Bruselas espera que primeros pagos de los fondos europeos lleguen a principios de agosto

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. EFE/Fernando Villar/Archivo

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) dijo este jueves que espera hacer los primeros desembolsos de los fondos de recuperación “a principios de agosto”.

“Lo que puedo confirmar es que, efectivamente, los primeros pagos de prefinanciación están previstos para principios de agosto”, aseguró la portavoz del Ejecutivo comunitario Veerle Nuyts durante una rueda de prensa de la institución.

Sin embargo, evitó dar detalles sobre “la situación particular” de los dieciséis países de la Unión Europea que pueden optar ya al primer desembolso, después de que los ministros de Economía y Finanzas hayan aprobado los planes nacionales, entre ellos el de España, que obtendrá un pago inicial de 9.000 millones de euros.

“La Comisión ha hecho todo lo que está en nuestra mano para acelerar este proceso lo máximo posible”, dijo Nuyts.

Bruselas continúa ultimando los detalles para firmar los acuerdos de financiación con los países que ya han obtenido la luz verde, que junto a España son Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Letonia, Luxemburgo, Portugal y Eslovaquia, Croacia, Lituania, Eslovenia y Chipre.

El pasado lunes, el vicepresidente del Ejecutivo comunitario y responsable de Economía, Valdis Dombrovskis, aseguró que los primeros pagos llegarían “en los próximos días o semanas”.

La Comisión Europea espera desembolsar los primeros fondos de recuperación "en semanas o días"

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) dijo este lunes que espera poder entregar “en semanas o días” los primeros fondos de recuperación a los dieciséis países cuyos planes de reconstrucción ya han recibido el visto bueno definitivo de la Unión …

 

España recibirá 9.000 millones de euros del total de 69.500 millones que ha solicitado hasta el momento de aquí a 2026, la cantidad que puede recibir en subvenciones sobre el montante total de 140.000 millones de euros.

Este primer desembolso se recibe de forma automática una vez se obtiene el visto bueno de los ministros y se firman con la Comisión los acuerdos de financiación, mientras que el resto de tramos se entregarán semestralmente, a medida que los países vayan cumpliendo con los objetivos de reformas que han negociado con Bruselas.

España usará las ayudas para implementar programas de movilidad sostenible, rehabilitación de vivienda, modernización de las administraciones públicas o digitalización de pymes, entre otras inversiones, y para acometer reformas como la del mercado laboral, la de pensiones o la fiscal.

En una fase anterior están aún los planes de recuperación de Hungría y Polonia, que la Comisión continúa evaluando, sin que les haya dado su visto bueno.

Nuyts dijo hoy que “el periodo de evaluación” del programa húngaro, que concluyó el 12 de julio, “se ha prolongado” hasta “el final de septiembre”.

Una vez recibe los planes nacionales, la Comisión tiene dos meses de plazo para evaluarlos, pero Budapest aún debe resolver problemas ligados a las recomendaciones que viene haciéndole el Ejecutivo comunitario en materia de Estado de Derecho o licitaciones públicas.

La nueva ley que discrimina al colectivo LGTBIQ tampoco ha ayudado al proceso.

En cuanto a Polonia, el plazo para que Bruselas se pronuncie concluirá el próximo 1 de agosto, después de que Varsovia ya acordase con la Comisión una primera extensión sobre el examen del plan.

No obstante, “es posible que necesitemos más tiempo para finalizar nuestra evaluación”, comentó hoy la portavoz de la Comisión.

Además de Hungría y Polonia, también han solicitado una prórroga Suecia, Malta, Rumanía, Finlandia y Estonia

El visto bueno de la Comisión es imprescindible para que los ministros de Economía y Finanzas de la UE pueda dar la luz verde definitiva al desembolso de los fondos.

Por el momento, Países Bajos y Bulgaria son los únicos dos países de la UE que no han enviado su plan a la Comisión.

Editado por Miriam Burgués