El «hasta pronto» a ras de suelo de Giuseppe Conte

Conte

Giuseppe Conte, en una imagen del 4 de febrero de 2021, en Roma. [EFE-EPA]

Roma (EuroEFE).- Giuseppe Conte había acostumbrado a Italia a hablar desde las alturas del poder. Hoy en cambio, diez días después de dimitir como primer ministro, rompió su silencio en plena calle para despedirse del Gobierno, aunque dejando entrever que no dejará la política.

Entre las turbulencias que atraviesa el país, con sus partidos decantándose sobre si apoyar un Gobierno de Mario Draghi, todo el mundo se preguntaba dónde estaba el primer ministro saliente.

Conte, un abogado al que el Movimiento Cinco Estrellas metió en política, había guardado silencio desde su renuncia el 26 de enero y hoy fue el momento de romperlo, quizá atosigado por los rumores.

«Algunos me describen como un obstáculo para la formación de un nuevo Gobierno, evidentemente no me conocen o hablan con mala fe», sostuvo en una breve declaración sin preguntas que prácticamente pilló por sorpresa en las redacciones de la capital.

Mario Draghi acepta el encargo de formar Gobierno en Italia

Roma (EuroEFE).- El expresidente del Banco Central Europeo Mario Draghi aceptó este miércoles el encargo de formar un Gobierno de emergencia en Italia, después de que fracasaran las negociaciones políticas para reeditar el Ejecutivo de Giuseppe Conte.

«Es un momento difícil, …

El lugar desde el que escenificó su regreso no dejaba de tener su interés, por contrastar con sus apariciones institucionales y barrocas a lo largo de todos estos difíciles meses de pandemia.

En esta ocasión el protocolo pomposo de la política italiana quedó reducido a una sencilla mesa colocada a las puertas del romano palacio Chigi, sede de la jefatura del Gobierno, siempre fuera de plano de las cámaras, al no ser el suyo un mensaje institucional.

El primer ministro habló desde este improvisado atril repleto de micrófonos, quizá más serio de la habitual, pero con ese aire solemne, de dandi, que le ha hecho famoso, impecablemente trajeado.

Conte aprovechó para dejar entrever que su intención no es volver a las lecciones en la Universidad como se venía especulando, sino que pretende seguir en política, una plaza en la que ha aprendido a capear a la fuerza.

Para ello se dirigió a los «amigos» del Cinco Estrellas, carentes de un liderazgo desde hace un año: «Os digo que estoy y estaré».

El «abogado del pueblo», como se autoproclamó hace dos años y medio en su debut, habló de «alianza» y futuro a sus leales socios de Gobierno, el Partido Demócrata y Libres e Iguales, de izquierdas.

Y se permitió opinar sobre su sucesor Draghi al abogar por la necesidad de formar un gobierno político y no tecnócrata.

El suyo en definitiva no es un «adiós», una palabra que de hecho no usó en ningún momento. Es más, se despidió hablando en primer persona del plural de la necesidad de «seguir» modernizando el país.

Mientras lo hacía, el jurista podía ver ante sí a una legión de periodistas agolpados como si la distancia de seguridad contra el virus no fuera con ellos, y a espaldas de estos la céntrica Vía del Corso, donde la vida transcurría con normalidad y mascarilla.

A su mano derecha en cambio se alzaba la imponente columna dedicada a Marco Aurelio, el quinto y último de los conocidos como «Emperadores buenos» de Roma. Quién sabe, cualquiera podría pensar en un augurio para este primer ministro caído en batalla.

A pocos metros, en el Palacio de Montecitorio, Draghi empezaba las negociaciones para tomar las riendas.

La antigua coalición en Italia acuerda debatir sobre un programa conjunto

Roma (EuroEFE).- Los partidos que formaban la antigua coalición de Gobierno en Italia, antes de que Matteo Renzi se retirara y provocara una crisis política, se mostraron hoy de acuerdo en dialogar sobre un programa conjunto.

Se trata de un paso …

Editado por F.Heller