Portugal y España, tierra de exploradores

Exploraterra

Vista de las obras del futuro Centro de Interpretación de Exploraterra en Sevilla, el 22 de abril de 2022. EFE/Carlos García

Sevilla (EuroEFE).- Como hace cinco siglos, España y Portugal desempolvan su historia común por la que se lanzaron a ultramar para conquistar el mundo. Y lo hacen a través del proyecto que ha rehabilitado réplicas de aquellos barcos del siglo XVI, que hoy proclaman el V Centenario de la primera vuelta al mundo.

Exploraterra es un proyecto de cooperación hispanolusa liderado por la Fundación Nao Victoria, que pretende poner en valor todo lo relacionado con el 500 aniversario de la Primera Vuelta al Mundo, una gesta que fue posible gracias al portugués Magallanes y al español Elcano.

 

Con un presupuesto de 6,2 millones de euros cofinanciado por el Programa de Cooperación Transfronteriza Interreg España-Portugal (POCTEP) de la UE, esta iniciativa ha adecuado réplicas de barcos como la Nao Santa María, Nao Victoria, el Galeón Andalucía o la carabela Boa Esperança para convertirlos en «productos culturales y turísticos», como ha explicado a EFE el presidente de la Fundación Nao Victoria, José Fernández de Cabo.

También se ha creado la Nao Victoria 500, construido por completo en el marco de Exploraterra y que se encuentra en el muelle del río Guadalquivir de Sevilla, donde el personaje de Magallanes recibe cada día a cientos de turistas que se empapan de la historia común que comparten Portugal y España en su afán por conquistar nuevos horizontes hace cinco siglos.

La carabela Boa Esparança se encuentra de manera permanente en la ciudad lusa de Lagos, donde los turistas también pueden conocer la historia conjunta hispanolusa.

Los otros tres barcos que han sido adecuados en la parte española están inmersos en una gira internacional que comenzó en aguas francesas y que también pasará por las costas de España y Portugal.

Para ampliar aún más el empeño por narrar al mundo este V Centenario, en Sevilla se construirá el Centro de Interpretación de Exploraterra, que será un referente internacional para divulgar aquella era de los exploraciones geográficas hispanolusas.

Durante esta semana, los responsables del programa POCTEP y representantes de las regiones fronterizas de España y Portugal han conocido «in situ» este proyecto y algunos otros como el Centro Magallanes para el Emprendimiento de Industrias Culturales y Creativas (MAGALLANES ICC) o el Centro de Innovación Universitario de Andalucía, Alentejo y Algarve (CIU 3A)

MAGALLANES ICC

El proyecto Magallanes, también cofinanciado por el POCTEP con una inversión de 27,33 millones de euros, prevé la creación de una red de cooperación transfronteriza para la creación de un modelo de Centro de Emprendimiento de Industrias Creativas y Culturales en el que cooperan la región española de Andalucía y las portuguesas del Algarve y Alentejo, al sur de la península ibérica.

Una de las iniciativas estrella de este proyecto es la rehabilitación de la antigua Real Fábrica de Artillería de Sevilla, que será convertida en un gran centro cultural abierto, gracias a una inversión de casi 18 millones de euros, cuyas obras finalizarán en este 2022.

Además de espacios para todo tipo de eventos culturales, de ocio y formación, este enclave histórico rescatará una antigua villa romana ahora descubierta para que el visitante pueda contemplar su piscina, algunos sillares e, incluso, un mosaico monocromo.

CIU 3A

La expedición hispanolusa, entre los que se encontraban la subdirectora general de Cooperación Territorial Europea del Gobierno de España, María del Carmen Hernández Martin, la directora de la secretaría conjunta del POCTEP, Elena de Miguel, o Ramsés Grande, responsable de Programas Europeos de Cooperación Transfronteriza de la Comisión Europea, también conoció en Sevilla el proyecto CIU 3A, empeñado en estrechar lazos entre universidades y empresas.

Esta iniciativa, liderada por la Universidad de Sevilla, está construyendo un gran centro de innovación en la zona de Los Astilleros de Sevilla donde será protagonista la «Industria 4.0».

En el proyecto, cofinanciado por el POCTEP y que prevé una inversión superior a 21 millones de euros, también participan las universidades lusas de Évora y Algarve, que también contarán con sus respectivos centros de innovación en los que será fundamental la «transferencia del conocimiento», según explicó el vicerrector de la Universidad de Sevilla, Felipe Rosa Iglesias.

Editado por Miriam Burgués