La CoFoE de empleo y educación aprueba un amplio programa de recomendaciones

La CoFoE de empleo y educación aprueba un amplio programa de recomendaciones

Varios estudiantes en un aula de la Universidad Complutense de Madrid, en una imagen de archivo. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Dublín (EuroFE).- La guerra en Ucrania marcará seguramente un antes y un después en la política de la Unión Europea (UE), inmersa este fin de semana en un novedoso ejercicio de consulta ciudadana lanzado para presentar a los legisladores comunitarios propuestas concretas de reforma, con ideas sobre un salario mínimo o armonización de pensiones.

La tercera y última sesión del primer panel de la Conferencia sobre el Futuro de Europa (CoFoE) concluyó este domingo en Dublín (Irlanda) con la aprobación de 48 de las 51 recomendaciones formuladas por cerca de 200 ciudadanos europeos elegidos al azar.

Los participantes de este grupo llevaban meses analizando asuntos relacionados con la economía, juventud, empleo, educación, justicia social o transformación digital, con especial énfasis en el impacto que ha tenido la pandemia de coronavirus y en sus consecuencias para el futuro.

Además de la crisis sanitaria, la invasión de Rusia en Ucrania también ha marcado este dialogo, más necesario ahora para que los ciudadanos expongan «nuestras debilidades, nuestras capacidades e incapacidades para actuar» en momentos críticos, según destacó el codirector ejecutivo de CoFoE y exprimer ministro belga, Guy Verhofstadt, quien representa al Parlamento de Estrasburgo en este proceso.

«Las recomendaciones se pasarán a las sesiones plenarias (de marzo), que estarán muy influenciadas por lo que está pasando en Ucrania, cuando se hablará de la defensa europea, del principio de unanimidad, etcétera», observó el europarlamentario, siempre crítico con el hecho de que la política exterior de la UE dependa del consenso de todos los Estados miembros, lo que, en su opinión, ralentiza la toma de decisiones ante crisis como la de Ucrania.

Los propios ciudadanos europeos han evidenciado en sus deliberaciones discrepancias sobre ciertos asuntos pero, a la hora de votar, la gran mayoría de las recomendaciones superó el umbral del 70 %, fijado con el objetivo de forzar el consenso en la toma de decisiones.

«La igualdad en algunos casos es imposible y en el caso de las pensiones es difícil de cuantificar. Las diferencias siempre van a existir, diferencias a la hora de trabajar, unos son rentables, otros son inversores», explica a EFE Eduardo Besa, de 75 años y jubilado, el más veterano del grupo de españoles integrados en este panel.

MÁS COMPETENCIAS EN POLÍTICAS SOCIALES

En este contexto, el 85 % de los participantes votó a favor de la recomendación 21, que insta a la UE a que tenga mayores competencias en materia de políticas sociales para «armonizar y establecer normas mínimas y prestaciones de pensiones en todo» el bloque.

«La pensión mínima debe de estar por encima del umbral de pobreza del país», señala este punto, que agrega que la edad de jubilación debería «diferir en función de la categorización de las profesiones», con adelantos para las de «mayor carga física y mental».

«La igualdad económica no puede lograrse porque hay quien se lo gasta. Lo vemos en las comunidades de vecinos, donde hay los que se lo gastan todo y venden después para pagar las deudas y los que han ganado dinero por su forma de ser, es ley de vida. La igualdad en este caso es imposible» sostiene el vitoriano Besa.

Otras cuestiones son más accesibles, intervine María Victoria Ibarra, abogada de 58 años de Madrid, integrada en el subgrupo de trabajo dedicado a la transformación digital segura y ética, un área en el que reconoce que hay «una brecha generacional importante».

Asimismo, le preocupa la proliferación de las noticias falsas, de las que pueden ser víctimas cualquier grupo de edad. Por ello, la recomendación 43, apoyada por el 87 % de votos, pide a Bruselas que promueva la «educación sobre noticias falsas, la desinformación y la seguridad en línea» en las escuelas europeas, con una «organización específica para esta labor».

Ibarra cree que otras propuestas son más «utópicas», como ciertas cuestiones que giran en torno al «salario mínimo en todos los Estados miembros», si bien este panel también aprobó este domingo recomendaciones en esa dirección.

SALARIO MÍNIMO

El primer punto del texto acordado propone la introducción de un «salario mínimo para garantizar una calidad de vida similar» en el conjunto de los Veintisiete, de manera que proporcione un «ingreso mínimo» para lograr un «objetivo esencial»: que la gente que «más necesitada» tenga «más dinero para gastar».

En lo que Ibarra y Besa están de acuerdo es que este proceso ascendente de dialogo puede influir en la dirección que debe tomar la UE en los próximos años.

Las 48 recomendaciones aprobadas este domingo serán enviadas al plenario de la CoFoE del próximo marzo en la ciudad francesa de Estrasburgo, donde las propuestas deberán ser avaladas por la mayoría de los participantes en este ejercicio democrático de la UE.

Al encuentro de Estrasburgo ya no solo asistirán ciudadanos de todos los paneles temáticos, sino también eurodiputados, diputados nacionales, representantes del resto de instituciones de la UE y miembros de organizaciones civiles.

Editado por María Moya

Esta crónica forma parte de la serie «CoFoE, más cerca de tu región»#TheFutureIsYours#ElFuturoEsTuyo, un proyecto de la Agencia Efe financiado con el apoyo del Parlamento Europeo. La información es responsabilidad exclusiva de su autor. El Parlamento no es responsable de la utilización que pueda hacerse de ella.

Guía práctica para no perderse en la Conferencia sobre el Futuro de Europa

Madrid (EuroEFE).- La Conferencia sobre el Futuro de Europa (CoFoE) echó a andar oficialmente el 9 de mayo, con la efeméride del Día de Europa como telón de fondo, y lo hizo en plena coyuntura pandémica con la vocación de convertirse …