Un “hermoso camino” para pedalear por la frontera entre España y Francia

Usuarios del proyecto EDERBIDEA. EFE/Foto cedida por POCTEFA

Madrid (EuroEFE).- Promover la movilidad sostenible para conectar en bicicleta territorios transfronterizos de España y Francia es la ambición del “hermoso camino” (eder bidea en euskera) que une las ciudades de Bayona, San Sebastián y Pamplona a través de vías ciclistas.

EDERBIDEA es un proyecto de cooperación en el que doce socios de los territorios transfronterizos de Navarra y Guipúzcoa (España) y Pirineos Atlánticos (Francia) unen fuerzas para fomentar el uso de la bicicleta, tanto en su vertiente turística y de ocio como en los desplazamientos cotidianos.

El proyecto aspira a que, a través de un mayor uso de la bicicleta, se reduzcan las emisiones contaminantes, se descongestione la circulación y mejore la salud de la población, dando además una oportunidad para el desarrollo de actividades económicas relacionadas con la movilidad y la economía verde y con el turismo sostenible.

Con un presupuesto total de 9,4 millones de euros, EDERBIDEA está cofinanciado con fondos europeos FEDER a través del programa Interreg V-A España-Francia-Andorra (POCTEFA).

Maitena Ezkutari, directora general de Turismo, Comercio y Consumo del Gobierno de Navarra, señala a Efe que EDERBIDEA reúne algunas de los temas que buscan impulsar para el futuro desde las administraciones, como “la cohesión de los territorios, el desarrollo local o la activación de los pequeños municipios”.

CONEXIÓN TRANSFRONTERIZA EN BICICLETA

EDERBIDEA ha habilitado un itinerario entre las ciudades de Bayona (Francia) y San Sebastián y Pamplona (España), con el acondicionamiento de 90 kilómetros de vías ciclistas y vías verdes.

En total hay 240 kilómetros de uso ciclista que avanzan en la conexión de estos tres territorios fronterizos para desarrollar una red de movilidad sostenible unida a las rutas ciclistas europeas que los atraviesan.

En Navarra, EDERBIDEA impulsará la unión entre las vías verdes del Bidasoa y del Plazaola, que suponen aproximadamente 42,4 kilómetros, y la conexión entre la antigua vía férrea del Plazaola con Pamplona, con alrededor de 25 kilómetros.

Respecto al Departamento de Pirineos Atlánticos, se continuarán las obras de acondicionamiento y aseguramiento de la ruta EuroVelo, que une Noruega con Portugal, con alrededor de 14 nuevos kilómetros que se añadirán a la ruta ciclista del Atlántico.

En Guipúzcoa un tramo de vía ciclista y peatonal conectará el Hospital del Bidasoa y el barrio de Amute, en el municipio de Fuenterrabía, como parte del eje ciclista-peatonal que unirá Rentería con Irún.

 

SENSIBILIZACIÓN Y FORMACIÓN

En paralelo a las obras de acondicionamiento, EDERBIDEA ha desarrollado acciones de sensibilización y pedagógicas como formación para los técnicos y responsables políticos, edición de guías u organización de jornadas y eventos transfronterizos.

También se han celebrado intercambios entre entidades dedicadas a la enseñanza y al reciclaje de bicicletas, que trabajan con jóvenes o personas en riesgo de exclusión, y se promoverá el empleo de la bici para ir a la escuela en los territorios de ambos lados de la frontera.

Julien Latour, técnico de cooperación transfronteriza en el Consejo Departamental de Pirineos Atlánticos, detalla a Efe que se han llevado a cabo acciones de formación, con “redes de escuelas de ciclismo para educar en normas de circulación”, o de sensibilización para “tomar conciencia de cómo incluir la bicicleta en la carretera”.

Ezkutari, por su parte, valora la cooperación transfronteriza para profundizar en aspectos como la generación de relaciones personales y de dinámicas de trabajo: “se aprende mucho y el enriquecimiento es mutuo”, añade.

Además, a su juicio, la cooperación transfronteriza en las zonas del Pirineo es una oportunidad “para el desarrollo y la activación de estos territorios, que están mayoritariamente despoblados”.

“Los habitantes cruzan la frontera de manera cotidiana”, reconoce Latour, “por lo que nosotros, pese a que como administración pública tenemos un perímetro delimitado de intervención, tenemos que adaptar nuestra acción a la realidad transfronteriza del territorio”.

Lo mejor de EDERBIDEA ha sido el impulso que ha dado a nuevas iniciativas: “de un pequeño proyecto se crean unas redes de trabajo que dan lugar a nuevos proyectos, incluso con los mismos agentes, para generar impacto en los territorios”, concluye Ezkutari.

Edición: Miriam Burgués

 

Esta crónica forma parte de la serie “Historias Transfronterizas de Cohesión Europea”, #HistoriasTransfronterizas, #CrossBorder, un proyecto de la Agencia Efe financiado con el apoyo de la Comisión Europea. La información es responsabilidad exclusiva de su autor. La Comisión no es responsable de la utilización que pueda hacerse de ella.