Michel amenaza con actuar contra Turquía en respuesta a sus continuas provocaciones

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, llega a la rueda de prensa que ha ofrecido este viernes en Bruselas para hacer balance de su primer año en el cargo. EFE/EPA/Francisco Seco/POOL

Bruselas (EuroEFE).- El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, insinuó este viernes que la Unión Europea (UE) podría adoptar sanciones contra Turquía la próxima semana en respuesta a las continuas provocaciones y la retórica hostil por parte de Ankara.

Michel, que compareció en rueda de prensa con motivo de su primer año como presidente del Consejo Europeo, pasó revista a los logros de los pasados meses y a los principales retos futuros.

En particular habló de la cumbre que los mandatarios de la UE celebrarán el 10 y 11 de diciembre, que será presencial por la “dificultad” de algunos de los asuntos a tratar, que incluirán las relaciones con Turquía, la respuesta europea a la pandemia de covid y el veto de Polonia y Hungría al plan de reconstrucción europeo.

TURQUÍA

Sobre Turquía, Michel se refirió a la “oferta” que los jefes de Estado o Gobierno de la UE hicieron a ese país el pasado octubre, cuando le “tendieron la mano” para resolver las tensiones en el Mediterráneo Oriental y trabajar juntos en ámbitos como la cooperación y la energía.

La condición era, dijo el presidente del Consejo Europeo, que Ankara cesara las provocaciones y la retórica hostil, sin embargo “la evolución no es positiva” y la UE ha constatado que han continuado los “actos unilaterales” por lo que en la cumbre se hará un debate a 27 para considerar “las primeras etapas” de respuesta.

“Esperamos una relación más estable y previsible pero estamos dispuestos a utilizar los medios que tenemos”, advirtió Michel.

Subrayó que la UE siempre da prioridad al diálogo en la resolución de conflictos y que hay unanimidad entre los países en la voluntad de “una relación más estable y previsible con Turquía, pero debemos ser dos”.

VETO HÚNGARO Y POLACO

Por otra parte, Michel confió en que se logre resolver el bloqueo de Budapest y Varsovia desde hace dos semanas al plan de reconstrucción de la UE por su rechazo a condicionar los fondos europeos al Estado de drecho.

“Tenemos obstáculos que hay que tratar, estamos negociando”, dijo Michel, que aseguró que se mantiene “optimista” y aún confía en resolver las preocupaciones “en los próximos días”.

El presidente del Consejo Europeo rehusó comentar otras opciones para sacar adelante el plan en el caso de que no se logre levantar el veto de esos dos países.

“La prioridad es la aplicación íntegra del acuerdo de julio”, dijo Michel, que consideró que está en juego la credibilidad de la UE.

RELACIÓN CON REINO UNIDO TRAS EL BREXIT

Sobre las negociaciones de un acuerdo con Londres tras el Brexit prefirió no hacer “predicciones”, y reiteró que la UE quiere un pacto pero no a cualquier precio.

“Hemos tratado de ser un socio leal, pero estamos preparados con todas las posibles opciones”, dijo, e insistió en que el equilibrio es la clave y que lo que se ponga sobre la mesa debe ser acceptable para todos los Etados miembros.

Señaló que los puntos más difíciles siguen siendo la pesca, las garantías para asegurar una competencia justa y la gobernanza.

PANDEMIA

En cuanto a las medidas sanitarias de la UE en respuesta a la pandemia, el presidente del Consejo Europeo valoró el compromiso de los 27, su movilización para apoyar el desarrollo de vacunas “a una velocidad nunca vista antes”, e indicó que las decisiones que se tomen en el ámbito de la vacunación estarán basadas en la ciencia, la transparencia y en los procedimientos europeos.

Admitió que a la UE le preocupa la desinformación sobre las vacunas e indicó que habrá que “hacer una batalla de comunicación” para combatirla, algo de lo que hablarán los mandatarios europeos en la próxima cumbre.

Por último, Michel admitió que todavía no hay unanimidad entre los estados miembros en cuanto a la meta europea de neutralidad climática en 2050, es decir, que el bloque comunitario emita sólo el CO2 que la UE sea capaz de absorber en su territorio.

“No estamos ahí aún, hemos hecho un gran progreso” y confió en que se pueda lograr la próxima semana.

Editado por Miriam Burgués