Eskola Futura: cooperación europea para formar a maestros bilingües

Libe Otxoa de Alda, una joven de Getxo (Bizkaia) que participó en Eskola Futura y que ha conseguido un puesto de profesora de Educación Infantil en el Liceo Larrun de San Sebastián. EFE/Javier Etxezarreta

San Sebastián (España) (EuroEFE).- Carecer de un nivel adecuado de euskera o de francés no ha sido obstáculo para estudiantes de ambos lados de la frontera, que han aprovechado la oportunidad que les ha brindado el proyecto europeo Eskola Futura para convertirse en profesores bilingües.

Esta iniciativa transfronteriza ha facilitado que estudiantes españoles de Magisterio de Euskadi y Navarra hayan profundizado en el conocimiento del francés mediante una experiencia de inmersión lingüística en Burdeos, mientras aspirantes franceses han hecho lo mismo con el euskera durante una estancia en Bizkaia.

Eskola Futura está incluido en Poctefa 2014-2020, el programa europeo de cooperación destinado a fomentar el desarrollo sostenible del territorio fronterizo entre España, Francia y Andorra.

 

CUBRIR UNA NECESIDAD

La propuesta para Eskola Futura surge del incremento de la demanda en el País Vasco francés de profesores de Educación Primaria bilingües de francés y euskera para ejercer en las escuelas públicas de esta región.

“Durante varios cursos se precisaban 12 o 15 profesores con estas características, solo se presentaban 7 u 8 aspirantes y finalmente solo se cubrían 4 o 5 plazas”, explica a Efe Arola Urdangarin, directora de la eurorregión Nueva Aquitania, Euskadi, Navarra.

Fue la Oficina Pública de la Lengua Vasca (OPLB), la entidad francesa encargada de la política lingüística relacionada con el euskera, la que identificó “esa necesidad” y que la eurorregión “podía dar respuesta a esa situación”, asegura.

“¿Cómo? Hay muchos estudiantes de Magisterio en la Comunidad Autónoma Vasca y en Navarra que hablan euskera pero no saben francés, por lo que se les puede formar (…) para que puedan presentarse a las oposiciones en Francia y obtener una plaza de docente en Educación Primaria en el País Vasco francés”, detalla Urdangarin.

Materializar esa propuesta no fue fácil por las diferencias entre los sistemas educativo español y francés.

En España existe un grado de Magisterio de cuatro años y un máster de uno, mientras en Francia se puede acceder a la docencia de Enseñanza Primaria desde cualquier licenciatura de tres años, a la que luego debe sumarse un máster de dos años.

Desde un primer momento los promotores del proyecto quisieron que los alumnos gozaran de “toda la seguridad” jurídica a la hora de homologar títulos, para lo que contaron con la ayuda de la Universidad Pública del País Vasco (UPV/EHU), la Universidad Púbica de Navarra (UPN), la Universidad de Burdeos y Burdeos Montaigne, con las que firmaron un convenio.

El siguiente paso fue seleccionar diez alumnos de Euskadi y Navarra recién graduados en Magisterio por la UPV/EHU o la UPN, que siguieron durante el curso 2018-2019 el módulo para aprendizaje del francés que preparó específicamente para ellos la Universidad de Burdeos. Contaron con una ayuda de 600 euros al mes para costearse alojamiento u otras necesidades.

La “otra pata” del proyecto fue seleccionar a 10 estudiantes de Nueva Aquitania que quisieran presentarse a las oposiciones de profesor pero carecían de nivel de euskera suficiente.

Estos alumnos estuvieron en el “barnetegi” (internado dedicado a la enseñanza del euskera de modo intensivo”) de Zornotza en Amorebieta (Bizkaia).

Tras este primer año todos debían realizar el máster en Pau para prepararse la oposición a la Enseñanza Pública francesa durante el curso 2019-2020.

Pero en marzo de 2020 el confinamiento decretado para contener la extensión de la covid-19 echó por tierra estos planes, los estudiantes tuvieron que volver a sus casas y los exámenes se aplazaron.

Finalmente cuatro consiguieron aprobar la OPE francesa y cuentan con una plaza en centros del País Vasco francés, al tiempo que otras dos estudiantes se han integrado como maestras en el liceo Larrun, el nuevo colegio plurilingüe francés, español, euskera de San Sebastián, y varios en ikastolas privadas al otro lado de la frontera.

 

UNA EXPERIENCIA ENRIQUECEDORA

Una de ellas es Libe Otxoa de Alda, una joven de Getxo (Bizkaia) que participó en Eskola Futura y que ha conseguido un puesto de profesora de Educación Infantil en el Liceo Larrun de San Sebastián.

Este centro concertado, que ofrece sus clases en euskera y francés, ha iniciado este curso su andadura con niños de 2 y 3 años, aunque la intención es ir progresivamente sumando alumnos hasta el nivel de Bachiller.

Libe cursaba cuarto de Magisterio en el campus de Leioa de la UPV cuando el coordinador del intercambio Erasmus le comentó la existencia de Eskola Futura, tras lo cual asistió a una conferencia explicativa que Arola Urdangarin y su equipo impartieron en el centro universitario.

Las condiciones de acceso eran tener acabado Magisterio para junio y saber un “mínimo” de francés, aunque en su caso podía acreditar un nivel superior debido a su estancia Erasmus en Burdeos durante el tercer curso de carrera.

Pasó el curso 2018-19 en Burdeos con un ritmo de clases de cuatro horas al día, con lo que adquirió el dominio de la lengua, y después inició el máster para preparar la oposición en el campus que la Universidad de Burdeos tiene en la ciudad de Pau.

Pero este recorrido quedó bruscamente interrumpido en marzo de 2020, cuando los alumnos tuvieron que volver a sus casas.

“Fue un golpe muy duro porque en nuestros domicilios tuvimos que pasar meses sin hablar una palabra de francés”, cuenta Libe a Efe, y esto hizo que ninguno de los aspirantes de este lado de la frontera aprobaran la oposición para el sistema publico francés.

En todo caso, Libe está encantada porque Eskola Futura le ha ofrecido además de la posibilidad de dominar un idioma una vía para conseguir un trabajo, algo que también ha sucedido con otros de sus compañeros que ejercen en ikastolas privadas del País Vasco francés.

“Ha sido una oportunidad que ninguno nos planteábamos porque no teníamos en cuenta y ha sido muy interesante”, indicó.

Libe Otxoa de Alda, una joven de Getxo (Bizkaia) que participó en Eskola Futura y que ha conseguido un puesto de profesora de Educación Infantil en el Liceo Larrun de San Sebastián. EFE/Javier Etxezarreta

 

El proyecto ha concluido, ya que el problema de falta de profesores bilingües en las escuelas públicas del País Vasco francés ya no es acuciante, pero ha dejado como poso la cooperación entre universidades.

Eskola Futura ha abierto una dinámica de fomentar la educación en los tres idiomas para que el plurilingüismo se abra camino de forma natural desde los más pequeños, defiende Urdangarin.

PRIMEROS PASOS CON EL OCCITANO

El programa Poctefa contempló llevar a cabo una estrategia similar con el occitano, pero la antigua lengua d’Oc se encuentra en otro nivel de penetración y difusión, por lo que se requería de un paso previo consistente en realizar un estudio sobre su transmisión y usos.

Tras la elaboración del estudio, la Oficina Pública de la Lengua Occitana será la encargada de desarrollar la estrategia que sea más conveniente para fomentar la difusión de esta lengua romance europea.

Fotos: Javier Etxezarreta

Vídeo: EFE TV

Pódcast: Esmeralda Antona

Edición: Rafael Herrero

Coordinación: Miriam Burgués

 

Este reportaje forma parte de la serie “Historias Transfronterizas de Cohesión Europea”, #HistoriasTransfronterizas, #CrossBorder, un proyecto de la Agencia Efe financiado con el apoyo de la Comisión Europea. La información es responsabilidad exclusiva de su autor. La Comisión no es responsable de la utilización que pueda hacerse de ella