Pedro Sánchez planea reunirse la próxima semana con Merkel para tratar el fondo europeo de recuperación

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, conversa con la canciller alemana, Angela Merkel. EFE/EPA/OLIVIER HOSLET/ARCHIVO

Madrid (EuroEFE).- El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, planea reunirse con la canciller alemana, Angela Merkel, la semana próxima antes de la cumbre europea que discutirá el fondo de recuperación, mientras que este miércoles recibe en Madrid al primer ministro italiano, Giuseppe Conte.

A diez días de que se celebre el Consejo Europeo que debe negociar el fondo y el marco financiero plurianual, se suceden los contactos entre los líderes de la Unión Europea (UE).

Sánchez intensifica también sus reuniones tanto para sumar fuerzas con aliados como para intentar acercar posiciones con los países más alejados.

El lunes estuvo con el primer ministro portugués, Antonio Costa, y ambos dejaron claro que comparten estrategia y objetivos, y este miércoles se reúne con el primer ministro italiano, Giuseppe Conte.

Sánchez y Costa defendieron ayer que el fondo de recuperación sea “como mínimo” el que propuso la Comisión, de 750.000 millones de euros, de los cuales 500.000 millones serían subvenciones directas.

 

Conte, que hoy se reunió con Costa en Lisboa y mañana viaja a Madrid, ya ha subrayado que espera “diseñar una estrategia final” con ambos de cara al Consejo del 17 y del 18.

Nuevas previsiones económicas de Bruselas alertan de la urgencia de un acuerdo

Tras su encuentro en Lisboa, Costa y Conte avisaron de que las últimas previsiones económicas de la Comisión Europea, peores que sus estimaciones anteriores, son una alerta sobre la urgencia de alcanzar un acuerdo sobre el plan de recuperación.

Las previsiones divulgadas este martes por la CE, que anticipan una caída del 8,7 % del PIB de la eurozona en 2020 -7,7 % en la estimación anterior- “hacen más urgente que nunca aprobar un programa de recuperación económica y social”, dijo Costa.

Por ello, espera que sirvan de “alerta muy seria” para el resto de líderes europeos y que sean “conscientes” de que “sólo se puede salir de Bruselas con un acuerdo concluido y que sea lo mas próximo posible a la propuesta de la CE, que es inteligente, justa y equilibrada”.

“No tenemos tiempo, tenemos que tener el coraje de decidir inmediatamente”, coincidió Conte, que rechazó planes “de perfil bajo” y defendió que debe ser una respuesta política “fuerte y ambiciosa”. “Ésta es la línea roja”, dijo.

Costa y Conte alertaron además de que si el acuerdo se retrasa más tiempo la situación podrá deteriorarse y será necesaria una respuesta económica incluso mayor.

“Si no se hace a tiempo, las consecuencias serán más graves y los mismos recursos financieros puede que no sean ya adecuados”, dijo el italiano.

El primer ministro de Italia insistió, además, en que se trata de una crisis global que afectará a toda Europa. “No habrá ni vencedores ni vencidos. No habrá vencedores aislados ni perdedores aislados. Venceremos o perderemos todos juntos”, aseguró.

“No debemos convencer a nadie de que Portugal, Italia o España deben tener ayudas, debemos convencerle de que es necesario reaccionar porque esta crisis sin precedentes destruirá el mercado único. Si algunos países tienen más dificultades en recuperarse, todos los demás van a sentir los efectos”, dijo Conte.

Agenda de Sánchez en la recta final hasta la cumbre

La semana que viene, en la recta final hasta la cumbre, Sánchez prevé reunirse con los jefes de Gobierno de dos de los cuatro países denominados “frugales” -Países Bajos, Suecia, Dinamarca y Austria-, que no están de acuerdo con el fondo tal y como lo ha planteado la Comisión y que quieren imponer duras condiciones, incluida la capacidad de veto a los planes de reformas de los países.

Sánchez viajará así a La Haya para verse con el primer ministro holandés, Mark Rutte, y a Estocolmo para encontrarse con el sueco, Stefan Löfven.

Y en medio de ambos encuentros podría tener lugar otro en Berlín con Angela Merkel.

La portavoz del Gobierno español, María Jesús Montero, señaló este martes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que “se está cerrando” el encuentro con Merkel, y recalcó que esta semana “todos los acontecimientos son claves para el futuro del continente”.

La ministra española de Exteriores, Arancha González Laya, también defendió hoy ese fondo, ya que “no es un gasto, es una inversión conjunta que todos hacemos, España también”, y lo definió como un proyecto que “merece la pena” para asegurar una salida rápida de la crisis a toda la UE.

 

En unas declaraciones conjuntas con la ministra sueca de Exteriores, con la que hoy se reunió en Madrid, González Laya explicó que ambas coincidieron en la necesidad de una respuesta “robusta, rápida y responsable” ante la crisis en un escenario de “consenso europeo” en torno a un fondo de recuperación, que tiene que contemplar préstamos y transferencias.

Y sobre la condicionalidad, es decir, que las ayudas se destinen para los objetivos relativos a la crisis, la ministra española pidió que estén “alineadas” con los procedimientos comunitarios “para asegurar su cumplimiento”.

Editado por Miriam Burgués