Benítez Salas, los “ojos y oídos” de Von der Leyen en Madrid

María Ángeles Benítez Salas, la nueva directora de la representación de la Comisión Europea en Madrid a partir del 1 de abril, posa con motivo de la entrevista concedida a la Agencia Efe. EFE/Zacarías García

Bruselas (EuroEFE).- En poco más de una semana, María Ángeles Benítez Salas cambiará el gris de Bruselas por la luminosidad de los cielos de Madrid, donde será “los ojos y los oídos” de Ursula von der Leyen desde la dirección de la representación de la Comisión Europea en la capital de España, según dijo en una entrevista con EFE.

Esta abogada almeriense y alta funcionaría del Ejecutivo comunitario asumirá sus nuevas responsabilidades el 1 de abril.

“Es una buena manera de volver, aunque yo siempre me digo a mí misma ‘no es volver, es ir’, porque yo – aclara- me fui muy joven” de España, justo al terminar Derecho en la Universidad de Granada para cursar Altos Estudios Europeos en el Colegio de Brujas (Bélgica) y Derecho Europeo en la Universidad Libre de Bruselas.

Benítez Salas será la segunda mujer que ocupa el puesto de máxima representante de la Comisión Europea en Madrid, tras Aránzazu Beristain Ibarrola, y vuelve a España nombrada por la primera mujer a la cabeza de la Comisión Europea, “un símbolo de la evolución de los tiempos”, “de progreso”, “¡que ya era hora!”, exclama.

María Ángeles Benítez Salas, nueva jefa de la Comisión Europea en Madrid

Bruselas (EuroEFE).- La española María Ángeles Benítez Salas asumirá la dirección de la representación de la Comisión Europea en Madrid desde el próximo 1 de abril, sustituyendo así al actual jefe de esta oficina, Francisco Fonseca.

Benítez Salas, actualmente vicedirectora en …

UNA “EMBAJADORA” EN LA CAPITAL DE ESPAÑA

De la exministra de Defensa alemana destaca, además de haber implantado la paridad en el Colegio de comisarios, su “gran capacidad para avanzar en muchos ámbitos que Europa necesita”.

“No le molesta ser disruptiva para ver qué tiene que hacer para avanzar a medio y largo plazo, e ir a por ello y poner los medios para que todo el mundo pueda alcanzarlo, nos hace sentir que estamos todos en el mismo barco”, asegura.

Y en ese barco (el lema de la Comisión Von der Leyen es “Equipo Europa”), a Benítez Salas le toca ahora ser ahora su “embajadora” en Madrid, algo que califica de “todo un reto y un gran objetivo”.

Pero además de pasar el mensaje a Bruselas, con su “sensibilidad española”, de cómo ve la situación en el país, marcada ahora por la pandemia y la crisis como en el resto de Europa, pero además por efervescencia en la política, Benítez Salas espera ser la “cara” de la Unión Europea en España.

Así, con la ayuda de su equipo, “buenísimo”, espera que lograr que “la gente sea capaz de identificar, de valorar, conocer, lo que hace la Unión Europea, la Comisión Europea, por España”.

En este sentido, su reto es “transmitir las informaciones correctas, ayudar a que nos pongan cara, porque lo importante no es solo las cosas que hace la gente sino la gente que hace las cosas”.

La actual vicedirectora en la dirección general de Agricultura y Desarrollo Rural de la Comisión Europea llevará a su nuevo cargo su experiencia en los 35 años de gestión en el Ejecutivo comunitario, donde llegó como becaria en 1983, y su “personalidad”.

No pondrá “el acento en una sola cosa”, porque “todo está ligado y todo es importante”, pero establecerá prioridades: “las vacunas y coordinación europea, y los fondos de recuperación”, señala.

Sobre las vacunas, cuya compra Bruselas centraliza a petición de los Estados miembros, su objetivo es “transmitir la información correcta” de todo lo que la Comisión está haciendo, pese a las competencias muy limitadas que tiene en Sanidad.

Y sobre la recuperación económica, su intención es “tratar de seguir la situación en España, acompañar su evolución”, y aportar su “grano de arena” para que la información circule entre Bruselas y Madrid, y ser un “vínculo de diálogo directo en el terreno”.

EXPERTA EN LA POLÍTICA AGRÍCOLA COMÚN

A Madrid, Benítez Salas llevará su profundo conocimiento de la Política Agrícola Común (PAC), de gran importancia para España, y sus contactos en ambos lados. “Alguna ventaja tenía que tener”, dice con una sonrisa, haber sido la segunda máxima responsable desde 2016 de la Dirección General de Agricultura, donde en otras etapas de su carrera fue directora de varías unidades.

En plena negociación de la PAC que regirá el campo de 2023 a 2027, Bruselas está a favor de excluir de las ayudas a las explotaciones que no respeten los derechos laborales de los temporeros, es lo que se llama “condicionalidad social”, lo que conlleva una gran “complejidad” jurídica y normativa para adaptarla y es en lo que ahora se está “pasando un peine fino”.

Y es esto, como en todo, el papel de la Comisión es el de “desbloqueo, de presentar propuestas, ya que siempre, asegura, “hay soluciones para todo”, incluido el porcentaje de pagos directos que irá a los “ecoesquemas”, diseñados para incentivar prácticas agrícolas y ganaderas sostenibles.

“La gente que trabaja en el campo es la primera interesada en mantener el ciclo natural”, pero no todos los agricultores tienen el mismo nivel de “modernidad” para adaptarse, señala.

También entiende  “perfectamente” los temores del sector ante el acuerdo UE-Mercosur, pendiente de ratificación tras 20 años de negociaciones, pero insiste en que “no es un mal acuerdo para el campo”, aunque algunos sectores necesitarán “apoyo” para afrontar la competencia que venga de Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.

Pero piensa que es un buen acuerdo también para otros sectores y por razones geopolíticas, ya que sería el primer acuerdo transatlántico de la UE.

El acuerdo UE-Mercosur se cerró sin evaluación del impacto de sostenibilidad, según Defensora del Pueblo

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea debería haber completado una evaluación actualizada del impacto sobre la sostenibilidad (EIS, en sus siglas en inglés) antes de cerrar el acuerdo comercial entre la UE y el Mercosur, determinó, tras una investigación, la Defensora …

 

Desde su experiencia como vicedirectora de la Oficina de Consejeros de Política Europea y posteriormente del Centro Europeo de Estrategia Política, el laboratorio de ideas de la Comisión Europea, no concibe que “Europa no esté presente, si no ocupamos nosotros y arraigamos esos vínculos otros lo van a hacer, China y Estados Unidos van a ocupar ese terreno”, advierte.

Benítez Salas se considera una afortunada por haber tenido la “suerte” de haber pasado desde el servicio de la Comisión “más conceptual”, el laboratorio de ideas geopolíticas, hasta “el más terrenal” de AGRI, donde se ha tenido que “pelear por el porcentaje de toneladas de pollo” en un acuerdo comercial.

“He tenido mucha suerte con ese recorrido, verdaderamente, porque al final, si la gran teoría no la reconoces en lo que haces cada día, cada dossier que pasa sobre tu mesa está condenado a convertirse en una gran nebulosa, en algo que no tiene impacto en la vida de nuestra sociedad, de nuestra Europa”.

Ahora, a punto de dar un nuevo giro a su vida, tira de la letra de “un tango muy famoso (fue consejera principal de la Comisión Europea en Buenos Aires y su marido es argentino) que dice: ‘quién dijo que me fui si yo siempre estoy volviendo’.

Editado por Miriam Burgués