Bruselas lleva a Polonia ante la Justicia europea por presionar a los jueces

La vicepresidenta del Ejecutivo comunitario, Vera Jourová. EFE/EPA/JOHANNA GERON/Archivo

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) ha decidido denunciar a Polonia ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) por no respetar la independencia judicial, anunció este miércoles en rueda de prensa el comisario europeo de Justicia, Didier Reynders.

La decisión se refiere a la ley judicial de diciembre de 2019, que entró en vigor en febrero de 2020 y a su aplicación que, según Bruselas, viola la legislación comunitaria.

La presión y los ataques a la independencia de los jueces no ha cesado pese a los llamamientos de la Comisión y decisiones anteriores de la corte europea, según el Ejecutivo comunitario, que ha pedido también la adopción de medidas cautelares para el cese de las acciones que le preocupan, hasta que se dicte sentencia.

La Comisión considera que la ley polaca sobre el poder judicial socava la independencia de los jueces polacos y es incompatible con la primacía del derecho de la UE.

Además, según Bruselas, prohíbe a los tribunales polacos aplicar directamente determinadas disposiciones de la legislación de la UE que protegen la independencia judicial y remite al Tribunal de Justicia las decisiones preliminares sobre esas cuestiones.

Para Bruselas, permitir que la sala disciplinaria del Tribunal Supremo polaco tome decisiones que repercutan directamente en los jueces y en la forma en que ejercen su función, viola la normativa europea.

La perspectiva de los jueces de tener que enfrentarse a procedimientos ante un órgano cuya independencia no está garantizada crea un “efecto paralizador” para los jueces y puede afectar a su propia independencia, dice Bruselas.

La Comisión considera que esto socava gravemente la independencia judicial y la obligación de garantizar una protección jurídica efectiva y, por tanto, el ordenamiento jurídico de la UE en su conjunto.

Además de remitir el caso al Tribunal de Justicia, la Comisión también ha decidido hoy solicitar al Tribunal de Justicia que ordene medidas cautelares para evitar que se agraven los daños a la independencia judicial y al ordenamiento jurídico de la UE.

En su solicitud de medidas provisionales la Comisión pedirá al Tribunal de Justicia que deje de permitir a la sala disciplinaria del Supremo polaco decidir sobre las solicitudes de levantamiento de la inmunidad judicial y en materia de empleo, seguridad social y jubilación de los jueces.

También le instará a suspender los efectos de las decisiones ya adoptadas por esa sala.

La vicepresidenta Vera Jourová, responsable europea de Valores y Transparencia, dijo por su parte a través de su cuenta en Twitter que “los jueces polacos son también jueces europeos, aplican la normativa comunitaria y contribuyen a la confianza mutua sobre la que se construye la UE”.

Añadió que los gobiernos nacionales son libres de llevar a cabo una reforma de la Justicia pero que al hacerlo “tienen que respetar los Tratados europeos”.

POLONIA RECHAZA LA DENUNCIA

El Gobierno polaco rechazó este miércoles la denuncia de la Comisión Europea (CE) y alega que “las regulaciones polacas no se desvían de los estándares de la UE”.

En un mensaje publicado en las redes sociales, el portavoz del Gobierno, Piotr Müller, ha escrito que “la solicitud de la CE al TJUE (Tribunal de Justicia de la Unión Europea) no tiene justificación legal y fáctica. La regulación del área relacionada con la administración de justicia pertenece al dominio nacional exclusivo, que emana directamente de la Constitución de la República de Polonia y los tratados de la UE”.

En Polonia, más de 40 jueces han sido sancionados o suspendidos por ejecutar sentencias del TJUE o criticar la reforma judicial del Gobierno.

Desde que, en 2018, el ministro de Justicia, Zbigniew Ziobro, que también ejerce de Fiscal General del Estado, designara a Piotr Schab como presidente de la Sala Disciplinaria del TS, se han acumulado los procesos disciplinarios contra jueces polacos, lo que ha provocado acusaciones contra el Ejecutivo polaco de intentar controlar el Poder Judicial.

Una sentencia del TJUE de noviembre de 2019 cuestionó la legalidad de la Sala Disciplinaria del TS del Consejo Nacional de la Judicatura polaco (CNJ), organismos ambos creados por el Gobierno polaco.

Hace dos días, el primer ministro, Mateusz Morawiecki, solicitó al Tribunal Constitucional de Polonia que confirmase la preeminencia de la Constitución polaca sobre las leyes de la UE.

Editado por Miriam Burgués