De las listas transnacionales a una mayor atención a la salud mental: las propuestas de la CoFoE

De las listas transnacionales a una mayor atención a la salud mental las propuestas de la CoFoE

Una bandera europea en una imagen de archivo. EPA/PATRICK SEEGER /Archivo

Madrid (EuroEFE).- La Conferencia sobre el Futuro de Europa, el mayor proceso deliberativo de las instituciones europeas hasta la fecha y que ha involucrado a 800 ciudadanos de toda la UE, llega a su fin. Y las propuestas, elaboradas y debatidas por los europeos, se presentan ahora ante los representantes políticos, en cuyas manos está materializar las recomendaciones derivadas de este proceso de escucha. 

Agrupadas en nueve temáticas que abordan las prioridades de la legislatura europea, las propuestas suman 49 -que incluyen más de 300 medidas sobre cómo ponerlas en marcha-, y están basadas en las contribuciones de los ciudadanos a través de los paneles y los plenos de la Conferencia (CoFoE), pero también de los eventos celebrados a escala nacional y de las ideas recogidas en la plataforma digital multilingüe.

Algunas de las medidas que se proponen requerirían cambios en los Tratados, mientras otras ahondan en cuestiones que ya se encuentran en el radar de la UE, desde la elaboración de listas transnacionales para concurrir a las elecciones a la Eurocámara hasta profundizar en una Europa más social, pasando por un cambio de nombre de las instituciones para hacer la Unión Europea más comprensible.

EL CAMBIO CLIMÁTICO Y EL MEDIOAMBIENTE

La transición verde es una de las grandes prioridades de esta legislatura -junto con la transformación digital- y las propuestas en esta materia abordan cuestiones como la producción segura, sostenible y eficiente de alimentos, respetando el medioambiente y la biodiversidad, o la reorientación de las subvenciones para reducir el impacto ambiental y las emisiones. 

El documento también recoge una cuestión que ha cobrado relevancia en las últimas semanas -en especial, tras el inicio de la invasión rusa de Ucrania-: «mejorar la seguridad energética y reforzar la independencia energética» de la UE. Los ciudadanos piden una transición justa y una política energética sostenible, y proponen para ello medidas como la reducción de las importaciones de petróleo y gas, apostando por «proyectos de eficiencia energética» y energías renovables. 

Pero, en este contexto, en las conclusiones también se pone de manifiesto la importancia de «sensibilizar» y fomentar la educación y el conocimiento sobre el medioambiente o el uso de la energía para avanzar en esta cuestión. 

LA SALUD

La pandemia de la covid-19 puso sobre la mesa las debilidades de los sistemas sanitarios de los Estados miembros y su vulnerabilidad ante situaciones de tal magnitud.

En consecuencia, una de las propuestas de la CoFoE en materia sanitaria se basa en la necesidad de «reforzar la resiliencia y la calidad de nuestros sistemas de salud», para lo cual se pide más inversión, «en particular en los públicos», o evitar la dependencia de terceros países sobre medicamentos y productos. 

Además, durante los debates, los ciudadanos han puesto el foco en la salud mental, una cuestión que, según el documento de propuestas, requiere alfabetización, prevención y más atención.

El acceso a una atención sanitaria asequible, preventiva y de calidad debe ser universal e igualitario, algo que debe, según las conclusiones, estar reconocido a través de un «derecho a la salud».

UNA ECONOMÍA MÁS FUERTE, JUSTICIA SOCIAL Y EMPLEO

El pilar social de la UE también queda reflejado en las propuestas de ciudadanos y representantes que participan en CoFoE, quienes piden que, en la transición verde y digital, se «empodere» a ciudadanos, sindicatos y empresas.

Esto pasa, según las medidas, por una producción más ecológica o por fomentar la innovación en las empresas «de todos los tamaños», en especial microempresas y pymes. 

Asimismo, el empleo también ocupa su espacio en las conclusiones y medidas de la CoFoE, que proponen mejorar el funcionamiento de los mercados laborales a través de la promoción de condiciones de trabajo más justas, de la igualdad de género, de un empleo que no deje atrás a los jóvenes y a los colectivos vulnerables, y de salarios mínimos legales que garanticen «una calidad de vida digna y similar» en todos los Estados miembros.

En esta línea, también se propone reforzar las competencias de la UE en las políticas sociales para reducir las desigualdades y luchar contra la exclusión y la pobreza, y abordar los desafíos derivados de la transición demográfica, como las bajas tasas de natalidad y el envejecimiento de la población. 

LA UE EN EL MUNDO

En cuanto al rol que la UE desempeña en el mundo, las propuestas de los ciudadanos recogen la ambición de «fortalecer la autonomía de la UE», entre otras, en cuestiones como la producción y el suministro de energía, los semiconductores o las tecnologías digitales.

No obstante, para los ciudadanos involucrados en la elaboración del informe, la UE debe reforzar su dimensión ética y medioambiental en sus relaciones comerciales. 

Asimismo, de las propuestas se deriva una cuestión que ha cobrado una creciente importancia desde el inicio de la guerra en Ucrania, y es la importancia de mejorar la capacidad de la UE para tomar decisiones en política exterior y de seguridad común, y una medida planteada para alcanzar este objetivo pasa por el refuerzo del papel del Alto Representante «para garantizar que la UE hable con una sola voz». 

Y, aunque la promoción de la paz y del diálogo es prioritario para los ciudadanos, según el documento, las conclusiones incluyen la posibilidad de reforzar la seguridad común a través de «fuerzas armadas conjuntas» que se utilizarían con fines de autodefensa. 

Pero la invasión rusa a Ucrania también ha puesto de manifiesto la importancia de que la UE desempeñe tras la guerra un papel de liderazgo en la construcción del orden de seguridad, basándose en su Brújula Estratégica.

VALORES Y ESTADO DE DERECHO

«Defender sistemáticamente el Estado de derecho» es una de las prioridades que han quedado reflejadas de forma taxativa entre las propuestas de la CoFoE, cuyo documento califica de «no negociable» la defensa de los Derechos Fundamentales de la UE para la adhesión al club comunitario.

En esta línea, la desinformación también es una cuestión que los participantes en la CoFoE consideran que las instituciones deben abordar, siempre desde la promoción del pluralismo y la independencia de los medios de comunicación.

Pero también demandan que se armonicen las condiciones de vida en toda la UE y que se invierta en mejorar la calidad socioeconómica de sus ciudadanos a través de la educación, salud, vivienda e infraestructuras. 

TRANSFORMACIÓN DIGITAL

Junto a la transición verde, la transformación digital es la otra de las grandes prioridades de esta legislatura europea, pero esta digitalización no es posible sin un acceso igualitario a internet en general y a los servicios digitales en particular.

Es por ello que entre las propuestas se pide que se invierta en «infraestructuras digitales europeas innovadoras», incluidas las redes 5G y 6G, pero también que se empodere a los ciudadanos en la digitalización y que se promueva la soberanía de las personas en materia de datos, para que nadie se quede atrás en este proceso de transición. 

Además, según recoge el documento de conclusiones, la digitalización debe llegar a otros ámbitos como el empleo, para lo cual se piden medidas que mejoren el mercado único apoyando, entre otras cuestiones, el teletrabajo, ayudando a generar espacios de oficina con acceso a internet fiable y rápido. 

LA DEMOCRACIA, UN PILAR EUROPEO

En cuanto a uno de los valores fundacionales de la UE, la democracia, el leitmotiv de las propuestas pasa por acercar la Unión a los ciudadanos, por conseguir que se involucren más, tanto en su vida cotidiana como durante los períodos electorales, todo ello con los jóvenes como clave y pieza fundamental.

Una de las propuestas que más se ha popularizado es la de modificar la legislación electoral de la UE para crear listas transnacionales, con candidatos de varios Estados miembros, para evitar que las elecciones europeas se lean en clave nacional y fomentar que se hable de las problemáticas que afectan a los ciudadanos de los Estados miembros de forma transversal. 

Además, la forma en la que la UE toma decisiones también se pone en cuestión en estas conclusiones de la CoFoE, donde se pide que se reevalúe el voto por unanimidad, y que los asuntos que se decidan por este sistema se hagan por mayoría cualificada -a excepción de dos supuestos: la admisión de un nuevo Estado miembro y algún cambio en los valores fundacionales-.

Los ciudadanos piden también hacer de la UE una institución «más comprensible y accesible» y, entre otras propuestas, quieren que se estudie la posibilidad de cambiar los nombres de las instituciones europeas para aclarar a los ciudadanos sus funciones, por ejemplo, que el Consejo de la UE pase a denominarse Senado de la UE, y la Comisión Europea pase a ser la Comisión Ejecutiva de la UE. 

MIGRACIÓN

«Reforzar el papel de la UE en la migración legal» es otra de las demandas realizadas en el marco de la CoFoE. 

En el documento de propuestas se pide que se refuerce la protección de las fronteras exteriores de la UE, siempre respetando los derechos humanos, y que se apliquen normas comunes de manera uniforme en todos los países miembros sobre la primera acogida de migrantes.

Otra de las demandas es reforzar el papel de la UE y el sistema europeo de asilo sobre la base de los principios de solidaridad, así como un reparto equitativo de responsabilidades, a través de la revisión del sistema de Dublín y de la mejora de las normas mínimas de acogida de solicitantes.

EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE

Finalmente, una de las demandas recogidas en el documento es la creación de un Espacio Europeo de Educación inclusivo de aquí a 2025 que garantice la igualdad de acceso, poniendo el foco en las zonas rurales y remotas. 

Asimismo, también se pide que haya una firme voluntad para poner en marcha asignaturas sobre procesos democráticos, valores de la UE e historia de Europa, y que se fomenten las competencias digitales en la educación. 

Para los jóvenes, de nuevo ocupando un papel central en la Conferencia, se exigen trabajos que cumplan los estándares de calidad, incluida la remuneración, y que se les garantice un nivel de vida razonable, teniendo en cuenta su acceso a la protección social y a la vivienda. 

Editado por Miriam Burgués

 

Esta nota forma parte de la serie «CoFoE, más cerca de tu región»#TheFutureIsYours, #ElFuturoEsTuyo, un proyecto de la Agencia Efe financiado con el apoyo del Parlamento Europeo. La información es responsabilidad exclusiva de su autor. El Parlamento no es responsable de la utilización que pueda hacerse de ella.