España ve en los fondos europeos una oportunidad histórica para el turismo

La ministra española de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, interviene en el Foro VI " El reto de recuperar el turismo" que se celebra en el Instituto Cervantes en el marco del ciclo "Fondos Europeos, las claves para la recuperación", este lunes, en Madrid. EFE/Chema Moya

Madrid (EuroEFE).- La ministra española de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha defendido este lunes que los fondos europeos del programa Next Generation son una oportunidad histórica para transformar el turismo, al tiempo que el sector ha pedido que se configure un verdadero proyecto país en este ámbito.

Dentro del ciclo “Fondos europeos, las claves para la recuperación”, en el sexto foro “El reto de recuperar el turismo”, organizado por la Agencia EFE y la consultora KPMG, la ministra ha desglosado el conjunto de medidas recogidas en el Plan de Recuperación español para reactivar y modernizar el sector tras la pandemia de la covid, en lo que ha definido como “la actuación pública mas ambiciosa de la historia de este país”, dotada con 3.400 millones de euros.

En una mesa redonda posterior, representantes del sector han apelado a que esos fondos sirvan para diseñar un “proyecto país” que permita configurar un modelo nuevo porque el turista es un bien escaso y España puede perder su posición de liderazgo.

Así lo han señalado la vicepresidenta de Iberostar, Gloria Fluxà; el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda, y el socio responsable del sector Turismo de KPMG, Luis Buzzi, en un encuentro moderado por la directora de Economía de la Agencia EFE, Emilia Pérez.

UN PERTE PARA EL TURISMO

Zoreda ha lamentado que no haya un Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) semejante al que se ha diseñado para la automoción, o al menos una visión más nacional coordinada.

La gestión de los fondos, “exiguos pero menos da una piedra”, ha dicho el representante de Exceltur, debe ser “colectiva, a nivel de destino, con colaboración de empresas, administraciones públicas y sociedad civil”, según Gloria Fluxá.

Más allá de extremar las políticas sanitarias y demostrar que España no merece estar en indicadores de riesgo respecto a la pandemia de coronavirus, es preciso definir “qué queremos ser como destino turístico”, algo en lo que el país se ha quedado atrás respecto a otras áreas competidoras, ha explicado Zoreda.

 

UN CAMBIO DE MODELO

Ya no hay sobredemanda, ha recordado Luis Buzzi, ahora el turista es “un bien escaso” y las empresas españolas “no están preparadas para esto”, porque el modelo español estaba orientado al activo y menos orientado al modelo de negocio.

Después de décadas de batir récords de turistas “ahora tenemos que captar a un viajero que no decide tomar un avión de esta o aquella compañía o alojarse en un hotel u otro, sino que elige un destino en función de lo que se va a encontrar”.

Por eso, ha explicado Buzzi, es preciso definir qué modelo turístico queremos para España, ya que “somos y hemos sido excelentes y ahora hay que decidir qué queremos ser”, apostando por factores diferenciales en un mundo digital en el que las pymes españolas “no han alcanzado ese nivel de transformación”, y ahí es donde los fondos europeos “tienen que ayudar a dar ese paso”.

 

DEMANDA SOBREVENIDA

El vicepresidente de Exceltur ha explicado que “llevamos 20 años esperando una transformación del modelo turístico español tratando de pasar a realidades factibles lo que han sido las opiniones de lo bien que lo hacíamos todo”, basado en métricas “que no se corresponden con las apetencias del cliente del siglo XXI”.

El plan de transformación “es difuso y hay que precisar más”, ha añadido, básicamente los destinos maduros de sol y playa, que tienen que afrontar una profunda transformación “integral y transversal”, partiendo de la base de lo que aporta valor al turista, lo que se conoce como “oferta complementaria que es lo que da sentido al viaje”.

España “nunca ha sido dueña de su demanda”, que ha sido producto de grandes fabricantes que han traído masas de turistas, pero no es fruto de las decisiones de sus profesionales ni de sus autoridades, y eso exige “un cambio radical”.

Sobre este punto, Luis Buzzi ha señalado que el modelo turístico tradicional español “no se tenía que preocupar por la demanda, los turistas venían, el sector esperaba que esos turistas llegaran y no era una preocupación esencial”.

VACUNAS Y CERTIFICADO COVID, ALIADOS PARA LA VUELTA DEL TURISMO

Maroto ha destacado que el proceso de vacunación, que alcanza ya a 21 millones de personas con la pauta completa, es el gran aliado para la vuelta del turismo extranjero y la recuperación de las cifras previas a la pandemia (84 millones de entradas de internacionales en 2019).

El avance del proceso de vacunación -que a final del verano alcanzará al 70 % de la población- es la mejor ayuda que el Gobierno puede ofrecer a las empresas del sector turístico, según la ministra.

Ha destacado también la importancia del certificado covid, que permite viajar por la Unión Europea a quienes estén vacunados, hayan pasado la enfermedad o presenten una prueba negativa en coronavirus.

El plan de 3.400 millones de euros contempla, entre otras actuaciones, la inversión en destinos turísticos, tanto los maduros como otros emergentes, la regeneración de los litorales, mejoras en infraestructuras y consolidar la calidad de la oferta de alojamientos.

Además incluye la inversión en productos nuevos, como el turismo cultural y de patrimonio, el de naturaleza, el cultural, gastronómico o el Plan Xacobeo que pretende unir los distintos caminos de Santiago y contribuir a desestacionalizar el turismo y a potenciar la marca España.

Otro de los ejes del plan pasa por la eficiencia energética, para ayudar a los destinos y establecimientos a mejorar sus consumos, subprograma al que se dedican 220 millones de euros.

La inversión en digitalización es otro vector clave para esta transformación y en este punto la ministra ha destacado la red de destinos inteligentes, pionera en España, que es “uno de los pilares de modernización de los destinos”.

Editado por Miriam Burgués