Polonia rechaza un nuevo pacto de inmigración y asilo de la Comisión Europea

refugiados

Un grupo de refugiados a bordo de un barco precario intentan cruzar el río Meric entre Turquía y Grecia, en febrero de 2020. [EFE-EPA]

Berlín (EuroEFE).- El ministro del Interior polaco manifestó este lunes su rechazo a cualquier pacto migratorio europeo que suponga la relocalización de demandantes de asilo o refugiados a Polonia, una postura que el país comparte con Eslovaquia, Hungría y la República Checa, el conocido como “Grupo de Visegrado”.

Según informó la radio estatal polaca Polskie Radio, el ministro del Interior Mariusz Kaminski afirmó en una rueda de prensa en Varsovia que su Gobierno “no aprueba ni aprobará ningún tipo de experimentos sociales o culturales que sean impuestos”, pero no por motivos xenofóbos sino por “sentido común”.

“Hemos visto cómo acaban estos experimentos, según el ejemplo de muchos países de Europa Occidental. Llevan a consecuencias trágicas, a conflictos sociales, a conflictos con trasfondo racista o con motivación religiosa”, afirmó Kaminski.

De acuerdo con Kaminski, los ministros del Interior de los Cuatro de Visegrado han enviado una carta conjunta a la Comisión Europea, firmada también por sus homólogos de Estonia, Lituania y Eslovenia, en la que rechazan que la nueva propuesta de pacto migratorio contenga medidas de relocalización.

“El Gobierno polaco, el Gobierno del Partido de la Ley y la Justicia, se opone de forma clara y tajante a la relocalización de inmigrantes ilegales a nuestro país. Ésta es una postura clara, inequívoca e innegociable”, aseveró el ministro conservador.

Los Gobiernos de países del sur de la UE, como España, Italia y Grecia, así como Alemania y Francia, apoyan la introducción de mecanismos para que la responsabilidad de conceder asilo a las personas que cumplan los requisitos necesarios sea compartida por todos los estados miembros.

La comisaria europea de Interior, Ylva Johansen, anunció el mes pasado que la Comisión espera poder presentar el nuevo plan para un pacto migratorio en junio.