El epicentro de la pandemia vuelve a Europa

Celebración religiosa guardando la distancia social en Praga (Republics Checa). EFE/EPA/MARTIN DIVISEK

Aunque América sigue siendo la región más afectada del mundo, el epicentro de la pandemia ha vuelto a Europa, donde se temen nuevos confinamientos. El avance de la covid-19 por el Viejo Continente se encuentra en estos momentos fuera de control, lo que está obligando a numerosos países a establecer medidas restrictivas de horarios, actividades y movimientos que inevitablemente hacen pensar en un retroceso a la situación del pasado marzo.

El gobierno de Francia evalúa si las medidas adoptadas hasta el momento, sobre todo el toque de queda, están dando resultados, mientras las autoridades sanitarias amagan con restricciones que pueden llevar incluso a otro confinamiento. Portugal prevé que el número de pacientes hospitalizados por coronavirus aumente más del 80 % de aquí a la próxima semana. Y las autoridades regionales de las Islas Canarias españolas, el único territorio fuera del estado de alarma que rige en todo el país, prevén exigir en cuestión de días un test negativo de coronavirus a los viajeros que lleguen para poder alojarse en hoteles, apartamentos o viviendas vacacionales. Con el tráfico aéreo atenazado por la pandemia, Berlín se prepara para estrenar su nuevo aeropuerto internacional, con nueve años de retraso sobre lo previsto tras sucesivos problemas técnicos.

 

El Gobierno español aprobará este martes el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2021, con un gasto récord para paliar los efectos de la covid-19 que incluye el adelanto de 27.436 millones de euros de fondos europeos para ayudar a la recuperación y la transformación de la economía. Con un límite de gasto no financiero sin precedentes -196.097 millones de euros, un 53,7 % más que el presupuesto base de 2020- y el reto de recabar apoyos políticos en un Parlamento fragmentado, las cuentas pretenden poner fin a las sucesivas prórrogas del Presupuesto de 2018, elaborado por el conservador PP y todavía vigente.

Las cuentas incluirán la revalorización de las pensiones conforme a la inflación, previsiblemente un 0,9 % -que podría aplicarse también a las remuneraciones de los empleados públicos- y una subida del IVA de los refrescos del 10 al 21 %. El borrador remitido a Bruselas el pasado 15 de octubre incluía medidas tributarias para incrementar en 6.857 millones de euros la recaudación, a través de nuevos impuestos -sobre transacciones financieras, determinados servicios digitales y envases plásticos de un solo uso- y ajustes de figuras ya existentes para mejorar la gestión ambiental o la progresividad.

 

Mientras, el presupuesto de la UE para el periodo 2021-2027 y el fondo de recuperación pospandemia siguen siendo objeto de negociación entre el Parlamento Europeo y la presidencia alemana del Consejo, que aglutina a los Estados miembros. Este martes continúan las conversaciones para establecer un mecanismo que vincule el desembolso de fondos europeos al cumplimiento de los valores del Estado de derecho.