La UE quiere usar los fondos de recuperación para el frente energético

La UE quiere usar los fondos de recuperación para el frente energético

El vicepresidente de la Comisión Valdis Dombrovskis, en una imagen de archivo. EFE/EPA/OLIVIER HOSLET

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea pedirá a los países de la Unión Europea que tengan en cuenta los retos que genera la invasión rusa de Ucrania, en particular en el frente energético, a la hora de usar las ayudas del fondo de recuperación pospandemia, sobre todo los préstamos.

El Ejecutivo comunitario está estudiando cómo el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, dotado con 724.000 millones de euros, podría apoyar los objetivos de su plan para acabar con la dependencia europea de los combustibles rusos, que ha bautizado como RepowerEU y presentará a finales de mes.

«Todavía hay disponibles unos 220.000 millones de euros en préstamos del mecanismo de recuperación y resiliencia con términos financieros muy ventajosos que pueden usarse en reformas e inversiones para responder a los retos que surgen de la agresión rusa, incluyendo en el sector de la energía», recordó el vicepresidente de la Comisión Valdis Dombrovskis en un debate con las comisiones de Asuntos Económicos y Presupuestos de la Eurocámara.

Por ello, la Comisión Europea dará a finales de mayo «directrices detalladas» para que los países que quieran revisar sus planes, que soliciten créditos del fondo o que vean aumentar su asignación en subvenciones puedan plantear medidas en línea con las prioridades de la nueva estrategia energética de Bruselas.

Lo hará a través de sus recomendaciones anuales de política económica y en los informes por país del Semestre Europeo.

Además, el Ejecutivo comunitario está estudiando la posibilidad de ampliar el máximo de préstamos que puede solicitar cada país, fijado ahora en el 6,8 % de su PIB, y adelantar el plazo para pedirlos, que actualmente termina el 31 de agosto de 2023, para hacer un «uso mejor y más rápido» de estos créditos en la nueva situación, dijo Dombrovskis.

Los planes de recuperación nacionales, pese a estar diseñados para hacer frente a las secuelas económicas de la covid-19, ya se centran en buena medida en la eficiencia energética, las renovables o la inversión en las redes eléctricas y dan flexibilidad para responder a algunas necesidades derivadas del conflicto, como la acogida de refugiados, aunque no permiten actuar en otros flancos como la defensa, recordaron los comisarios.

Los préstamos, insistió el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, son «una buena oportunidad» para afrontar problemas ligados, por ejemplo, a la independencia energética, siempre que sea con reformas e inversiones a futuro y no para financiar gasto corriente puesto que el fondo de recuperación no se concibió para ello.

En este sentido, anticipó que recibirán sustanciales solicitudes de créditos, entre otras la de España para obtener unos 70.000 millones de euros.

Preguntado sobre si el fondo de recuperación será suficiente para afrontar la situación económica, Gentiloni dijo que la UE tiene «una montaña de inversión que escalar en los próximos años y deberíamos abordar como afrontarlo sabiendo que el fondo de recuperación Next Generation EU es una herramienta extraordinaria, que no se puede hacer permanente».

Pero instó a los países a seguir centrándose en implementar sus planes, un proceso que, según dijo, marcha bien. De los objetivos que deben cumplirse hasta el tercer trimestre de este año, el 80 % van en buen camino, el 15 % se han completado y solo un 4 % van con retraso, explicó.

Bruselas recibió precisamente el sábado la solicitud de España para obtener un segundo tramo, de 12.000 millones de euros, del fondo de recuperación vinculado a 40 metas de su plan y ahora tiene dos meses para evaluarla.

Editado por M.Moya