La Comisión ve improbable aprobar este año planes de recuperación húngaro y polaco

Comisión Europea planes recuperación húngaro polaco

El vicepresidente de la Comisión Europea Valdis Dombrovskis. EFE/EPA/OLIVIER HOSLET/Archivo

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europa ve «improbable» adoptar este año los planes de recuperación de Polonia y Hungría, con cuyos Gobiernos sigue debatiendo para asegurar que cumplen los requisitos en materia de independencia judicial, lucha contra la corrupción o auditorías del uso de los fondos europeos.

Así lo explicó el vicepresidente comunitario Valdis Dombrovskis en una rueda de prensa tras la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea, insistiendo en que lo importante es la «sustancia» de los planes de reformas e inversiones que los países tienen que presentar para beneficiarse del fondo de recuperación de 800.000 millones de euros.

 

«La velocidad dependerá de cuán rápido sean capaces de hacer avances en la sustancia», insistió Dombrovskis sobre las discusiones que mantiene el Ejecutivo comunitario con ambos países.

En el caso de Polonia, que aspira a obtener 36.000 millones del fondo, Bruselas quiere asegurar que Varsovia cumple sus recomendaciones en materia de independencia judicial y para instaurar sistemas de control para proteger los intereses financieros de la UE.

«La CE está en contacto con las autoridades polacas para discutir las cuestiones pendientes, que conciernen sobre todo a la reforma del régimen disciplinario polaco para los jueces. El objetivo es concluir la evaluación lo más rápido posible pero asegurando que se cumplen los requisitos», dijo Dombrovskis.

En el caso de Hungría, que solicitó 7.200 millones de euros del fondo, aún es necesario «reformar o clarificar» elementos relativos a la «lucha contra la corrupción, transparencia, calidad y predictibilidad en la elaboración de las normas».

Bruselas quiere además asegurar que se ponen en marcha los necesarios procedimientos de auditoría y control para proteger los interese financieros comunitarios.

Tanto Hungría como Polonia tienen abiertos sendos expedientes por parte de la Comisión Europea por sus problemas con el Estado de Derecho, en el primer caso ligados a la libertad de los medios de comunicación o las ONG y en el segundo sobre todo a la independencia de su sistema judicial.

TODOS MENOS PAÍSES BAJOS

Salvo Países Bajos, todos los países de la UE han enviado ya sus planes de recuperación a la Comisión Europea, que ha dado su visto bueno a 22 y todavía está analizando los citados húngaro y polaco, así como el búlgaro y el sueco.

Los planes aprobados hasta ahora representan 291.000 millones de euros en subvenciones y 154.000 millones de euros en préstamos, de los cuales ya se han entregado unos 54.000 millones a 18 países en anticipos.

Editado por Miriam Burgués