La UE desconecta a siete bancos rusos de SWIFT y suspende las emisiones de RT y Sputnik

La UE desconecta a siete bancos rusos de SWIFT y suspende las emisiones de RT y Sputnik

El alto representante de la Unión Europea para los Asuntos Exteriores, Josep Borrell, en una fotografía de ayer. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ

Bruselas (EuroEFE).- La Unión Europea (UE) formalizó este miércoles la desconexión de siete bancos rusos del sistema de mensajería financiera SWIFT y suspendió las actividades de radiodifusión de los medios pro-Kremlin Sputnik y Russia Today (RT), sanciones impuestas como consecuencia de la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

Por una parte, este miércoles, la UE publicó la norma que expulsa a los siete bancos rusos de SWIFT, pero la lista no incluye a Sberbank, la mayor entidad del país, ni a Gazprombank, porque procesan gran parte de las operaciones energéticas con el bloque.

En concreto, la lista de entidades que serán expulsadas del sistema son Bank Otkritie, Novikombank, Promsvyazbank, Bank Rossiya, Sovcombank, Vnesheconombank (VEB) y VTB, esta última la segunda mayor del sistema financiero ruso, según consta en el Diario Oficial de la UE.

La desconexión -pactada con las potencias del G7 este fin de semana- será efectiva dentro de diez días y se aplicará también a cualquier persona, entidad y organismo establecido en Rusia y cuyos derechos de propiedad pertenezcan directa o indirectamente en más del 50 % a una entidad de las afectadas, precisa el Consejo de la UE en un comunicado.

Además, la UE prohíbe también en este paquete de sanciones invertir en futuros proyectos cofinanciados por el Fondo Ruso de Inversiones Directas, así como vender, suministrar, transferir o exportar billetes denominados en euros a Rusia, incluidos el Gobierno y el Banco Central de Rusia.

Con respecto a la medida estrella, reclamada desde el inicio del conflicto por el Gobierno ucraniano, el bloque comunitario decidió finalmente dejar fuera de los sancionados con su desconexión de SWIFT al principal banco ruso, Sberbank, y a Gazprombank, para no dificultar las operaciones de compra de gas y petróleo por parte de los países europeos.

Según explican fuentes comunitarias, estas dos entidades procesan la gran mayoría de los pagos energéticos con la UE, por lo que su inclusión en la lista habría perjudicado a los Estados miembros y a las compañías europeas.

«Nos hubiera gustado desconectar transacciones específicas, pero SWIFT no funciona así. No se pueden discriminar los distintos tipos de transacciones, por lo que tuvimos que dejarlos fuera de la lista«, justifican las mismas fuentes, que destacan que un 25 % del sistema financiero ruso está afectado por la desconexión de SWIFT y eso sin contar VEB, que es un banco de desarrollo.

SWIFT, con sede en Bélgica, es una plataforma que conecta a unas 11.000 instituciones financieras de todo el mundo y funciona como sistema de mensajería para informar de transacciones financieras, con lo que se ha convertido en un pilar fundamental del sistema financiero internacional.

 

La posibilidad de sancionar a Rusia desconectándola del SWIFT se puso ya sobre la mesa en 2014 a raíz de la anexión ilegal de Crimea y entonces Moscú calculó que su PIB caería un 5 % como consecuencia. La advertencia le llevó a crear su propio sistema de mensajería financiera a nivel doméstico, aunque de momento este solo se usa en el 20 % de las transacciones internas.

En este contexto, fuentes comunitarias piden ser «realistas» porque «estar desconectado de SWIFT no significa que no puedan hacer pagos» porque siempre podrán buscar «métodos alternativos», como usar el correo electrónico o el fax, aunque el problema será que las transacciones serán mucho más lentas y caras.

«La gente quiere estar en SWIFT, es un problema no estar en SWIFT», reivindican, para después apuntar que para transacciones millonarias puede ser rentable asumir el coste adicional o esperar más tiempo para realizar las operaciones, pero los costes para pagos más pequeños se volverán «prohibitivos».

En cualquier caso, desde Bruselas se enfatiza que se trata de una primera lista que estará bajo constante «revisión» y que está sujeta a posibles ampliaciones en función de cómo evoluciona el conflicto en Ucrania.

SUSPENSIÓN DE RUSSIA TODAY Y SPUTNIK

Por otra parte, la UE también suspende desde este miércoles las actividades de radiodifusión de los medios pro-Kremlin Sputnik y Russia Today «hasta que se ponga fin a la agresión a Ucrania y hasta que la Federación de Rusia y sus medios asociados dejen de llevar a cabo acciones de desinformación», dijo el Consejo en un comunicado.

La publicación en el Diario Oficial de la UE de estas medidas -que afectarán a cinco entidades legales de RT que transmiten en diferentes canales y lenguas, entre ellas a las emisiones en inglés, francés, español y alemán- supone su entrada en vigor oficial, si bien ahora son los Estados miembros de la UE los que la tienen que aplicar en sus territorios.

«La manipulación sistemática de la información y la desinformación por parte del Kremlin se aplica como una herramienta operativa en su asalto a Ucrania. También es una amenaza significativa y directa para el orden público y la seguridad de la Unión», dijo en un comunicado el alto representante de la Unión Europea para los Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

La prohibición incluirá cualquier medio de transmisión o distribución, como el cable, el satélite, la televisión por IP, los proveedores de servicios de Internet, las plataformas o aplicaciones para compartir vídeos en Internet e implica la suspensión de cualquier licencia, autorización y acuerdo de distribución subyacentes, en relación con el contenido de estos medios de propaganda.

«Sputnik y Russia Today están bajo el control permanente, directo o indirecto, de las autoridades de la Federación Rusa y son esenciales y decisivos para adelantar y apoyar la agresión militar contra Ucrania, y para la desestabilización de sus países vecinos», apuntó el Consejo.

«Queda prohibido a los operadores difundir, permitir, facilitar o contribuir de otro modo a la emisión de cualquier contenido por parte de las personas jurídicas, entidades u organismos enumerados en el anexo, incluso mediante transmisión o distribución por cualesquiera medios tales como cable, satélite, IP-TV, proveedores de servicios de internet, plataformas o aplicaciones de intercambio de vídeos en internet, ya sean nuevas o previamente instaladas», reza el texto publicado en el Diario Oficial de la UE este miércoles.

La decisión también suspende cualquier licencia o autorización de radiodifusión, acuerdo de transmisión y distribución celebrado con las personas jurídicas, entidades u organismos enumerados en el anexo, esto es, RT en inglés, RT del Reino Unido, RT de Alemania, RT de Francia, RT en español y Sputnik.

Igualmente, se advierte de que queda prohibido «participar, consciente y deliberadamente, en actividades cuyo objeto o efecto sea eludir las prohibiciones» de emisión que ha acordado la UE.

La vicepresidenta de la Comisión para Valores y Transparencia, Vera Jourová, y el comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton, mantuvieron en la noche del martes un encuentro con el Grupo de Reguladores Europeos de los Servicios de Comunicación Audiovisual (ERGA), que expresaron un amplio apoyo a una acción coordinada de la UE, dada la «emergencia de la situación» e hicieron hincapié en la importancia de abordar todas las formas de distribución de dichos canales y de acompañarlo de la comunicación adecuada.

«Los reguladores de los medios de comunicación, los operadores de telecomunicaciones, los servicios de streaming, las plataformas en línea… todos deben desempeñar su papel para contrarrestar la propaganda de guerra del Kremlin. No podemos dejar ninguna piedra sin mover en la lucha contra la desinformación y la beligerancia respaldadas por el Estado ruso», instó Breton en el encuentro.

Bruselas considera la restricción a estas emisiones «compatible con los derechos y libertades fundamentales», aunque fuentes comunitarias reconocieron que implica una «restricción» a libertad de información en la medida en que «esa libertad puede ser limitada y ha sido limitada ya en situaciones que son corrientes, por desgracia».

Estas fuentes apuntaron a que en la directiva comunitaria sobre medios audiovisuales hay disposiciones que prevén que los reguladores nacionales verifiquen que las emisiones no inciten a la violencia y el odio, y apuntaron que, sobre esa base, ya hay reguladores nacionales que han tomado medidas contra ciertos medios rusos.

Así, la medida restrictiva se ha tomado en el marco de la agresión rusa a Ucrania, lo que supone, a su juicio, una «excelente justificación para la restricción la libertad de información» en esta ocasión.

MÁS SANCIONES PERSONALES Y ECONÓMICAS A BIELORRUSIA

Mientras, la UE sancionó a otros 22 altos cargos bielorrusos  por su cooperación con Rusia para invadir a Ucrania.

Las sanciones, acordadas previamente por los Veintisiete, entraron en vigor tras ser publicadas hoy en el Diario Oficial de la UE. Las 22 personas que pasan a engrosar la lista negra de sanciones contra Bielorrusia son principalmente altos funcionarios del Ministerio de Defensa de Bielorrusia o miembros de alto rango de las fuerzas armadas de ese país, como varios comandantes y el jefe del Estado Mayor.

Se les congelarán los activos que puedan tener en la UE y se les vetará el acceso a territorio comunitario.

«Bielorrusia está participando en la agresión militar rusa contra Ucrania, dado que está permitiendo a Rusia disparar misiles balísticos desde Bielorrusia hacia Ucrania, permitiendo el transporte de efectivos militares y armas pesadas, tanques y vehículos de transporte militar rusos por Bielorrusia (transporte por carretera y ferrocarril) con destino a Ucrania», argumentó la UE en su decisión.

Además, aseguró que Minsk está «permitiendo a las aeronaves militares rusas sobrevolar el espacio aéreo bielorruso hasta Ucrania, proporcionando puntos de repostaje en territorio bielorruso» a esos aviones que «participan en actividades contra Ucrania”, y “almacenando armas y equipos militares rusos» en territorio bielorruso.

El pasado 24 de febrero, la UE ya sancionó a 20 militares bielorrusos en el mismo contexto.

El acuerdo político sobre esta decisión lo cerraron este mismo miércoles los embajadores de los 27 Estados miembros de la UE, así como el relativo a ampliar las medidas restrictivas contra varios sectores económicos de Bielorrusia.

Se trata de nuevas restricciones al comercio de mercancías utilizadas para la producción o fabricación de productos del tabaco, combustibles minerales, sustancias bituminosas y productos de hidrocarburos gaseosos, productos de cloruro de potasio (potasa), de madera, de cemento, de hierro y acero y productos de caucho.

También se impusieron otras restricciones a las exportaciones de productos y tecnología de doble uso, y a determinados productos y tecnología avanzados que podrían contribuir al desarrollo militar, tecnológico, de defensa y de seguridad de Bielorrusia, junto con restricciones a la prestación de servicios relacionados.

Editado por María Moya