Estimaciones económicas y nuevos confinamientos en Europa

Varias personas en una terraza de un café de París, antes del toque de queda. EFE/EPA/YOAN VALAT

Este viernes conoceremos la primera estimación preliminar del PIB de la Unión Europea (UE) y la eurozona en el tercer trimestre del año. Además, Francia entrará en su segundo confinamiento nacional para intentar frenar el coronavirus.

Junto con las estimaciones del PIB, la oficina de estadística comunitaria Eurostat publicará datos del desempleo de la UE en septiembre. Habrá que ver si las cifras son alentadoras como en Estados Unidos, donde la economía creció el 7,4 % en el tercer trimestre frente a los tres meses precedentes, lo que supone el primer repunte desde el inicio de la pandemia, gracias a la apertura de la actividad ante la bajada de casos en verano.

Francia es desde este viernes el primer gran país que recurre a un segundo confinamiento nacional para intentar frenar el coronavirus, ante un avance arrollador de la segunda ola de la pandemia en muchos hospitales de todo el país. Más de la mitad de España también quedará confinada desde este viernes tras el cierre de los territorios acordado por la mayoría de las comunidades autónomas, que han endurecido las restricciones de cara al Puente de Todos los Santos. Y en Italia las restricciones y cierres parciales impuestos por el Gobierno para frenar los contagios de coronavirus están generando una ola de protestas de diversos sectores afectados, a veces con infiltración de violentos, mientras los científicos creen inevitable un confinamiento.

 

Europa ha superado los diez millones de casos de coronavirus y ahora tiene la incidencia más alta desde que empezó la pandemia, con 1,5 millones de contagios reportados en los últimos siete días, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Si se toma en consideración la incidencia de los últimos catorce días, ésta supera los 200 casos por cada 100.000 habitantes en la mayoría de países europeos. En la misma línea, las hospitalizaciones han aumentado hasta niveles que no se veían desde los meses de marzo y abril, con más de 10 por cada 100.000 habitantes en una tercera parte de países del continente, detalló el responsable.

En una cumbre virtual celebrada este jueves, los líderes de la UE fijaron las bases para responder de forma más armonizada a la segunda ola de coronavirus en el continente, en una estrategia en la que ven clave el intercambio de experiencias y datos, el rastreo, el reconocimiento mutuo de test o una vacunación eficiente. El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, subrayó la importancia de que se preserve el funcionamiento del mercado único europeo y de la libertad de movimientos de los ciudadanos, dos áreas que se vieron fuertemente afectadas en la primera ola de la pandemia con el cierre de fronteras.