ruso contra el país vecino. Según destacó Michel, la UE apuesta por más diplomacia, en diferentes formatos.

«La Unión Europea también debe desempeñar un papel en eso», dijo el jefe del Consejo Europeo en una rueda de prensa junto al canciller federal austríaco, Karl Nehammer.

 

En caso de que no se pueda llegar a una solución diplomática, la UE debe actuar de forma unida, destacó el presidente del Consejo Europeo, quien coordina las posiciones de los gobiernos comunitarios.

«Las consecuencias serían enormes en caso de que al final se produzca una escalada militar», advirtió Michel. En ese caso, agregó, deberá haber «sanciones graves» contra Rusia.

EEUU Y LA OTAN YA HAN RESPONDIDO A RUSIA

En medio de la escalada de tensiones, Estados Unidos y la OTAN respondieron formalmente este miércoles a las garantías de seguridad exigidas por Rusia, tendiendo la mano de la de diplomacia pero insistiendo en que habrá «graves consecuencias» para Moscú si opta por una nueva invasión.

El documento, según dijo el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, en rueda de prensa en Washington, «incluye las preocupaciones de EEUU» y sus socios «sobre las acciones de Rusia que socavan la seguridad» así como «una evaluación de principios y pragmática de las preocupaciones expresadas por Rusia».

Ahora «la pelota ahora está en el campo ruso», remarcó Blinken, al señalar que Moscú debe decidir si escoge el camino de la democracia o la confrontación. Si bien no quiso detallar el contenido de la carta para dar espacio a «conversaciones confidenciales», reiteró el rechazo de Washington a negar la adhesión de Kiev a la OTAN, algo solicitado por Moscú.

«La puerta de la OTAN está abierta, sigue abierta, y ese es nuestro compromiso», afirmó el jefe de la diplomacia estadounidense. No obstante, se mostró dispuesto a trabajar junto a Moscú en una propuesta de «transparencia recíproca» sobre los movimientos militares y acordar el control armamentístico en la zona.

Poco después de las declaraciones de Blinken, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, indicaba que había respondido también a Rusia «en paralelo a Estados Unidos».

«Si bien esperamos y trabajamos para una solución buena, la desescalada, también nos preparamos para lo peor», señaló Stoltenberg en conferencia de prensa. Por ello, advirtió que junto con los esfuerzos «en la vía del diálogo», la OTAN también «ha incrementado la presencia, incluidas las regiones del mar Negro y Báltico, con más barcos y aviones».

Con ese aumento, remarcó, se busca supervisar el desarrollo de los acontecimientos en torno a Ucrania así como proporcionar «tranquilidad» a los aliados.

EL FORMATO NORMANDÍA INSISTE EN EL ALTO AL FUEGO EN DONBÁS

Paralelamente, los asesores políticos de los líderes del Formato de Normandía, Rusia, Ucrania, Francia y Alemania, se reunieron este miércoles en París durante ocho horas, un encuentro que concluyó en la necesidad de que se cumpla «sin condiciones» el alto el fuego en el Donbás, según dijo el vicejefe de la Administración Presidencial rusa, Dmitri Kozak, quien anunció una nueva reunión en Berlín dentro de dos semanas en la que espera algunos avances sobre el diálogo de paz para el este de Ucrania.

«Tuvimos una conversación difícil, pero quizás fue la primera tan franca para evaluar todos los problemas relacionados con la implementación de los Acuerdos de Minsk» para la paz en el Donbás y la resolución del conflicto en el este de Ucrania, donde se enfrentan desde 2014 el Ejército ucraniano y los separatistas prorrusos apoyados por Moscú, señaló en una rueda de prensa posterior al encuentro.

«Acordamos que, con independencia de las discrepancias sobre los Acuerdos de Minsk entre Ucrania y los representantes de ciertas regiones de Donetsk y Lugansk el alto el fuego debe cumplirse incondicionalmente y que el acuerdo firmado el 22 de julio de 2020 debe aplicarse tanto en la letra como en el espíritu», dijo.

El presidente ruso, Vladímir Putin (dcha), conversa con el vicejefe de la Administración Presidencial rusa, Dmitri Kozak, en una imagen de archivo. EFE/Mikhail Klimentyev / Sputnik

El presidente ruso, Vladímir Putin (dcha), conversa con el vicejefe de la Administración Presidencial rusa, Dmitri Kozak, en una imagen de archivo. EFE/Mikhail Klimentyev / Sputnik

De acuerdo con Kozak, las partes declararon abiertamente que «hay muchas diferencias tanto sobre los Acuerdos de Minsk como en el Formato de Normandía», pero indicaron su deseo de trabajar en la eliminación de esos problemas.

Por su parte, Andriy Yermak, jefe de la Oficina de Zelenski, se mostró optimista tras el encuentro y dijo que la reunión «reanimó el Formato de Normandía» y que es «una señal muy positiva».

Yermak coincidió en que el principal logro fue «el apoyo por parte de todos los participantes del permanente cumplimiento del alto el fuego» en el Donbás.

«El trabajo continuará, Ucrania siempre está abierta para negociaciones y reuniones», dijo al tiempo de agregar que durante el encuentro de este miércoles no se abordó la escalada de tensión en la frontera entre Rusia y Ucrania, si bien subrayó que tuvo lugar en tiempos difíciles, cuando «unos 100.000 militares rusos se concentran cerca de la frontera ucraniana».

«Eso es verdaderamente una amenaza hoy, pero nuestra discusión versó en torno a la guerra en el Donbás y los acuerdos de Minsk, en torno a lo que se aborda en el marco del Formato de Normandía», explicó.

Editado por María Moya