Acuerdo en el Eurogrupo para movilizar medio billón de euros en préstamos

Ell presidente del Eurogrupo, Mario Centeno, en el Ministerio de Finanzas de Portugal en Lisboa, Portugal, el 9 de abril de 2020, mientras graba un mensaje en vídeo a los ministros de finanzas de la UE. EFE / EPA / PATRICIA DE MELO MOREIRA

Bruselas (EuroEFE).- El Eurogrupo llegó este jueves a un acuerdo sobre un paquete de medidas económicas que movilizará medio billón de euros en préstamos para apoyar a Estados, empresas y trabajadores frente a la pandemia, después de que Holanda haya accedido a aligerar las condiciones de acceso al fondo de rescate.

Los ministros de Economía y Finanzas comunitarios han logrado un pacto en su segundo intento, después de que el miércoles por la mañana tuviesen que suspender la reunión tras dieciséis horas por falta de consenso sobre este punto.

El encuentro, que debía haber comenzado a las 17.00 horas, se reanudó a las 21.30 horas para evaluar el borrador de compromiso elaborado tras intensos contactos bilaterales, impulsados por Francia y Alemania, que han servido para desbloquear el enfrentamiento entre Holanda e Italia a cuenta del fondo de rescate.

El texto llegó a la mesa de los Veintisiete con el apoyo de España, Italia, Holanda, Francia y Alemania, así como del presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, y menos de una hora después ha recibido el visto bueno de los Veintisiete.

Según fuentes diplomáticas, el acuerdo ha sido posible después de que Holanda haya retirado su exigencia de que el acceso a la línea de crédito que movilizará el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el fondo de rescate, esté sujeta a que los países beneficiarios cumplan condiciones macroeconómicas, como reformas estructurales, extremo al que se negaban Italia y España.

Madrid ha defendido desde el principio de la negociación que las condiciones de los préstamos debían suavizarse al máximo y en ningún caso podían consistir en las reformas estructurales o programas de privatizaciones que se exigieron con los rescates tradicionales, puesto que ningún Estado es responsable de la crisis desatada por la pandemia.

En las reuniones bilaterales mantenidas antes del encuentro, la vicepresidenta tercera, Nadia Calviño, ha “peleado duro” en este sentido, apuntan fuentes diplomáticas.

La única condición para acceder a los fondos, que se destinen a gastos sanitarios 

El acuerdo final recoge que la única condición para acceder a los fondos será que se destinen a gastos sanitario directos o indirectos y que, una vez efectuados estos, los países retornen a una senda fiscal disponible.

Centeno se mostró convencido de que los países que necesiten acceder a estos créditos serán capaces de identificar gastos ligados a la cura y prevención de la enfermedad por hasta el 2 % de su PIB, que es el tope de financiación que podría proporcionarles el MEDE.

Más allá de las tres medidas a corto plazo, el Eurogrupo acordó trabajar en un “fondo de recuperación” para la fase posterior a la pandemia, pero dejó en manos de los jefes de Estado y de Gobierno las decisiones sobre los aspectos legales, prácticos y de financiación del mismo.

En cuanto a la demanda de una decena de países de que este se financie con la emisión de “coronabonos”, el acuerdo se limita a señalar que algunos Estados miembros quieren que se haga con la emisión de deuda común y que otros creen que hay que encontrar medios alternativos para ello.

Calviño: un buen acuerdo que supone una red de seguridad triple

“Hemos alcanzado un buen acuerdo en el Eurogrupo, con una red de seguridad triple para trabajadores, empresas y estados en la lucha contra el COVID19. Seguiremos trabajando en mecanismos comunes de financiación para la recuperación económica”, dijo Calviño en Twitter tras la reunión.

El paquete de medidas adoptadas consta de tres pilares: una línea de crédito del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el fondo de rescate, con 240.000 millones de euros en préstamos; un fondo del Banco Europeo de Inversiones con hasta 200.000 millones en créditos para empresas y un fondo temporal contra el paro con 100.000 millones para ayudas al empleo.

Holanda e Italia saludan el acuerdo 

“Los bonos europeos se pusieron sobre la mesa, las condiciones del MEDE se quitaron de la mesa. Estamos presentando una ambiciosa respuesta al Consejo Europeo (los jefes de Estado y Gobierno de la UE)”, escribió en Twitter el ministro italiano de Economía, Roberto Gualtieri.

El titular holandés de Finanzas, Wopke Hoekstra, consideró el acuerdo del Eurogrupo “un poderoso y sensato signo de solidaridad europea”, aunque insistió en que su país está y seguirá en contra de los coronabonos.

“Creemos que este concepto no ayudará a Europa y a Holanda en el largo plazo”, apuntó.

La ministra finlandesa de Finanzas, Katri Kulmuni cuyo país rechaza los coronabonos, afirmó en la misma red social que la respuesta “se basa en mecanismos existentes y no incluye la emisión conjunta de deuda”.

“Todos los Estados miembros son responsables de su propia economía”, subrayó.

Francia considera que la UE se muestra “a la altura de la gravedad de la crisis”

El ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, señaló que el pacto del Eurogrupo es “excelente” y dijo que Europa se muestra “a la altura de la gravedad de la crisis”.

El vicepresidente económico de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, indicó que los países “volvieron a abrazar el arte del compromiso para que Europa muestre solidaridad” a los ciudadanos y las empresas ante la pandemia.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, declaró en Twitter que el Eurogrupo pactó “un sólido paquete de instrumentos” para responder a la crisis del coronavirus “con un espíritu de solidaridad”.

“Ahora preparamos el terreno para una fuerte recuperación con el objetivo de relanzar nuestras economías”, agregó.

Por su parte, el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, dijo que las propuestas del Eurogrupo “van en la dirección adecuada”.

“Acertamos al confiar en Europa. En esta batalla para la reconstrucción, el Parlamento Europeo, como siempre, jugará su papel a la hora de defender a los ciudadanos europeos”, comentó.

Costa: Eurogrupo abre espacio a acordar “cuanto antes” respuesta común de UE

El primer ministro portugués, António Costa, dijo hoy que con el acuerdo alcanzado por el Eurogrupo para movilizar medio billón de euros contra el coronavirus se abre espacio para que los líderes de la UE alcancen “cuanto antes” una respuesta común europea a la pandemia.

“Superado el ‘impasse’ en el Eurogrupo, se abre ahora espacio para que el Consejo Europeo se pueda reunir cuanto antes para acordar una respuesta común europea a esta crisis que nos afecta a todos”, señaló en un mensaje publicado en su perfil de Twitter.

Costa había insistido en las últimas semanas en que la respuesta alcanzada hasta ahora por la Unión Europea era “insuficiente” y pidió “solidaridad”, defendiendo medidas como la emisión de deuda conjunta y una suerte de Plan Marshall de inversión.

El primer ministro luso incluso criticó con duras palabras el “repugnante” discurso del ministro de Finanzas holandés, Wopke Hoekstra, que sugirió que se investigase a países como España e Italia por no tener un margen presupuestario suficiente para lidiar con la pandemia.

 

 

La crisis por la pandemia de coronavirus no logra unir al Consejo del BCE

La magnitud de la crisis económica que va a crear la pandemia por el coronavirus no ha sido suficiente para lograr la unidad total en el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) al decidir comprar más deuda, después de que se dispararan las primas de riesgo de Italia, España y Grecia.

Junta Europea de Riesgo Sistémico: el sistema financiero ahora es más fuerte

La Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS) considera que el sistema financiero de la Unión Europea (UE) es más resistente ahora que antes de la crisis financiera, tras la quiebra de Lehman Brothers, porque ha funcionado pese a la fuerte caída de los precios de activos y la fuerte volatilidad por la pandemia.

La junta general, que es el órgano rector de este organismo y preside la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, se reunió el pasado 2 de abril, y dio la bienvenida a las decisiones de algunas autoridades para que los bancos puedan prestar más a la economía real en una situación de crisis por la pandemia de coronavirus.

También destacó la importancia de que las políticas sean coordinadas, que “algunas respuestas a la pandemia de coronavirus se beneficiarían de una solución unificada a nivel global” y que es fundamental la cooperación de instituciones internacionales de estabilidad financiera y supervisión bancaria.

La Junta Europea de Riesgo Sistémico, creada en 2010 por encargo de la Comisión Europea (CE), se encarga de la supervisión de prudencia macroeconómica del sistema financiero de la UE y contribuye a la prevención y mitigación del riesgo sistémico

La CE propone permitir la recapitalización pública de empresas por el COVID19

Y, una nota más económica, para cerra el día: la Comisión Europea (CE) planteó este jueves permitir temporalmente que los países de la Unión Europea recapitalicen con dinero público aquellas empresas gravemente impactadas por la pandemia de COVID-19, siempre que se haga como último recurso y con ciertas condiciones.

El Ejecutivo comunitario ha sometido a consulta con sus miembros esta propuesta, que ampliaría el Marco Temporal de Ayudas de Estado puesto en marcha el mes pasado para facilitar la concesión de ayudas públicas para responder a la pandemia que, en circunstancias normales, no habrían sido permitidas por la legislación comunitaria.

Bruselas prevé adoptar los cambios la semana que viene, tras haber consultado con las capitales.

“Las medidas de emergencia (frente al coronavirus) están poniendo bajo presión a muchas empresas que afrontan una reducción de su capital, con consecuencias negativas en su capacidad para financiar sus actividades. Ampliaremos el Marco Temporal para permitir a los Estados recapitalizar empresas cuando sea necesario y apropiado”, dijo en un comunicado la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager.

La Comisión precisó que, ante la posibilidad de que esta medida distorsione la competencia en el mercado comunitario, deberá usarse como “último recurso” y estar sujeta a “condiciones claras en cuanto a la participación, remuneración y salida del Estado de las empresas en cuestión”.

Los Estados podrían proporcionar apoyo en forma de capital o de instrumentos de capital híbrido.

Bruselas considera que estas recapitalizaciones podrían reducir los riesgos para la economía de la UE en su conjunto y contribuir a que los Estados eviten las adquisiciones hostiles de empresas estratégicas por parte de compradores extranjeros.

Edición: Catalina Guerrero