Europol alerta de que la radicalización en internet puede saltar a la vida real tras la pandemia

Imagen facilitada por Europol de su directora, Catherine De Bolle, con motivo de la entrevista concedida a la Agencia Efe. EFE/Europol *****SOLO USO EDITORIAL/SOLO DISPONIBLE PARA ILUSTRAR LA NOTICIA QUE ACOMPAÑA (CRÉDITO OBLIGATORIO) *****

La Haya (EuroEFE).- El terrorismo de radicales, de izquierdas y de derechas, y de yihadistas, “usa la pandemia para vender su mensaje” en una Europa confinada y expuesta al extremismo en la red, una radicalización que podría tener “un impacto después de la pandemia” en la vida real, alerta en una entrevista con Efe la directora de Europol, Catherine De Bolle.

“Lo que podemos decir y ver es que todos estos grupos, extremistas, terroristas, están también encerrados en casa, sujetos a las medidas de prevención. Se puede decir que tuvieron dificultades para encontrar lugares de entrenamiento, identificar posibles blancos adecuados o actuar, porque no podían salir de casa”, celebra De Bolle.

La directora de la agencia de coordinación policial de la Unión Europea (UE) desde mayo de 2018 recordó, no obstante, que se registraron varios atentados terroristas inspirados en la ideología yihadista a finales del año pasado, como los de Viena o Francia.

En el caso de Francia, se produjo un ataque en la Basílica de Notre Dame de Niza y la decapitación del profesor Samuel Paty en la periferia de Paris tras mostrar a sus alumnos unas caricaturas del profeta Mahoma.

El panorama actual es de “una exposición mayor en la red”, lo que hace a las autoridades europeas temer que “después de la pandemia tengamos un impacto, porque mucha gente, también personas vulnerables, están conectadas, están delante de su ordenador, y reciben este vocabulario de extrema derecha, extrema izquierda, yihadista, lo asimilarán y es posible que hagan algo con él después” de la emergencia sanitaria actual, advierte.

“Creemos que tendremos el impacto después de la pandemia”, sentencia.

Estos grupos, añade, “hacen un mal uso de la pandemia para vender su mensaje” y “fortalecer su ideología” difundiéndola por internet.

“Los terroristas yihadistas dicen que es un castigo de Dios para los no creyentes, y los de extrema derecha nos dicen que la propagación de la pandemia se debe a la entrada de minorías y refugiados en la UE”, resume.

MANDATO EUROPEO

Para Europol, con sede en La Haya, la cooperación policial es su columna vertebral. Además de Estados Unidos y Sudamérica, tiene contacto con Nueva Zelanda, tras el tiroteo terrorista contra una mezquita en Christchurch en marzo de 2019. “Es muy importante intercambiar información también nosotros con ellos, y tener el mismo nivel de intercambio de datos en suelo europeo”, explica.

El pasado diciembre, la Comisión Europea propuso un paquete de medidas para reforzar la seguridad de infraestructuras críticas de la UE, que incluyen acciones para detectar nuevas amenazas y riesgos, combatir la radicalización y el terrorismo; proteger a personas y infraestructuras, en particular los espacios públicos; y dar un mayor papel a Europol.

La UE da un nuevo impulso a la lucha contra el terrorismo y la radicalización

Bruselas (EuroEFE).- Los líderes de los Veintisiete dieron este viernes un nuevo impulso a la lucha contra el terrorismo y la radicalización en una cumbre europea donde acordaron trabajar para la plena aplicación de los instrumentos existentes y otras nuevas …

De Bolle explica que una de esas ideas es “fortalecer la cooperación y el intercambio de información con terceros países porque, por ejemplo, los países de la región MENA son realmente importantes para luchar contra el terrorismo”, pero en este momento, es “difícil” trabajar con ellos porque “no hay posibilidad de intercambio de datos operativos”, lamenta.

La también ex comisionada en jefe de la policía federal belga señala que una de las tareas clave de Europol es la recogida de evidencias para su uso en investigaciones penales a través de la Unidad de Referencia de Internet (IRU, en inglés), que nació en 2015 para detectar e investigar la radicalización en internet y en las redes sociales, donde los grupos radicales reclutan seguidores y promueven o glorifican actos terroristas.

“Analizamos el discurso de odio y el contenido terrorista en línea, y luego se lo remitimos a la plataforma de proveedores para que puedan quitarlo de la red”, garantiza.

PODERES ADICIONALES

En su propuesta, Bruselas también hizo un “reconocimiento del papel clave de Europol en la lucha contra el terrorismo”, señala De Bolle, que añade que, en la UE, hay un “enorme aumento de las relaciones entre las autoridades policiales con respecto al intercambio de información relacionada con el terrorismo, lo cual es muy importante”.

La directora ejecutiva de la organización asegura que el foco de la UE es que “hay que seguirle el rastro al dinero, también para los casos de terrorismo”, lo que convierte en un punto de “suma importancia” la cooperación internacional en materia de investigaciones financieras para perseguir los delitos “graves y organizados, y también el terrorismo”.

La propuesta de Bruselas para “fortalecer el mandato” de Europol hace hincapié en la posibilidad de esta agencia de “seguir procesando paquetes de datos complejos” porque esta organización recibe “mucha información” de los Estados miembros que debe procesar y contestar con “pistas que puedan usar para sus investigaciones”.

Otro de los retos para el que se requiere la cooperación y el intercambio de datos es mantenerse al día sobre los avances tecnológicos a nivel europeo y mundial “para aprender cómo pueden los delincuentes usar las nuevas tecnologías y cuáles son los nuevos desafíos” para la comunidad policial, que tendrá que aprender a abordar desafíos que se desarrollan a un ritmo muy rápido.

La propuesta de la Comisión sobre el futuro de Europol aún debe ser discutida con los países miembros y con el Parlamento Europeo, pero “lo básico sigue siendo lo mismo”, promete De Bolle: “Los datos permanecen en manos y bajo la autoridad de los Estados miembros. Siempre estamos en un rol de apoyo, ayudamos, agregamos valor, intentamos encontrar pistas y damos la perspectiva europea a nuestros estados miembros”, concluye.

LAS OTRAS PANDEMIAS QUE DEJA EL CORONAVIRUS

Por otro lado, los abusos sexuales infantiles y la distribución de material pedófilo en internet se han disparado durante la pandemia, lo que se ha acentuado en más del 50 % en algunos países europeos debido a la mayor presencia en la red de los delincuentes, pero también de las víctimas, que interactúan, socializan y estudian más en el mundo digital.

Los confinamientos han llevado a los niños a videollamar a sus abuelos y amigos, a interactuar más en las redes sociales, a jugar con amigos en plataformas conectadas a internet, y a hacer un uso educativo del mundo digital, lo que ha trasladado la mayor parte de su vida al mundo virtual, reconoce De Bolle a Efe.

“Es difícil dar cifras oficiales, pero ha aumentado el abuso sexual contra los niños en internet y la distribución de material de explotación sexual infantil. Vemos que creció en algunos países más de un 50% durante la pandemia”, añade sobre uno de los delitos que se han disparado en la red durante el último año.

Desde la agencia de coordinación policial europea, en La Haya, De Bolle enfatiza que “la prevención es sumamente importante” contra el abuso sexual infantil, por lo que insta a los países de la Unión Europea (UE) a lanzar campañas de concienciación, en los que la propia Europol asegura estar invirtiendo, ofreciendo en su página web medidas preventivas y propuestas educativas dirigidas a padres y personal que tiene a niños bajo sus cuidados.

“El mensaje de prevención es muy importante”, alerta, sobre lo que Europol considera una “grave amenaza para la seguridad de los niños”, protagonizada por “delincuentes sexuales” que han encontrado en la emergencia sanitaria actual una oportunidad tentadora de acceder a un grupo más amplio de potenciales víctimas.

En noviembre, una operación de la Gendarmería francesa llevó al arresto de 15 sospechosos acusados de explotación sexual de niños en internet: utilizaron las redes sociales para acercarse a menores de hasta 12 años, y los indujeron a compartir fotos y videos íntimos. La policía identificó a ocho víctimas potenciales e incautó 1.058 imágenes ilícitas.

Los niveles constantes de actividad en la web profunda durante la crisis de la covid-19 “reflejan el modelo empresarial organizado que ha evolucionado y con él el nivel de amenaza que representa para los niños”, según Europol, que denuncia la “revictimización de los niños a través de la distribución de imágenes y videos que los representan”.

VACUNAS Y PCR FALSAS

Europol monitorea desde el inicio de la pandemia el impacto de la emergencia sanitaria en el crimen, enviando informes de inteligencia a sus miembros para que sepan a nivel europeo “cuáles son las tendencias, cómo usan los criminales la pandemia y cómo abusan de la situación”, añade De Bolle.

“Los delincuentes usan el hecho de que la gente tiene miedo y quiere encontrar soluciones a cómo superar esta pandemia. (?) Están usando la red, y no solo la web oscura, para vender productos falsificados. Los estafadores ofrecen vacunas falsas, productos de calidad inferior, herramientas médicas o medicamentos falsos, y la gente los compra”, lamenta.

Grupos organizados regulares, que no estaban acostumbrados a actuar en el mundo digital, han empezado a usar el ciberespacio: “Buscan ciberespecialistas que les ayuden a desarrollar su negocio delictivo”.

Se han detectado certificados fraudulentos de supuestas pruebas negativas PCR del covid-19 que se venden a los viajeros para que puedan subirse a un avión o un tren, exigencia creciente entre numerosos países europeos para contener la propagación del coronavirus.

Europol alerta de venta ilícita de certificados de PCR negativas para viajar

La Haya (EuroEFE).- Europol alertó este lunes de un aumento de la venta ilegal de certificados de PCR negativa para viajar en la Unión Europea (UE), tras la detección de documentos falsos en diferentes aeropuertos y el desmantelamiento de redes …

 

En diciembre pasado, la Policía Nacional de España detuvo a un estafador por vender presuntamente certificados PCR con falsos negativos en internet a cambio de 40 euros, y Países Bajos descubrió a una red que vendía declaraciones PCR por unos 60 euros a través de aplicaciones de mensajería.

Europol también alerta de la posible venta de vacunas falsas del covid-19 en internet, después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) detectara fármacos falsos, con un número de lote y fechas de vencimiento diferentes a las de los productos reales.

Editado por Miriam Burgués