El Gobierno español urge a acelerar la gestión de los fondos europeos

La ministra española de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, interviene durante el tercer foro organizado por EFE y la consultora KPMG del ciclo "Fondos Europeos, las claves para la recuperación". EFE/Ballesteros POOL

Madrid (EuroEFE).- La ministra española de Hacienda, María Jesús Montero, urgió este jueves a acelerar la gestión de los fondos europeos para llegar a los objetivos fijados, según dijo en el foro “El reto de la gestión”, organizado por la Agencia EFE y la consultora KPMG.

En este foro, el tercero sobre los fondos europeos, la ministra insistió en que “España no puede perder la oportunidad de aprovechar este volumen ingente de recursos” de este transmisor y, por ello, se está trabajando en varias líneas, desde el diseño a la gestión.

A España, cuya economía está muy castigada por la pandemia, le corresponden 140.000 millones de euros en los próximos seis años del Fondo de Recuperación de la Unión Europea, de los que casi 70.000 millones de euros se desembolsarán en forma de transferencias a fondo perdido, y el resto en forma de préstamos.

Por una parte, el Gobierno ultima los detalles del plan de inversiones y reformas, que prevé enviar a Bruselas “bastante antes” de la fecha límite del 30 de abril, y para el que cuenta con la colaboración de administraciones públicas, empresas y la sociedad civil, porque “el proyecto es colectivo o no lo es”, dijo Montero.

Además, las regiones ya han remitido la información preliminar con los proyectos que pretenden financiar con cargo a los fondos del FEDER del REACT-EU, que se centrarán en infraestructuras de servicios básicos como Sanidad, Educación y Servicios Sociales (32 %), Gasto Sanitario Covid-19 (30 %), ayudas a pymes (15 %), transición ecológica (11 %) y transformación digital (9 %).

Según lo acordado en el Consejo español de Política Fiscal y Financiera del pasado octubre, los 10.000 millones de euros del programa REACT-EU que se transferirán directamente a las regiones (8.000 millones en 2021 y 2.000 millones en 2022) se distribuirán para su ejecución a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y el Fondo Social Europeo (FSE).

“UN PROYECTO DE PAÍS”

La ministra destacó que el plan de recuperación “es un proyecto de país”, que “no va de asignación territorial”, así que tiene una arquitectura diferente a la acostumbrada en el marco financiero plurianual y también distinta a la del fondo REACT-EU, que sí prevé la asignación directa a las regiones.

Montero aclaró que los fondos para la recuperación requieren primero que se defina a qué se van a destinar los recursos, con la prioridad fijada por Bruselas de que la transición verde se lleve el 40 %; y la digitalización, el 22 %.

No obstante, destacó que en todo el proceso se velará por la cohesión territorial y que será necesaria la capacidad ejecutora de todas las administraciones.

SEGURIDAD Y RAPIDEZ

La titular de Hacienda reconoció que la ejecución del plan resulta “muy difícil” porque tiene que ser “bien hecha, pero rápida”, ya que la parte de transferencias tiene que completarse en los tres años del periodo, “de ahí la importancia de que todas las administraciones estemos bien preparadas”.

En ese sentido, subrayó la capacidad de ejecución de España, pese a su “mala reputación”, como prueba que ya se hayan ejecutado el 50 % de los fondos europeos estructurales y de inversión que tiene asignados para el periodo 2014-2020, cuyo plazo de implementación se extiende hasta 2023.

 

“ILUSIÓN” EN LA SOCIEDAD ESPAÑOLA

Por su parte, el socio responsable de Infraestructuras, Transporte, Gobierno y Sanidad de KPMG, Cándido Pérez Serrano, destacó “la ilusión, las ganas y el interés” de la sociedad española a la hora de proponer proyectos que transformen la economía con el apoyo de los fondos europeos.

Durante el foro Pérez recalcó que la labor ahora pasa por “perfeccionar los proyectos, tenerlos listos, preparar la batería de medidas y planificar cómo se van a ejecutar”.

Aunque “en este momento no tengamos restricciones muy relevantes en materia de déficit y deuda”, esta situación “no va a durar para siempre”, de ahí la necesidad de anticiparse “para poder llegar a tiempo”, recordó.

 

A la hora de hablar del mecanismo de recuperación, el socio responsable de KPMG cree que hay que diferenciar entre dos momentos.

El actual, marcado por la elaboración del plan -que deberá remitirse a la Comisión Europea antes del 30 de abril- en el que el Gobierno fijará las metas y objetivos que prevé conseguir con sus medidas y el calendario para alcanzarlos, y después, su ejecución.

En todo este recorrido hay tres aspectos que resultan fundamentales, en su opinión: “fijar los objetivos a conseguir por el plan, demostrar cómo el conjunto de reformas y proyectos de inversión tienen la eficacia que se está pidiendo de cara a la transformación de nuestras sociedades, y poder explicar cómo se van a gestionar”.

ALIANZAS Y LEALTAD ENTRE INSTITUCIONES

Por otro lado, los consejeros de Hacienda de Extremadura, Pilar Blanco, y de Andalucía, Juan Bravo, así como el teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, abogaron por la alianza y la lealtad institucional entre administraciones en la gestión de los fondos.

Para la consejera extremeña, su región es un destino seguro para las inversiones de futuro, con una Junta comprometida con su desarrollo y con un liderazgo y estabilidad política.

Indicó que sus proyectos están relacionados con el sistema productivo nacional, europeo y regional, fundamentados en contribuir a una administración más ágil, al desarrollo territorial y urbanismo sostenible y al compromiso de transformación de la administración para acompañar estos proyectos de inversión.

Mientras, el consejero andaluz pidió más información al Gobierno sobre los proyectos que la UE está dispuesta a financiar y abogó por la cogobernanza entre las administraciones.

Recordó que la gestión se le ha dado a España y a los españoles “en su conjunto”, a todas las administraciones, de ahí la necesidad de esa cogobernanza, y añadió que todas ven necesaria la simplificación de las trabas administrativas.

Tras pedir que no se haga “politiquería” en la gestión de los fondos, el teniente de alcalde de Barcelona defendió que las entidades locales son unas aliadas del resto de administraciones, especialmente las grandes ciudades, que pueden asumir una parte de esa ejecución, ya que cuentan con esa capacidad y con la proximidad, para adaptar esos fondos al objetivo de la transformación que pretenden y la reactivación de la economía.

Collboni explicó que Barcelona está haciendo unos proyectos que sean exportables, “que se puedan hacer en otras partes” y que aceleren la transformación que el país necesita.

Editado por Miriam Burgués y Virginia Hebrero