Una propuesta de moción de censura a Von der Leyen recaba escaso apoyo en la Eurocámara

Una propuesta de moción de censura a Von der Leyen recaba escaso apoyo en la Eurocámara

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante un discurso ante el pleno de la Eurocámara, en una imagen de archivo. EFE/EPA/JULIEN WARNAND /Archivo

Estrasburgo (Francia) (EuroEFE).- Una propuesta de tres eurodiputados liberales para promover una moción de censura a la Comisión Europea si se llegan a desembolsar fondos de recuperación a Polonia antes de que este país emprenda reformas judiciales no ha logrado recabar un apoyo entre otros grupos políticos, que la consideran de momento poco oportuna.

La carta llegó a las bandejas de entrada de los 705 eurodiputados este lunes para recopilar firmas de cara a lanzar una moción de censura contra la Comisión Europea en el caso de que Bruselas envíe dinero de este fondo a Varsovia antes de que este país cumpla con las sentencias europeas respecto a la independencia de su sistema judicial.

Los liberales Guy Verhofstadt, Sophie In’t Veld y Luis Garicano acusaron a la Comisión de «ser consciente» de que las reformas anunciadas por Polonia «son puramente cosméticas» y advierten que considerarlas «hitos» a cumplir para entregar los fondos «muestra que (la Comisión) no tiene intención de hacer cumplir las sentencias».

«Si la Comisión Von der Leyen ya no cumple su papel de guardiana de los tratados, el Parlamento debería retirarle la confianza», afirman.

Sin embargo, y aunque todos los grupos proeuropeos de la Eurocámara comparten que no se debe entregar «ni un euro» a Polonia antes de verificar que se cumplen todas las condiciones en materia de independencia judicial, una mayoría considera prematura o poco oportuna esta propuesta para forzar la caída del Ejecutivo de Ursula von der Leyen y no la apoyará en este momento.

Es el caso del líder de los populares, Manfred Weber, de la misma familia política que Von der Leyen, que dijo que «no ve necesidad» de promover dicha moción de censura, pero también de la jefa de los socialdemócratas, Iratxe García, que insistió en abordar la cuestión del Estado de derecho en Polonia «desde la responsabilidad».

«Hay que ser menos populista y más responsable», advirtió García, que pidió «trabajo, dedicación y responsabilidad» para reclamar a la Comisión que no proceda a los desembolsos sin garantías sobre las reformas judiciales.

Incluso el líder del grupo liberal, Stéphane Séjourné, recordó que la sugerencia de la moción es una «iniciativa individual» de tres diputados, no una propuesta del grupo liberal en su conjunto, aunque coincidió en que el papel del Parlamento debe ser de «vigilante» de la Comisión y el Consejo, quienes proponen y aprueban respectivamente los desembolsos.

También Philippe Lamberts, desde Los Verdes, instó a tener «un debate sobre lo adecuado de esta moción de censura» antes de dar apoyo a dicha iniciativa a través de firmas y solo uno de los líderes de la Izquierda, Martin Schirdewan, apuntó a que su grupo estaría a favor de dicha moción aunque sin especificar si firmarían la carta ahora o una vez se produzca el desembolso.

Fuentes del equipo de Verhofstadt no dieron detalles sobre cuántos apoyos ha recabado la carta pasadas 24 horas del envío a todos los diputados.

Una potencial moción de censura contra la Comisión Europea debe debatirse y votarse en el pleno de la Eurocámara; sólo hace falta el apoyo del 10 % de los 705 diputados totales para lanzar el debate plenario, pero el voto debe prosperar por una mayoría superior a dos tercios para forzar la caída del Ejecutivo comunitario.

En la historia del Parlamento se han promovido ocho mociones de censura contra la Comisión, pero no ha prosperado ninguna de ellas.

VON DER LEYEN PROMETE CONDICIONAR LOS FONDOS A SU REFORMA JUDICIAL

Por su parte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, justificó este martes la decisión de aprobar el plan de recuperación de Polonia pese a las deficiencias en la independencia judicial de este país y aseguró que la perspectiva del desembolso «ha puesto en marcha» reformas en Varsovia que hace un año no estaban sobre la mesa.

En el pleno de la institución en Estrasburgo, la presidenta del Ejecutivo comunitario explicó ante los eurodiputados la polémica aprobación del plan polaco antes de que el Gobierno ultraconservador de Ley y Justicia cumpla con las condiciones de reforma judicial que tanto Bruselas como la justicia europea le han planteado en los últimos años.

Von der Leyen aseguró que, aunque aún no estén resueltas todas las preocupaciones sobre la independencia judicial polaca, el plan de recuperación ha permitido «tener movimiento en la dirección correcta» y «capacidad de influencia» para llegar a los resultados que busca Bruselas.

«Cuando empezamos nuestras negociaciones con el Gobierno polaco sobre el plan de recuperación en mayo de hace un año, estos compromisos (de reforma) no existían. Nuestras negociaciones pusieron en marcha el movimiento necesario y ahora el Parlamento polaco está debatiendo una ley nueva, los jueces apartados indebidamente tienen una perspectiva de volver a sus puestos», insistió Von der Leyen.

La alemana volvió a recordar que las condiciones adjuntas a que Polonia reciba el primer pago del fondo de recuperación son, precisamente, las vinculadas a las preocupaciones de Bruselas sobre su independencia judicial: abolir la cámara disciplinaria para los jueces y reemplazarla por un tribunal imparcial, reformar el régimen de disciplina a los magistrados y un proceso justo para los jueces que han sido apartado hasta la fecha.

Estos tres compromisos, insistió, «deben cumplirse antes de poder hacer cualquier pago». «Sé que algunos de ustedes son escépticos, pero déjenme asegurarles que (…) el primer pago solo será posible cuando una nueva ley que cumpla con todos los requisitos entre en vigor», dijo la presidenta de la Comisión.

Aunque Polonia tiene la intención de solicitar el primer desembolso en julio y recibirlo en septiembre, fuentes comunitarias dan por hecho que el proceso de evaluación llevará más tiempo y, en todo caso, no sucederá hasta finales de año, siempre que Varsovia cumpla con los hitos.

Además, para desbloquear estos casi 4.500 millones de euros (2.851 millones en ayudas directas y 1.531 millones en préstamos) el plan de recuperación polaco debe recibir antes también el visto bueno del resto de Estados miembros.

«Nuestra estrategia es usar todos los instrumentos de los que disponemos para abordar todos los problemas de Estado de derecho en Polonia», explicó Von der Leyen, que se mostró convencida de que implementar estos hitos, además de permitir el desembolso de los fondos, llevará a «resolver asuntos importantes relacionados con el régimen disciplinario identificado por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea».

«El fondo de recuperación no reemplaza la sentencia, es una red de seguridad para que Polonia la cumpla», añadió la presidenta de la Comisión.

En cualquier caso, insistió Von der Leyen, la luz verde al plan de recuperación polaco «no detiene ninguno de los otros procedimientos» abiertos sobre el Estado de derecho en Polonia, por los que este país está pagando multas millonarias cada día.

Editado por M.Moya y Sandra Municio