Proyecto Magallanes, creatividad para crecer a ambos lados de la Raya

La Fábrica de Artillería de Sevilla, que supera los cuatro siglos de vida y nació para elaborar cañones entre el bullicio de animales y personas, se prepara para acoger un vivero de industria cultural que devuelva el ajetreo a sus pasillos. EFE/ Irene Barahona/Archivo

Lisboa (EuroEFE).- La música, el diseño y los videojuegos son algunas de las disciplinas creativas que Andalucía impulsa con las vecinas regiones portuguesas de Algarve y Alentejo a través del proyecto Magallanes ICC, un nuevo rumbo para la revitalización industrial en estas zonas.

Inspirado en la experiencia de Fernando de Magallanes y la primera circunnavegación al mundo, este proyecto está integrado por once socios -desde municipios a universidades- que trabajan para convertir la innovación y el desarrollo en motor económico.

Para lograrlo ya están en desarrollo tres centros Magallanes que permitirán animar el emprendimiento, alimentar las conexiones transfronterizas y convertirse en un aliciente para fijar a la población, con un presupuesto de 27 millones de euros, de los cuales 20 proceden de fondos europeos como parte del Programa de Cooperación Interreg España-Portugal (POCTEP) de la Unión Europea.

UN POTENTE AGENTE SOCIAL

“El proyecto Magallanes quiere impulsar las industrias creativas en los ámbitos del desarrollo, la formación, la promoción y la creación de nuevos profesionales e industrias”, explica a Efe Francisco Javier Huesa, jefe de Servicio de Sostenibilidad e Innovación Urbana en la gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla.

“El proyecto mejorará el tejido social de las tres regiones”, continúa.

Para asegurar la cooperación entre Algarve, Alentejo y Andalucía, el plan incluye crear una plataforma para integrar una red común “para que las actividades de un centro puedan ser disfrutadas por los creadores de otros y haya un intercambio de conocimientos y de personas”, apunta Huesa.

Además, “los programas de movilidad entre creativos de las tres regiones contribuirán al flujo de personas, ideas, visiones y experiencias, algo fundamental para generar ideas innovadoras y competitivas”, subraya Leonel Alegre, investigador y coordinador del proyecto Magallanes en la universidad alentejana de Évora, uno de los socios lusos de la iniciativa.

El Alentejo, continúa Alegre, es una zona con una clara tendencia de pérdida de población y al envejecimiento, y las industrias culturales pueden ayudar a revertir esta tendencia.

“La región ha incluido a las industrias culturales y creativas dentro del plan 2020-2030 como uno de los ejes de acción clave en la estrategia de desarrollo, ya que estas industrias contribuyen a la renovación del tejido social”, apunta.

CENTROS MAGALLANES A AMBOS LADOS DE LA FRONTERA

“El mayor valor de este proyecto es la transnacionalidad”, destaca Javier Huesa. Cada una de las tres regiones contará con su propio centro Magallanes, un eje de “cohesión” que “significa que la famosa Raya deja de existir”, subraya el arquitecto español en referencia a la frontera hispano-lusa.

Huesa se encuentra inmerso en las obras de remodelación de la Real Fábrica de Artillería de Sevilla, el centro de referencia del programa en la capital andaluza.

El conjunto dispone de más de 8.000 metros cuadrados que albergarán una sala polivalente, el Foro Magallanes -la sala de exposiciones-, espacios de coworking, estudios de grabación, oficinas y patios.

En el Alentejo, la Universidad de Évora ha creado un laboratorio creativo denominado _ARTERIA_LAB, “un espacio dedicado investigar la intersección de las artes y la tecnología”, relata Leonel Alegre, que se sitúa en Colegio de los Leones de la universidad.

_ARTERIA_LAB dispone de un estudio multimedia, un laboratorio de música electrónica y otro de grabación de sonido, además de áreas para conferencias, exposiciones, espectáculos y espacios de coworking equipados con la última tecnología.

Esta incubadora de empresas se sitúa en el Convento de São Bento de Castreis y está dirigida por la Dirección General de Cultura del Alentejo.

En el Algarve, bajo la Cooperativa para el Desarrollo de los Territorios de Baja Densidad (QRER), avanza la Incubadora creativa del Algarve en los municipios de Loulé y Alcoutim.

Al igual que sus centros hermanos, el centro Magallanes del Algarve quiere estimular el emprendimiento de negocios de innovación cultural y creativa.

VOCACIÓN DE PERMANENCIA

“Estos centros pretenden ser espacios de referencia en Europa, como Centquatre en París, Tabacalera en San Sebastián y La Alhóndiga en Bilbao”, resume Huesa, quién apunta a la vocación de permanencia de estas instalaciones que van a conectar la industria cultural de Algarve, Alentejo y Andalucía.

El Proyecto Magallanes ICC tiene una duración de tres años, y se prevé que esté completamente finalizado a principios de 2022, cuando los tres centros Magallanes y las actividades de los socios estén a punto.

Una iniciativa para impulsar la creatividad en tres regiones que quieren ponerse a la cabeza de la innovación y poner en valor su patrimonio cultural.

Editado por Mar Marín

 

Esta crónica forma parte de la serie “Historias Transfronterizas de Cohesión Europea”#HistoriasTransfronterizas#Crossborder, un proyecto de la Agencia Efe financiado con el apoyo de la Comisión Europea. La información es responsabilidad exclusiva de su autor. La Comisión no es responsable de la utilización que pueda hacerse de ella.