La autonomía estratégica y el pilar social sacarán a la UE de la “tormenta perfecta”

Bandera de la UE. EFE/EPA/PATRICK SEEGER/Archivo

Madrid (EuroEFE).- La Unión Europea (UE) está ante la “tormenta perfecta” por las crisis sanitaria y económica derivadas de la pandemia y la incertidumbre en torno al Brexit, y debe salir de ella apostando por su autonomía estratégica y por dar prioridad al pilar social.

Son las conclusiones de un informe sobre el estado de la Unión en 2020, elaborado por la Fundación Alternativas y la Fundación Friedrich Ebert, y del debate virtual sobre él celebrado este lunes con la participación, entre otros, del secretario de Estado español para la UE, Juan González-Barba, y de los eurodiputados españoles Iratxe García y Esteban González Pons.

En el informe, titulado precisamente “La Unión frente a la tormenta perfecta”, ambas fundaciones aportan las reflexiones de sus expertos sobre las claves de la actualidad política europea, así como propuestas y recomendaciones para abordar las grandes cuestiones en la agenda del bloque comunitario.

“Ante esta tormenta perfecta la UE está reaccionando aceptablemente bien”, no con la política de austeridad “absurda” que aplicó tras la anterior crisis, según dijo Diego López Garrido, vicepresidente ejecutivo de la Fundación Alternativas.

Pero “no basta con eso”, añadió, antes de enumerar los cuatro retos pendientes que, a su juicio, tiene la UE: ganar autonomía estratégica para ser un actor global, ejercer liderazgo en asuntos como el clima o la digitalización, dar prioridad al pilar social y fomentar la integración interna.

La autonomía estratégica tiene que ir más allá de seguridad y defensa, y abarcar otros ámbitos como el sanitario o la “distribución de estándares y valores europeos”, detalló López Garrido, mientras que para González-Barba esa autonomía estratégica no puede ser “un eufemismo para referirse a un neoproteccionismo” y el equilibrio en ese sentido es “delicado de lograr”.

En cuanto a superar el principio de unanimidad en la toma de decisiones en la UE para encarar un papel global “más coherente”, González-Barba comentó que es algo que “está muy lejos todavía”, pero mientras tanto se puede profundizar en la defensa de los intereses europeos en las relaciones con el resto del mundo, particularmente con vecinos como Rusia, Turquía o Reino Unido.

 

Por otro lado, el pilar social es la “asignatura pendiente” de la UE, en palabras de López Garrido y al respecto González-Barba comentó que “la inclusión es esencial” y que es una “buena casualidad” que la siguiente presidencia semestral de la UE la vaya a ejercer Portugal, porque precisamente uno de los objetivos de ese país es organizar una cumbre dedicada al pilar social.

MIGRACIÓN RESPONSABLE Y SOLIDARIA

También se refirió el secretario de Estado al nuevo pacto migratorio propuesto por Bruselas, que desde el punto de vista español tiene “aspectos positivos” y otros que habría que “modificar”, y ha abogado por encontrar un “equilibrio entre responsabilidad y solidaridad”.

Por su parte, González Pons, vicepresidente del Grupo Popular en la Eurocámara, ha advertido de que la presión migratoria de este mes, fundamentalmente en Canarias, “no es normal” y es un “anticipo” de que puede haber una nueva crisis la próxima primavera.

Además del “problema invisible” de la inmigración, “el nacionalismo y el populismo son el verdadero cáncer” junto con el terrorismo, que puede hacer retroceder el europeísmo en muchos países, comentó.

 

“Los populismos y movimientos antieuropeos son ya una preocupación”, afirmó en la misma línea Iratxe García, presidenta del Grupo Socialistas y Demócratas (S&D) en el Parlamento Europeo.

“Si la ciudadanía siente que no somos útiles, finalmente va a dejar de confiar en el proyecto europeo”, manifestó García, quien destacó entre los logros recientes de la UE el plan de recuperación pospandemia y el acuerdo para vincular el desembolso de fondos europeos a los países miembros al respeto del Estado de derecho.