González Pons asegura que el partido de Orbán saldrá del PPE si no rectifica

El presidente del Grupo del Partido Popular Europeo, Manfred Weber (d), y el vicepresidente, el eurodiputado español del PP Esteban González Pons. EFE/Juan Herrero/Archivo

Madrid (EuroEFE).- El vicepresidente del Grupo Popular en la Eurocámara, el español Esteban González Pons, anticipó este jueves que Fidesz, el partido del primer ministro húngaro, será expulsado del Partido Popular Europeo (PPE) “si no da un giro de 180 grados”.

En un foro informativo organizado telemáticamente por Nueva Economía Fórum, el eurodiputado señaló las ventajas de expulsar a la formación de Viktor Orbán de cara a la opinión pública, pero también el peligro de fortalecer al sector de la extrema derecha enviándola a compartir grupo con esa familia, en la que ya se encuentra Ley y Justicia, el partido que gobierna en Polonia.

Fidesz lleva casi dos años suspendido como miembro del PPE, pero la pandemia mantiene sin fecha la asamblea política en la que se debatiría una posible expulsión definitiva, ya que tiene que celebrarse una votación en persona y las actuales restricciones sanitarias impiden este tipo de eventos multitudinarios.

Orbán ha propuesto que Fidesz tenga una relación más flexible con el PPE, como fórmula para encauzar la suspensión del grupo húngaro dentro de la familia política conservadora por vulnerar sus valores.

González Pons habló también del veto que Hungría y Polonia mantuvieron al presupuesto plurianual y al plan de recuperación pospandemia de la UE por la vinculación del desembolso de fondos al Estado de derecho.

“Beneficiarse del mercado único conlleva respetar las obligaciones del Estado de derecho y la democracia”, enfatizó en referencia a ese veto inicial de Hungría y Polonia, que finalmente logró superarse.

Asimismo, se mostró satisfecho con el mecanismo de vinculación de los fondos al Estado de derecho y recordó que Europa es un mercado común “asociado a los valores de democracia, libertad, división de poderes y derechos fundamentales”, que es lo que la diferencia de otras potencias como China o Rusia.

“La Comisión (Europea) va a endeudarse, pero van a ser los Estados quienes van a gastar ese dinero, sin necesidad de aumentar los impuestos o emitir deuda pública”, repasó el eurodiputado.

En su opinión, eso puede suponer un riesgo de “deconstrucción”, puesto que las instituciones europeas no van a controlar el gasto.

ASUNTOS IDEOLÓGICOS ENCALLADOS EN EL BREXIT

Por otro lado, el Brexit es “una mala noticia” y, en cualquier caso, “no salimos mejor ninguna de las partes”, de acuerdo con González Pons.

Sobre los tres ámbitos en los que está encallado el acuerdo sobre la relación futura entre Londres y Bruselas que se negocia estos días, opinó que son “ideológicos”, puesto que el Brexit es, a su juicio, un movimiento ideológico que aspira a construir un sistema económico “inspirado en Singapur a las puertas de la Unión Europea”.

Los asuntos en los que persisten las diferencias tienen que ver con las condiciones de competencia, el sometimiento al Tribunal de Justicia Europeo y las zonas de pesca de barcos europeos en los territorios marítimos británicos.

Con respecto a esto último, el eurodiputado afirmó que el Gobierno español “debería vetar el acuerdo si no satisface los intereses de los pescadores españoles”.

Editado por Miriam Burgués