Los países de Visegrado evitan mencionar los conflictos con la UE en su cumbre polaca

Visegrado

Imagen de los jefes de Estado y de gobierno que participan en la cumbre de los países del Grupo de Visegrado, el 30 de junio de 2021 en Katowice, Polonia. [EFE-EPA]

Cracovia (Polonia/EuroEFE).- Los jefes de Gobierno de los cuatro países del Grupo de Visegrado (V4) evitaron referirse a las divergencias con la Unión Europea (UE) y otros socios comunitarios en una cumbre que celebraron este miércoles en Polonia, en la que reiteraron su apoyo a la oposición democrática bielorrusa.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, anfitrión de sus homólogos de Hungría, Víktor Orbán, República Checa, Andrej Babisz, y Eslovaquia, Eduard Heger, elogió la asistencia mutua frente a la pandemia y destacó la cooperación política entre los cuatro países al final de la presidencia anual de turno que ejerció Varsovia.

El encuentro se celebró en Katowice (sur de Polonia) y Morawiecki recordó ante la prensa el lema «de nuevo en marcha» de la presidencia polaca del Grupo, que estuvo marcada por los desafíos planteados por la crisis derivada de la pandemia y, durante el año pasado, el establecimiento de un frente común frente a la UE, que en ese momento negociaba el presupuesto plurianual para 2021-2027.

Morawiecki subrayó la solidaridad de los cuatro países con los ciudadanos bielorrusos hostigados por el régimen de Aleksandr Lukashenko como una de las notas distintivas de su presidencia y recordó que se ha establecido un fondo de ayuda económica de cien millones de euros que se activará cuando se celebren elecciones democráticas en Bielorrusia.

Los líderes de Visegrado celebran un "club" que les hace "más fuertes"

Cracovia (Polonia) (EuroEFE).- Los líderes de los cuatro países del Grupo Visegrado, protagonistas de recientes enfrentamientos con otros socios de la Unión Europea y las instituciones comunitarias, celebraron este miércoles el trigésimo aniversario de un «club» que les hace «más …

A diferencia de ocasiones anteriores, no hubo ninguna declaración relativa a los contenciosos que los integrantes de este grupo, especialmente Polonia y Hungría, mantienen con la UE.

En marzo, el V4 reclamó a Bruselas que acomodase sus exigencias de limitación de las emisiones contaminantes a las circunstancias de cada país y pidió un trato igualitario sobre el acceso y uso de la energía nuclear.

Los gobiernos polaco y húngaro son objeto de duras críticas por parte de las instituciones europeas por su política homófoba, sus polémicas reformas judiciales y sus recortes en los derechos civiles de las mujeres.

Por otro lado, Polonia y la República Checa mantienen un contencioso por la central energética de Turów, cercana a la frontera de ambos países, ya que Praga acusa a Varsovia de alargar ilegalmente el período de explotación de esta mina de carbón al aire libre, a la que culpa de problemas de contaminación ambiental.

Como gesto simbólico al final de los actos oficiales, Morawiecki entregó a Orbán un brazalete de capitán, pues desde el 1 de julio Hungría sucederá a Polonia en la presidencia del Grupo de Visegrado.

Sánchez y Morawiecki acercan posiciones ante el problema migratorio en la UE

Alcalá de Henares (Madrid) (EuroEFE).- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el primer ministro polaco, Mateus Morawiecki, han acercado este lunes posiciones ante el problema migratorio de la Unión Europea y han defendido más fondos comunitarios tanto para la …