España ha ejecutado el 43 % de sus fondos estructurales, la menor tasa en la UE

La comisaria de Cohesión y Reformas, Elisa Ferreira, durante una reciente entrevista con Efe en Bruselas. EFE/STEPHANIE LECOCQ

Bruselas (EuroEFE).- España había ejecutado hasta el final de 2020 el 43 % de los fondos europeos estructurales y de inversión que tiene adjudicados para el periodo 2014-2020, lo que supone la menor tasa de absorción de la Unión Europea (UE), pese a la mejora respecto al 33 % que había ejecutado hasta finales de 2019.

Sin embargo, el porcentaje de fondos que ya se han atribuido a proyectos concretos -aunque aún no se hayan ejecutado- aumentó del 73 % al 93 % en 2020 y España aún tiene hasta 2023 para gastar la totalidad de su asignación.

Esta asciende a 56.552 millones de euros para el periodo 2014-2020, de los que 39.927 millones salen del presupuesto comunitario y el resto es aportado por España como cofinanciación nacional.

En concreto, España ha gastado ya 24.040 millones de euros (43 % del total) en fondos estructurales y de inversión y asignado 52.461 millones (93 %) a proyectos seleccionados, según datos del portal sobre fondos de cohesión de la Unión Europea.

En la UE, la media de ejecución subió del 41 % en 2019 al 56 % en 2020, con lo que los países han gastado en total 356.396 millones de euros de los 639.776 millones previstos para todo el periodo, que ya se han programado en su totalidad.

Los países más avanzados en la ejecución son Finlandia (82 %), Irlanda (76 %), Austria (75 %), Luxemburgo (74 %) y Suecia (70 %); mientras que los más rezagados, además de España (43 %), son Eslovaquia (45 %), Rumanía (49 %), Croacia (49 %), Bélgica (50 %) y Dinamarca e Italia (51 % ambas).

Las bajas tasas de absorción de fondos europeos en algunos países son una de las preocupaciones de Bruselas respecto a la implementación del fondo de recuperación poscovid, que obligará a los Estados a ejecutar montantes mucho más abultados (unos 70.000 millones solo en subvenciones en el caso de España) en periodos más cortos de lo habitual, desde mediados de 2021 hasta 2026.

Si se consideran solo los fondos desembolsados por la UE, sin tener en cuenta la cofinanciación que aportan los países, España ha ejecutado -pagado a los beneficiarios- hasta el 1 de marzo de 2021 el 50 % de los mismos, es decir, 19.773 millones de los 39.927 millones que tiene asignados.

En este caso es la cuarta tasa más baja de la UE, solo por delante de Eslovaquia (48 %), Malta (48 %) y Croacia (46 %); mientras que Finlandia (84 %), Irlanda (82 %), Austria (78 %) y Luxemburgo (75 %) registran las más altas.

En el conjunto de la UE, hasta el 1 de marzo se habían pagado el 58 % de estos fondos estructurales y de inversión (267.227 millones), lo que supone un fuerte aumento respecto al 40 % que se habían ejecutado a finales de 2019.

Para la comisaria europea de Cohesión y Reformas, Elisa Ferreira, «estos indicadores muestran que estamos en el buen camino en la implementación de la política de cohesión y que para 2023, al final del periodo de programación, habremos aprovechado al máximo los recursos disponibles».

En un comunicado publicado hoy, Ferreira destacó que esta aceleración del gasto en 2020 fue también posible por la flexibilidad que dio la Comisión a los Estados para reasignar fondos para las medidas de emergencia frente a la pandemia.

La comisaria Ferreira dice que los fondos europeos son un tsunami de dinero y responsabilidad

Bruselas (EuroEFE).- España va a ver triplicada su capacidad financiera con su asignación presupuestaria europea en 2021-2027 y con las ayudas históricas del Fondo de Recuperación de la Unión Europea (UE), un «tsunami de dinero y de responsabilidad», según la …

Como resultado, la UE ayudó a los países a comprar 2.400 millones de equipos de protección personal y 4.500 respiradores, a crear 5.000 camas de hospital adicionales y a proporcionar 3,7 millones de test de covid-19, según cálculos de la Comisión.

En una reciente entrevista con Efe, Ferreira destacó que España ha sido «el país que más ha usado esta posibilidad de transferencia en toda Europa» y que, si bien al principio preocupaba su baja ejecución de fondos entre 2014-2020, «en los últimos meses ha crecido mucho».

Editado por Virginia Hebrero