Macron aboga por una “Comisión fuerte” tras el patinazo con su candidata a comisaria

Orban y Macron

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y el primer ministro húngaro, Viktor Orban, en el palacio del Elíseo, en París, el 11 de octubre de 2019. [EFE-EPA]

París (EuroEFE).- El presidente francés, Emmanuel Macron, reclamó este viernes ante el primer ministro húngaro, el ultranacionalista Viktor Orbán, que “nadie bloquee la ambición europea” y apostó por encontrar una solución para tener una Comisión Europea fuerte.

Al día siguiente de sufrir una dolorosa derrota en el Parlamento Europeo, que rechazó a la candidata francesa a comisaria, Sylvie Goulard, Macron compareció ante la prensa junto a Orbán para pedir “una Comisión fuerte que pueda desarrollar proyectos ambiciosos”.

“La nueva Comisión y el nuevo Parlamento Europeo se enfrentan a una crisis política que no debemos permitir que se instale y crezca(…) Es indispensable salir de la crispación y tener una Comisión fuerte”, subrayó el presidente francés.

Macron se refirió los desafíos que afronta Europa, como el “brexit”, que obligan a la UE a reorganizarse, así como otros de actualidad fuera del continente, que necesitan de “la unidad europea y una palabra fuerte”.

Frente a Orbán, uno de los líderes nacionales con quienes más ha polemizado por sus diferencias en varios ámbitos, el presidente francés reconoció que “nadie puede tener el monopolio de la ambición europea, pero tampoco nadie puede bloquear esa ambición”.

“En una Europa a 27 o 28, no podemos avanzar todos al mismo ritmo. Es necesaria una diferenciación cuando hay diferentes ambiciones, ya sea en el espacio Schengen, en el euro… que deben de estar abiertas a todos y tener una dinámica para permitir que sean abrazadas por todos los que lo desean”, añadió.


Admitió que mantiene discrepancias con Orbán en numerosos campos como la política migratoria, el clima o el presupuesto europeo, pero se mostró seguro de poder hallar un acuerdo en los próximos meses “con el impulso de la Comisión”.

Por su lado, el primer ministro húngaro tampoco escondió sus divergencias con París, especialmente en migración, aunque destacó que sus visiones en asuntos como la protección de las fronteras y la necesidad de una defensa común “están muy cercanas”.

“Le voy a explicar a Macron por qué nuestra visión sobre la migración es distinta: la tradición de la civilización húngara y su lengua difieren de la de la civilización francesa. Estamos listos para ser solidarios y esperamos que Francia también lo sea”, manifestó Orbán.

Asimismo, se refirió a la cuestión de la ampliación de la UE, en la que “lo que más cuenta es la seguridad”.

“Encabezo un país miembro abierto al Este y al Sur. Debemos cerrar más esa apertura al sur y reforzar la seguridad de la UE”, señaló el jefe del Gobierno húngaro.

Orbán presentó a su país como “un campeón del clima”, aunque precisó que al tiempo que se esforzarán por reducir las emisiones de carbono harán “todo para seguir siendo competitivos en Europa y el mundo”.